Caleños se hicieron oír con la marcha del silencio

La protesta simbólica tuvo como propósito hacer un llamado general contra los bloqueos de vías y actos vandálicos. Miles de manifestantes se concentraron en los alrededores de la alcaldía.

Los caleños no aguantaron más y este martes 25 de mayo salieron masivamente a las calles para protestar silenciosamente por lo que ellos consideran un atropello que tiene a la ciudad a punto de colapsar económicamente, tras 28 días de manifestaciones mezcladas con disturbios, actos vandálicos y bloqueos.

La consigna era una sola: “no más bloqueos, queremos trabajar”. Con carteles y pancartas los marchantes se aglutinaron en el Bulevar del río Cali y terminaron su trayecto en la plazoleta Jairo Varela, justo al frente del edificio donde funciona la alcaldía.

Lea también: ¿Sirvió no sacar el Esmad a las marchas en Cali?

El único lunar de la jornada se presentó cuando los marchantes abuchearon y obligaron el retiro de los defensores de derechos humanos del municipio, más conocidos como ‘cascos azules’, que intentaron acompañar la jornada pacífica.

“Todos sentimos que estamos en ese momento de luto y que es un momento para reencontrarnos. Si no nos perdonamos es muy difícil avanzar”, expresó Álvaro Duque, uno de los marchantes, al ser entrevistado por periodistas del diario El País de Cali.

“Hay una polarización sistemática y si no nos escuchamos, si no comentamos qué es lo que estamos sintiendo, si no me pongo en los zapatos del otro, será difícil entendernos”, agregó.

En similar forma se expresó la concejala liberal Diana Rojas: “Es importante decirle a la ciudad no más bloqueos, que necesitamos trabajar. Esto es un llamado a que se puede marchar pacíficamente, pero también es importante salvar los empleos. Necesitamos que esta ciudad se vuelva a reactivar, vuelva a sentir esa energía y que todas las personas de verdad podamos salir a trabajar”.

Por su parte, el senador del Centro Democrático Gabriel Velasco no dudó en catalogar lo que viene sucediendo en la región, a raíz de los bloqueos, como un secuestro: “Salimos a marchar porque yo creo que a Cali, al Valle del Cauca y al occidente colombiano lo tienen secuestrado”.

No tenemos posibilidades de ir a trabajar, no hay comida, está costosa y la gente se está muriendo porque no puede llegar a los hospitales”, dijo Velasco.

Así se vivió la jornada de la Marcha del Silencio en Cali y que se hizo sentir en redes sociales.

0 Comentarios