Vargas Lleras, ¿de pelea con Cambio Radical?

El exvicepresidente criticó fuertemente la aprobación de las reformas a la justicia y a la Procuraduría; sin embargo, el partido que dirige fue uno de los que más impulsó ambos proyectos. Muchos se preguntan si existe una desconexión entre el líder y su bancada o si detrás de todo hay una estrategia. 

En su columna dominical, publicada en El Tiempo, Vargas Lleras se fue lanza en ristre contra el Congreso de la República, que en los últimos días vivió una jornada maratónica por cuenta del final de la legislatura. En comisiones y plenarias de Senado y Cámara, los legisladores aprobaron y dejaron hundir varios proyectos a última hora.

Entre todas las iniciativas tramitadas, hay dos que llamaron poderosamente la atención de Vargas Lleras. Una de estas es la reforma a la justicia, que estuvo en el ojo del huracán por cuenta de un artículo que modifica los requisitos para elegir al fiscal, procurador, registrador y defensor del pueblo.

En la propuesta se establece que no es necesario acreditar experiencia en la rama legislativa para acceder a dichos puestos, ya que haber trabajado en el Gobierno o la administración pública sería suficiente.

Lea también: Ahora Vargas Lleras se suma al pedido de la oposición de acabar con la Procuraduría 

Asimismo, Vargas criticó la aprobación de la reforma a la Procuraduría mediante una serie de cambios al Código Disciplinario. Con esta ley quedó en pie la función jurisdiccional del Ministerio Público, algo que la oposición calificó como un mecanismo para perseguir a los críticos del gobierno.

Sin embargo, lo que parece haber preocupado más al exvicepresidente es el costo económico de las dos reformas, a las que calificó como “leyes rechimbas”.

“Miles de nuevos empleos se crean en la Defensoría del Pueblo, que ya gasta más de 700.000 millones en una nómina de 5.700 empleados. Ahora en cada municipio se creará una oficina permanente de la Defensoría”, dijo sobre la reforma a la justicia.

En cuanto a la Procuraduría, aseguró: “La pregunta de fondo es para qué sirve la Procuraduría (…) la entidad y sus 4.300 funcionarios le cuestan al país anualmente 910.000 millones, que sumados a los gastos de Fiscalía, Contraloría y Defensoría llegan a 7,3 billones para atender a más 40.000 empleados al año”.

Vargas Lleras cierra su diatriba asegurando, como ya lo han hecho congresistas de la oposición, que la Procuraduría debería desmontarse. El jefe político de Cambio Radical compartió el argumento que considera a esta entidad como algo innecesario y repetitivo en cuanto sus funciones.

Recomendado: Las dos caras de la reforma a la Procuraduría aprobada en el Congreso

Finalmente, concluyó invitando al presidente Iván Duque a objetar ambas leyes, “por inconvenientes, también por inconstitucionales y porque son una burla a la política de austeridad, tan cacareada por el Gobierno”.

Sus palabras podrían ser, fácilmente, una de las tantas críticas que ha lanzado al Ejecutivo, por su agenda política y legislativa. A principios de abril, Vargas protagonizó un episodio similar, cuando se despacho contra el proyecto de reforma tributaria que indignó a varios sectores. En ese momento se refirió a la propuesta como “un despropósito nacional”.

Sus reparos a esa reforma causaron un duro golpe al Gobierno, que se materializó en el Congreso cuando Cambio Radical le negó el apoyo. “Esta es una propuesta que piensa en el pan de hoy, pero que podría dejar hambre mañana”, dijo en su momento la senadora Emma Castellanos.

La armonía entre Vargas Lleras y su partido parece haber fallado en la discusión de las dos reformas recientemente aprobadas. Aunque no se conoce un pronunciamiento oficial al respecto, la polémica está encendida.

El representante a la Cámara Cesar Lorduy, uno de los que más apoyó la reforma a la Procuraduría y quien además fue uno de sus ponentes, reconoció las diferencias de opiniones con su jefe y aseguró que la columna de Vargas Lleras solo era solo una opinión.

Cesar Lorduy, a la izquierda, fue uno de los ponentes de la reforma a la Procuraduría
Cesar Lorduy, a la izquierda, fue uno de los ponentes de la reforma a la Procuraduría

“Nos hemos enterado de la valiosa, oportuna, respetable y ponderable columna del doctor Germán Vargas, quien efectivamente es nuestro jefe natural. Es una columna de él, personal y seguramente será evaluada por el partido”, aseguró Lorduy a La W, agregando que nunca hubo reunión de bancada para acordar la votación.

Sin embargo, algunas voces criticaron la escena entre Vargas Lleras y su partido, afirmando que se trata de una jugada política. Para muchos, la bancada estaría legislando con intereses clientelistas y persiguiendo cuotas burocráticas en el Gobierno.

“Vargas Lleras? ¿Cambio Radical? ¿Viejos partidos gobiernistas duquistas? ¡Así son! ¡Hablan para la galería y le votan todo al gobierno! ¿O acaso Cambio Radical se opuso a la reforma a la justicia o al engendro de la procuraduría? ¿O al hundimiento de Escazú y de la jurisdicción agraria?”, dijo el senador Roy Barreras.

A su vez, la representante Ángela María Robledo aseguró en La W: “Parece un poco lo de tirar la piedra y esconder la mano. Todos los congresistas de Cambio Radical votaron por los proyectos e igual lo hicieron con la reforma al Código Electoral. Uno se pregunta qué está pasando al interior de esos partidos”.

A las críticas se sumaron las voces de congresistas como Juanita Goebertus y Gustavo Bolívar.

Curiosamente, en la cuenta oficial del partido Cambio Radical en Twitter aparece un mensaje invitando a leer la columna de Germán Vargas Lleras. Según Lorduy, el partido presentará un proyecto alternativo para la reforma a la justicia que termine de solucionar los problemas estructurales de la rama.

Puede leer: Las leyes ‘chimbas’ que el Senado aprobó en los últimos días de legislatura

2 Comentarios