La voltereta de César Gaviria con respecto a Duque y la reforma tributaria

En menos de dos semanas, el expresidente César Gaviria pasó de decir que “Iván Duque no tenía la formación para ser presidente” a asegurar que “hay que recuperar la confianza en el Gobierno”.

Gaviria se reunió este jueves con las bancadas en Senado y Cámara del Partido Liberal. Su intervención, publicada por la colectividad este viernes, muestra que Gaviria se está acercando al Gobierno nacional después de las fuertes críticas que lanzó contra el presidente Duque.

Lea también: Propuestas alternativas a la reforma tributaria de Carrasquilla

El exmandatario, por ejemplo, anunció que los liberales votarán por la nueva reforma tributaria, pero sin participar en su elaboración:

“Votaremos la propuesta del gobierno, a condición de que se limite a lo estrictamente necesario, porque a eso me comprometí y porque lo creo necesario”.

Asimismo, aseguró que el presidente Duque no es el único responsable de los problemas actuales del país, por lo que pidió apoyarlo: “Hay que recuperar la confianza en el Gobierno. El presidente tiene una responsabilidad muy grande y nuestro inmediato futuro depende de que acierte en sus políticas de ahora en adelante. En eso lo queremos acompañar”.

Estas declaraciones parecen de otro César Gaviria, pues hace menos de dos semanas dijo que Duque “no sabía mandar, no sabía delegar” y que en estos momentos no era necesario votar una reforma tributaria sino tomar medidas por la pandemia.

Lea también: Estas son las cinco alternativas clave a la crisis fiscal que propone la academia. ¿Qué tan viables son?

Los cambios de opinión de Gaviria sobre la reforma tributaria

Antes de que el Gobierno radicara la reforma tributaria en el Congreso, César Gaviria ya había instruido a su partido para no votar a favor de la iniciativa e incluso había asegurado que el ministro Alberto Carrasquilla repartiría ‘mermelada’ para buscar apoyos: “Espero que nadie del Partido Liberal quiera votar esa reforma tributaria. No es necesaria, es dañina y acaba con la economía colombiana”, dijo el pasado 12 de abril.

Ya con la reforma radicada en el Congreso, el pasado 27 de abril Gaviria confirmó la orden de no votarla: “Primero la pandemia” antes que la reforma.

Unos días después, en entrevista con Semana, Gaviria lanzó fuertes críticas al presidente Duque y justificó su decisión de haberlo apoyado en segunda vuelta durante las elecciones de 2018:

“Estoy sorprendido de que el presidente Duque no tuviera las capacidades que muchos nos imaginamos que podía llegar a tener. Nosotros nunca pensamos que él fuera a ser un gran presidente, un gran reformador, pero pensamos que era capaz de gobernar el país. Él no tiene la formación para ser presidente (…) Yo no me imaginé que él, como presidente, no sabía mandar, no sabía delegar. Gobernar así es muy difícil. Está rodeado de gente que pareciera no entender nada de estas cosas”.

En esa misma entrevista, dijo que la prioridad no debería ser esa o cualquier reforma tributaria: “Ahora todos van a presentar una reforma tributaria para defenderse de la reforma tributaria de Carrasquilla (…). Eso no es lo que hay que hacer. Lo que hay que hacer es sentarse a mirar qué vamos a hacer en los próximos seis meses, el próximo año, porque la pandemia va a una velocidad impresionante”.

Pero las cosas cambiaron. Las protestas estallaron el 28 de abril, el 2 de mayo Duque anunció el retiro de la reforma tributaria y un día después Alberto Carrasquilla renunció al Ministerio de Hacienda.

El presidente nombró en su reemplazo a José Manuel Restrepo, quien se reunió con Gaviria hace una semana. 

Ahora, el jefe máximo del Partido Liberal dice que las relaciones con el nuevo ministro han mejorado y, pese a que consideraba que no era necesaria una reforma, ahora refrenda su apoyo: “Ese es mi compromiso con el nuevo ministro de Hacienda, con quien hemos logrado acuerdos en pocos días. Con el anterior no logré ninguna comunicación e hizo hasta lo imposible para evitar cualquiera”, dijo Gaviria este jueves.

No es la primera vez que el expresidente cambia de parecer. En 2014, durante la campaña a la reelección de Juan Manuel Santos, se mostraba como un férreo crítico del uribismo, pero en 2018 anunció su respaldo al candidato del Centro Democrático, el actual presidente Iván Duque.

3 Comentarios

  1. Creo que no hay nada de contradictorio entre buscar recuperar la confianza en el gobierno y la mala gestión de Duque.

    No es falso que Duque no tenga las capacidades, más fue un presidente que gano votos con carisma, farandula y el apoyo de los medios de comunicación y los partidos fuertes de derecha.

    Pero el gobierno es otra cosa, ya que estando Duque o no, el pais necesita confianza en el alto mando presidencial y eso no se recupera hablando bien de Duque, eso se recupera trabajando con el pueblo colombiano enseñandole que hay que votar masivamente y que hay que elegir con sensatez, no eligiendo candidatos populistas como sabe hacerlo la izquierda ni tampoco eligiendo candidatos faranduleros y pagando a firmas costosisimas de publicidad y asesoria de imagen.

    Creo que debemos volver a reconocer esos candidatos aguerrisos, con convicción, esos que sabe para que alcanza un salario mínimo, esos que saben cuanto gana un panadero y cuanto vale una docena de huevos.

    Nunca habia visto una desconexión de la realidad como la de los ultimos gobernantes, que son solo personajillos pupis de la alta sociedad que nunca han vivido en los barrios de colombia, se criaron con caviar y etiqueta que vienen a decir que conocen las necesidades del país.

    Bien por Gaviria, mal por la comparación y peor por el gobierno que ya nos asusta, y de la violencia promovida por intereses mediáticos ni hablar.

  2. Gaviria no representa a nadie. El Partido Liberal está totalmente desacreditado. Al haber respaldado a Duque como Presidente selló su tumba. El partido liberal solo representa a las mismas clases elitistas que han gobernado y dilapidado Polombia por décadas. Señor Gaviria, dediquese a vivir sus últimos días como abiertamente gay, y abra paso a nuevas generaciones.