El polémico legado que debe superar Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara

La congresista del Centro Democrático estará al frente de algunos de los debates legislativos más trascendentales para el país. Pero, además, tendrá que desligarse de los cuestionamientos por supuestas relaciones con implicados en narcotráfico y de una curiosa tradición de polémicas que enreda a las mujeres que han presidido esta corporación.

Jennifer Arias es la tercera mujer en ser elegida presidenta de la Cámara de Representantes. La primera en ocupar dicha dignidad fue la hoy consejera para los Derechos Humanos, Nancy Patricia Gutiérrez, en 1999. La segunda fue Zulema Jattin, quien ganó esta elección en 2004.

Curiosamente, ambas se han visto implicadas en escándalos, tal y como pasa hoy con la representante Arias. El más grave ha sido el de Zulema Jattin, quien es investigada por parapolítica y se encuentra en prisión domiciliaria.

La Fiscalía la investigó por aparecer en algunos archivos del exjefe paramilitar Jorge 40 y en las indagatorias de Salvatore Mancuso, quien aseguró haberse reunido con la entonces congresista. En mayo de 2009, la Corte Suprema ordenó su captura, por lo que renunció a su curul para pasar a la justicia ordinaria, algo que se ha vuelto común.

A Gutiérrez, la Corte Suprema de Justicia le abrió investigación preliminar en el 2008 por el caso de la parapolítica. Si bien la polémica se dio cuando estaba en el Senado, las acusaciones correspondían a un supuesto apoyo de los paramilitares a su campaña a la Cámara en 2002; sin embargo, la corte archivó el caso en 2014.

En 2011, el mismo tribunal había dictado medida de aseguramiento contra Gutiérrez por supuestamente haber usado interceptaciones ilegales del DAS en un juicio contra Piedad Córdoba. En junio de 2012 fue absuelta. Nancy Patricia también ha sido señalada por presunto tráfico de influencias, por supuestamente haber favorecido a una empresa privada y una fundación médica mientras era ministra del Interior.

La nueva presidenta de la Cámara enfrenta en este momento acusaciones por supuestas relaciones con una empresa de aviación a la que pertenecerían pilotos vinculados al narcotráfico. Asimismo, han salido a la luz algunos episodios del pasado de su familia, particularmente de su padre y un hermano, condenados por homicidio y narcotráfico, respectivamente.

La polémica surgió el pasado 8 de julio, cuando la fundación Paz y Reconciliación (Pares) publicó estos y otros señalamientos, que si bien no son delitos, como tampoco se le pueden imputar responsabilidades por las acciones de su familia, generan dudas éticas o sobre el perfil que debe tener quien llega a estos cargos.

Lea el informe de la Fundación Pares

Aunque en un principio la representante no respondió a la polémica, en los últimos días, tras ser elegida en la mesa directiva de la Cámara, ha salido a desmentir los vínculos con el narcotráfico y su responsabilidad en conductas de familiares.

En contexto: Cuestionan a Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara, por escándalo de los narcopilotos

La defensa de Jennifer Arias

El pasado 20 de julio, al momento de su posesión, la congresista pronunció un discurso enfocado en su carrera política y los retos que tuvo que enfrentar para llegar a ese cargo siendo una mujer tan joven. Asimismo, destacó que su elección fue un momento histórico para su departamento del Meta.

Hoy, con 34 años, puedo decirles a esas muchísimas mujeres que les han cerrado las puertas solo por ser mujer y a esos miles de jóvenes a quienes les cortan sus sueños por su edad que sí es posible romper esos tabúes”, aseguró.

Aunque no se refirió a las polémicas de su familia, lanzó algunas ‘pullas’ a sus críticos. Le dijo a la oposición que tendrían garantías de democracia y respeto. Además, agradeció a sus críticos, porque “me ayudan a fortalecerme y a crecer como persona y como política”.

Jennifer Arias, recibiendo el reconocimiento Patricio Samper Gnecco, entregado por el Ministerio de Vivienda 1
Jennifer Arias, recibiendo el reconocimiento Patricio Samper Gnecco, entregado por el Ministerio de Vivienda

Solo hasta estos últimos días, Arias se refirió a la polémica en varios medios de comunicación. “En Colombia, en los últimos años, cerca de 110.000 familias han enfrentado una situación similar a la mía. Muchos de los que hoy critican mi postulación han apoyado de una manera muy decidida el Acuerdo de Paz y a los desmovilizados”, dijo en entrevista con La W.

Aseguró que prohibir a una persona aspirar a un cargo importante por hechos cometidos por familiares no es el mensaje de reconciliación que necesita el país. Sobre sus vínculos con las empresas de aviación, dijo que se trata de relaciones que ella misma ha hecho públicas y que corresponden a su trabajo, “que es ayudar a esas empresas que están en una situación muy grave”.

Jennifer Arias se refirió al piloto Samuel Niño, quien habría muerto en un accidente de aviación mientras transportaba cocaína. Al respecto, dijo que, según la familia del piloto, este desapareció cuando estaba en un viaje con turistas y que, además, no tiene ningún tipo de investigación.

Lea también: Los verdes y el petrismo: una relación irreconciliable

Sin embargo, no se refirió al otro piloto, Juan Camilo Cadena Botero, capturado en Providencia el 23 de mayo, por transportar 446 kilos de cocaína, en el avión que es de propiedad de Miguel Jaramillo, esposo de la comediante Alejandra Azcárate. Botero habría transportado a varios políticos del Centro Democrático durante la campaña electoral de 2018.

La invitación a la Fundación Pares es a que pensemos que están dañando no solamente a mí, sino también a una familia que tiene que lidiar con la desaparición de uno de sus miembros y con un delito que, en apariencia, no ha cometido”, agregó en la entrevista.

Hasta el momento, Pares ha mantenido su posición y aseguran que Arias mintió ante los medios. “Sus votos, su poder político y el dinero para las campañas han salido del lobby a las empresas de aviación y de la enorme contratación de su familia”, dijo León Valencia, director de la fundación.

Le puede interesar: ‘Blanqueada’ a Gustavo Bolívar en instalación del Congreso evidencia pelea entre verdes y petrismo

0 Comentarios