‘Abbott Elementary’, la comedia que les va a arreglar el día

Un mockumentary es una serie que simula que sus personajes están siendo grabados para un documental y por eso muchas veces le hablan o miran a la cámara para contarnos lo que realmente sienten. Este género, que fue muy popular a principios de los años 2000 con series como The Office, Parks and Recreation o Modern Family, revivió y, sobre todo, se refrescó gracias a la llegada de Abbott Elementary (disponible en Star+).  

La serie se estrenó en diciembre de 2021 en ABC, una de las cadenas públicas de Estados Unidos, y en poco tiempo, logró algo que ninguna comedia había logrado en la cadena (ni siquiera su gran éxito Modern Family): cuadruplicó su rating. Después de 35 días, pasó de 2.79 millones de televidentes a 7 millones. Además, por su primera temporada, tuvo 7 nominaciones a los premios Emmy de este año; y su creadora y protagonista, Quinta Brunson, hizo historia al convertirse en la primera mujer afroamericana en ser nominada a 3 premios en un mismo año: Mejor guion, Mejor actriz de comedia y Mejor serie de comedia.

Más de Juliana Abaúnza: Lo bueno y lo malo de las nominaciones a los Premios Emmy

Con tantos éxitos en números, en premios y en críticas, quizás se están preguntando qué es lo que hace especial a esta comedia y si deberían verla o no. Así que acá les van las razones por las que creo que Abbott Elementary tiene bastantes chances de llevarse el premio a Mejor comedia en los Emmy de este año y por qué deberían agregarla a sus listas de series pendientes por ver muy pronto.  

Puede ver el trailer de Abbott Elementary acá:

Abbott Elementary sigue a un grupo de profesores de una escuela primaria en Filadelfia. Brunson interpreta a la protagonista, Janine Teagues, una profesora de segundo grado muy entusiasta y optimista, que junto con los demás profesores y profesoras luchan todos los días en contra de la falta de financiación y la poca atención que se les prestan a las escuelas públicas en Estados Unidos. ¿Y por qué es mockumentary? Porque Ava, la directora de la escuela (un personaje inolvidable que se roba el show), contrató a un equipo de grabación para que muestren la realidad del colegio, esperando que quizás esto la lleve a la fama. 

Entonces, como ocurre en ese ambiente, Abbott nos muestra todo lo que está mal con el sistema educativo en Estados Unidos (un sistema en el que es normal que los profesores hagan videos en TikTok para pedir materiales, o en el que es más probable que Ellen DeGeneres les done dinero para sus clases a que el gobierno los financie), pero nunca se pone trágica. Es, ante todo, una comedia. Como dijo el periodista Danny Perkins en una reseña de The AV Club: “es como la cuarta temporada de The Wire, pero en versión comedia y sin hacer que tu alma se muera dentro de tu cuerpo”.

También puede leer: ‘Pachinko’, un drama coreano imperdible en AppleTV+

La forma en la que Abbott logra ser 100% comedia en lugar de tragedia, es porque pone el foco en apreciar a los profesores, personas que tienen una vocación de servicio impresionante. Y no nos muestran a estos maestros como si fueran superhéroes o seres perfectos. Janine, Jacob, Melissa, Barbara y Gregory son personas comunes y corrientes que tienen un trabajo muy duro y que intentan hacer lo mejor que pueden con lo poco que tienen, día tras día. Ese cariño y aprecio hacia lo que hacen los profesores, viene porque Brunson basó la serie en las experiencias de su mamá, quien fue profesora de kínder durante décadas. 

Abbott Elementary serie
¿Y por qué es mockumentary? Porque Ava, la directora de la escuela (un personaje inolvidable que se roba el show), contrató a un equipo de grabación para que muestren la realidad del colegio, esperando que quizás esto la lleve a la fama. 

Además de ese enfoque principalmente positivo en la resiliencia de quienes les enseñan a los niños, otra cosa chévere Abbott Elementary y algo que la diferencia de sus predecesoras como The Office y Parks and Rec, es que este es un elenco principalmente afroamericano. La mayoría de las series estilo mockumentary (y también las comedias de lugar de trabajo, y también las comedias en general) ha sido predominantemente blancas y de personas de clase media-alta. Al enfocarse en un grupo de personas que tiene un trabajo mal remunerado y en un entorno mayoritariamente afroamericano, Abbott explora experiencias de vida que no estamos muy acostumbrados a ver en TV. 

Y para quienes, como yo, tienen una debilidad por las comedias románticas, Abbott Elementary, así como sus predecesoras, también tiene una relación romántica divina a la que queremos hacerle fuerza. En la misma línea de Jim y Pam de The Office, acá tenemos a Gregory y Janine. Esa tensión entre dos personajes que se gustan pero que por circunstancias externas no pueden estar juntos (al menos no todavía) puede parecer un cliché, pero cuando está bien escrita y actuada es espectacular. Y en el caso de Abbott, le sonreí al televisor muchas veces porque me volví rápidamente en una shipper de Gregory y Janine. 

Puede leer: Ay, la ironía: Habrá reality de ‘El juego del calamar’

Abbott Elementary es, entonces, la serie ideal si lo que están buscando es reírse, relajarse y pasarla bien. Como dijo mi amiga Catalina, de Tiempo de Series, “es una serie del bien”. Una de esas comedias que ves y te sube el ánimo, no te angustia, no te quita energía, que te pone bien. Además, que deja unas lecciones sutiles pero importantes, como cuando Janine le pregunta a Melissa cómo hace para que no le importe que todo esté mal y ella le responde que no es que no le importe, sino que por el contrario: “nos importa tanto que nos negamos a quemarnos. Si nos quemamos, ¿quién estaría acá para estos niños? Por eso es importante que cuides de ti misma”

Abbott Elementary

En este momento que estamos viviendo hay más series que nunca y me pone muy feliz que estemos en una época de comedias experimentales, diferentes y muchas veces trágicas, casi todas productos que nacieron en canales de cable o en plataformas de streaming, como Atlanta, Barry o Fleabag. Pero Abbott es una sitcom clásica, de un canal de televisión abierta, una que no te va a dejar con riesgo de infarto, como sí me pasó con la tercera temporada de Barry. Y no estoy diciendo que eso esté mal, pero a veces el alma necesita una serie que se sienta como un abrazo. 

Entonces ahí está Abbott Elementary, para arreglarles el día y darles escenas que seguro les sacarán risas. Aprovechen que está completa en Star+ y véanla antes de los premios Emmy en septiembre. ¿Y lo mejor de todo? Ya está confirmada la segunda temporada, que llegará a finales de este año y que, además, tendrá 22 episodios, a diferencia de los 13 de la primera temporada. Muy merecido. 

Siga con: ‘Hannibal’, una serie que hay que repetir

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio