Mala calificación de Standard & Poor´s a Colombia: significado, efectos y consecuencias

La calificadora de riesgo Standard & Poor´s (S&P) acaba de rebajar la categoría crediticia del país: “consideramos que el ajuste fiscal de Colombia resultará más prolongado y gradual que lo previamente esperado, disminuyendo la probabilidad de revertir el reciente deterioro en el sus finanzas públicas. Por lo tanto, bajamos nuestra calificación de Colombia de ‘BBB-‘  a ‘BB +’”, dice el informe y agrega: “la perspectiva es estable, lo que refleja nuestra opinión de que la recuperación económica, junto con ciertos medidas, estabilizará el reciente empeoramiento de la carga de la deuda del gobierno durante los dos o tres años próximos”.

Lea también: Lo que proponen los duros de la economía alternativa para sacar al país del hueco… fiscal

En la práctica esto significa que, de querer pedir plata prestada en los mercados externos o internos, el país tendrá que negociar su tasa de intereses en una banda más alta.

En todo caso, la decisión no implica un aumento directo en la tasa de interés que el país ya tiene aplicada a la deuda actual ya negociada, que es de unos 157.000 millones de dólares.

De manera indirecta, podría haber principalmente dos efectos sobre la deuda actual. El primero de esos, un incremento de la deuda que esté representada en dólares dado la subida de la divisa que, una vez conocida la decisión de S&P, se disparó hasta los 3.736 pesos por dólar. El segundo efecto, la subida de la banda de la tasa de intereses a la que se pactarán posibles renegociaciones de deuda en el futuro.

En la comunicación de S&P se explica, además, que la calificación incluso puede bajar más si “en los próximos 12 a 18 meses el potencial de largo plazo, los daños causados ​​por la pandemia, y otros acontecimientos internos o nuevos choques externos previenen que la economía colombiana se recupere en 2021 y resulte en un crecimiento del PIB menor al esperado en los años subsecuentes“.

La decisión y los comentarios de S&P completan un panorama francamente preocupante para el Gobierno, pues las otras agencias de riesgo califican al país de igual o peor manera: para Colombia la calificación crediticia Moody’s se fijó en Baa2; la calificación crediticia de Fitch, en BBB-, y la calificación crediticia de DBRS, en BBB, todas esas calificaciones con perspectivas negativas.

1 Comentarios