La incertidumbre por los desaparecidos en el paro nacional. Aún no hay una lista oficial

Mientras las organizaciones sociales piden claridad sobre cada caso de desaparición, las autoridades mantienen una disputa por las cifras que entorpece los procesos de búsqueda. 

El pasado 10 de mayo, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo emitieron un reporte conjunto en el que registraron 168 casos de personas desaparecidas en el marco de las protestas, quienes entraron al Mecanismo de Búsqueda Urgente, una estrategia que activa 35 equipos con investigadores del CTI para dar con el paradero de los desaparecidos. 

Desde ese momento, la situación ha sido confusa, pues varias organizaciones defensoras de derechos humanos han asegurado que el número entregado por las dos instituciones es considerablemente menor. Reportes de ONG hablan de 471 desapariciones, de las cuales, en la mayoría de los casos se cuenta con poca información. 

Recomendado: El dilema de los campesinos bloqueados por el paro

Este último dato se conoció gracias al trabajo de 26 organizaciones de derechos que contaron con el respaldo de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD). Hasta el momento, de esta cifra solo se ha confirmado la ubicación de 92 personas, lo que dejaría un saldo de 379 personas sin hallar.

El informe, que fue enviado a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía, también asegura que una de las personas encontradas habría sido asesinada. 

Para organizaciones internacionales como Human Rights Watch, lo más preocupante de la situación es la variedad de cifras que existen sobre las desapariciones y las notables diferencias. José Miguel Vivanco, director de esa entidad, aseguró en entrevista con El Tiempo que: “los reportes de información del gobierno han sido descoordinados, incompletos e insuficientes. Ante esta grave crisis es crucial que las autoridades del Estado presenten información de forma completa y periódica y consistente”.

El malestar de Claudia López

A esta polémica se sumó en las últimas horas la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien afirmó que en la capital no hay ni un solo desaparecido y que: “de manera bastante ligera la Defensoría sacó un informe diciendo que había 24 ciudadanos desaparecidos. Bastaba con irlos a buscar a las URI, que es lo que debe hacer la Defensoría en vez de sacar informes sin sustento”.

Incluso, un reporte del Ministerio de Defensa confundió aún más el panorama, ya que registró una cifra de 172 presuntos desaparecidos. En redes sociales el panorama es más complejo, ya que circulan cifras diferentes y difíciles de comprobar. Algunos hablan de más de 600 personas desaparecidas en medio de los 14 días de movilizaciones.

Luz Marina Monzón, directora de la UBPD, aseguró que esta institución “ha convocado a la Defensoría y la Fiscalía General de la Nación a una reunión para articular los esfuerzos del Estado que dé, con la mayor celeridad posible, una respuesta a las miles de familias que están buscando a sus seres queridos”

Por otro lado, Alberto Yepes, representante de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos, una organización que agrupa a 285 organizaciones sociales, dijo que la mayoría de los casos se registraron por detenciones arbitrarias de la fuerza pública. “Se ha presentado una negativa a la entrega de información por parte de las autoridades, por lo que hemos exigido que se active el mecanismo de búsqueda urgente”, dijo Yepes.

Puede leer: Colombia, entre el colapso hospitalario y la  crisis social por el paro

La Fundación Nydia Erika Bautista ha confirmado que se reunió con delegados de la Personería de Bogotá para iniciar las búsquedas en los CAI y URI, donde posiblemente se encuentren algunos de los supuestos desaparecidos, pero que pudieron ser judicializados en medio de las movilizaciones.

¿Por qué sigue el paro nacional?. Foto: AFP
Casi dos semanas después de que comenzó el paro, aún no es claro lo que ha pasado con los desaparecidos en Colombia. Foto: AFP

Frente a este panorama de las desapariciones, varias organizaciones defensoras de derechos humanos denunciaron que las desapariciones pueden estar relacionadas con detenciones arbitrarias de la Policía y el Esmad, en las que se cometen presuntos actos de violencia y tortura. 

Uno de los casos más difundidos, a través de redes sociales, es el del defensor de derechos Johan Sebastián Moreno, quien fue capturado en Piedecuesta (Santander) cuando realizaba labores de acompañamiento a las protestas. En los videos se observa cómo dos policías se llevan al defensor mientras luce herido en su cabeza. 

Luego de permanecer varias horas aislado, Moreno apareció y aseguró que fue víctima de tortura; que recibió golpes, no se le permitió ir al baño, le negaron tomar agua, lo intentaron ahorcar y lo tuvieron “12 horas esposado con las manos en alto”. Entre tanto, el coronel Luis Alfonso Quintero, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, aseguró que tiene las pruebas de que la captura fue legal, ya que el defensor habría intentado secuestrar a un uniformado. 

Este tipo de hechos resulta relevante si se tienen en cuenta las numerosas denuncias que se han conocido sobre lo que sucede con los desaparecidos. Así lo reveló un informe de El Espectador, en el que presuntas víctimas de este delito afirman haber recibido tratos crueles; incluso, algunas mujeres denuncian haber sido amenazadas con ser violadas. “A otros hasta les robaron sus celulares”, se lee en la nota. 

Aunque es difícil conocer los datos de cada uno de los desaparecidos, algunas iniciativas como Campaña Defendamos la Libertad han recopilado algunos casos e invitan a la ciudadanía a ofrecer cualquier información que sea útil para dar con su paradero. 

El último reporte de la Defensoría establece que son 116 las personas desaparecidas y que permanecen dentro del Mecanismo de Búsqueda Urgente.

Puede leer: ¿Qué está pasando con los cientos de desaparecidos reportados en el paro nacional?

8 Comentarios