¿Hay cepa colombiana del coronavirus? En España creen que sí y acá la niegan

El Instituto Nacional de Salud asegura que si bien la variante fue detectada en Colombia, no se puede decir que se trata de un linaje local.

Este viernes, Antonio Zapatero, viceconsejero de salud pública y plan covid-19 de la Comunidad de Madrid, manifestó su preocupación por el alza de personas enfermas en esa capital debido a una supuesta cepa colombiana.

“Estamos detectando, y nos preocupa, la presencia de otras cepas. Por ejemplo, hay un aumento progresivo, en las últimas semanas, de la variante colombiana. Recuerdo que esta variante tiene la mutación 484 y que puede ser de las que genere algún problema en relación con las vacunas”, dijo Zapatero.

Lea también: Si Colombia tuvo un mayo negro con el coronavirus, junio pinta peor

En respuesta, el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, le pidió al viceconsejero de la Comunidad de Madrid hacer una aclaración pues no se puede decir que el lugar de origen de la cepa sea Colombia: “Esas imprecisiones alimentan la xenofobia”, dijo Ruiz Gómez en Twitter.

El Instituto Nacional de Salud (INS) también se pronunció al respecto y precisó que la variante a la que se refirió Zapatero es la B.1.621, que en efecto fue detectada en enero de este año en Colombia, y afirmó que, contrario a lo que dice él, en ninguna de las cepas identificadas en el mundo se han presentado problemas para la vacunación.

“Colombia lo detectó desde enero, lo caracterizó y lo reportó. No se trata entonces de ningún linaje colombiano, sino de una investigación colombiana”, explicó el INS.

¿Por dónde circula esta variante?

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) incluyó a la B.1.621 en la lista de variantes de interés (VOI), que son aquellas sobre las que hay evidencia de que podrían “implicar un impacto significativo en la transmisibilidad, severidad y/o inmunidad” en los países de la Unión Europea.

Este linaje ha circulado en Estados Unidos, Curazao, México, Países Bajos, Dinamarca, Alemania y España. “Que lleguen colombianos con B1.621 a España sí es posible, así como de Estados Unidos, Alemania, México, etc. Y de la misma manera es posible que a Colombia lleguen o hayan llegado españoles con ese linaje”, explica el INS.

En Colombia, la cepa ha sido identificada en Amazonas, Antioquia, Arauca, Atlántico, Bogotá, Bolívar, Caquetá, La Guajira, Magdalena, Nariño, Norte de Santander, Santander, Sucre y Vichada, según los datos del Instituto Nacional de Salud.

Lea también: Privados vacunarán desde el 15 de junio, pero el Estado responderá por efectos adversos

Las cepas ya no puede identificarse con nombres de países

Precisamente, como lo mencionó el ministro Ruiz Gómez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que las cepas empezarían a ser llamadas con las letras del alfabeto griego para, de esa forma, evitar actos de xenofobia. Por ejemplo, la B.1.1.7, variante detectada en el Reino Unido, ahora es Alfa. B.1.351, la de Sudáfrica, se llama Beta, y la P.1, de Brasil, es Gamma.

“Estas etiquetas ayudarán a la discusión pública sobre las VOC/VOI (variantes de preocupación y variantes de interés) ya que el sistema de numeración puede ser difícil de seguir. Ningún país debe ser estigmatizado por detectar y reportar variantes”, dijo en su momento Maria Van Kerkhove, líder técnica para el manejo de la covid-19 en la OMS.

Precisamente, lo que dice la experta de la OMS sería un argumento suficiente para resolver cualquier polémica respecto a si la cepa es colombiana o no. A eso, de hecho, apunta el INS, que ha reiterado que la identificación de la variante en el país es, por el contrario, un logro de los investigadores colombianos.

2 Comentarios