La nueva ley de jornada laboral que puso a llorar a los empresarios

El proyecto de ley aprobado en el Congreso este jueves plantea reducir de 48 a 42 las horas máximas de trabajo semanal. Los empresarios se oponen a la medida asegurando que afectará el empleo formal y que es populismo en época prelectoral.

La iniciativa disminuye la jornada sin que los salarios, prestaciones sociales, aportes y cotizaciones se vean afectados. Este es uno de los últimos proyectos impulsados por Álvaro Uribe cuando fue senador, aunque en el proceso sufrió varios cambios.

Actualmente, las jornadas laborales son de ocho horas distribuidas en seis días, para un total de 48 horas; el proyecto las reduce a 42 que podrán ser distribuidas, de común acuerdo entre el trabajador y el empleador, en cinco o seis días a la semana. La reducción de las horas semanales trabajadas se hará de forma progresiva.

Sin embargo, congresistas deberán conciliar para poder pasar el proyecto a sanción presidencial, por las diferencias en los textos aprobados en Senado y Cámara.

En el Senado se aprobó la reducción a 40 horas y se estableció que su implementación empezará desde el momento de la promulgación de la ley, de forma progresiva, inicialmente con 45 horas a la semana, mientras en la Cámara se aprobó que la jornada sea de 42 horas y la disminución empezará dentro de dos años, con una reducción de una hora; a partir del tercer año se reducirá otra hora. De ahí en adelante bajará dos horas por año hasta llegar a la meta.

También se debe conciliar sobre un artículo que se introdujo en la Cámara de Representantes y que amplía la ley al sector público.

Puede leer: Los riesgos y retos del final de la legislatura

Los autores del proyecto de ley, radicado en el Senado en octubre 2019, citan estudios que aseguran que el 30 por ciento de los trabajadores en Colombia trabajan más de 48 horas semanales, cuando la recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es máximo 40. Según los ponentes, la ley aumentaría la productividad, la generación de empleo y la calidad de vida. Las 42 horas son dos más que en países como Estados Unidos e implica acercarse un poco a los países europeos que trabajan, en promedio, 37,5 horas. 

Mientras políticos de diferentes partidos celebraron el resultado, los empresarios se oponen.

Los dolorosos

Esta propuesta no fue bien recibida entre los empresarios. La Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) aseguró que, aunque en la práctica la ley entrará en vigencia hacia 2023, les preocupa pues consideran que estimula la informalidad, eleva los costos laborales de contratación y genera cargas excesivas a las nóminas de las empresas, lo que a su vez afecta el empleo en medio de la reactivación económica.

“Este es un proyecto de ley que fue pensado en un país que no es el de hoy (…) es un durísimo golpe al emprendimiento y la reactivación, que de seguro va a tomar varios años y traerá como consecuencia una mayor informalidad laboral”, afirmó Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Cabal considera que la mayor afectación se verá en comercio, turismo, servicios y economía naranja, que funcionan en la noche y los fines de semana, teniendo en cuenta que después de las 42 horas debe pagarse como extra. Calcula el gremio que esto implicaría un incremento del 20 por ciento en los costos laborales.

En esto coincide Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), quien dijo en sus redes sociales que ojalá los congresistas entendieran la importancia de generar empleo en un país con una tasa de desempleo del 15 por ciento.

“Insistimos en que la aprobación de esta ley es inconveniente e inoportuna. Aun cuando la jornada actual es de 48 horas, la normativa vigente las reduce por cuenta de los permisos sindicales, la calamidad doméstica, el ejercicio del
sufragio, las licencias de maternidad, paternidad y luto, las incapacidades, la jornada de la familia, entre otras. Para el sector este proyecto es absolutamente nefasto
”, concluyó Cabal.

Del mismo modo, la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi) reiteró su solicitud de archivar el proyecto. Uno de sus argumentos es que, según la encuesta de desempeño empresarial del primer trimestre de 2021, el 67 por ciento de las empresas disminuyeron sus empleados y consideran que la medida puede empeorar la situación en medio de la pandemia y los bloqueos.

“De aprobarse esta iniciativa se generaría un incremento de los costos laborales en nuestras MiPymes, en un 13,6 por ciento sobre el salario de los empleados, lo cual sería contraproducente para nuestro segmento, el cual representa el 80 por ciento del empleo en el país”, aseguran en el comunicado.

Asocolflores, como se cita en el proyecto de ley, aseguró que reducir la jornada laboral tendría efectos negativos en las empresas del sector, al aumentar los costos de producción y bajar la competitividad del país, más aún en medio de la pandemia. 

Dentro de los estudios de la Andi, se estima que en promedio, para cubrir ocho horas no trabajadas en la semana, las empresas tendrían un costo semanal de 85.309 pesos por persona. Aplicado a los 6,2 millones de empleados que trabajan más de 40 horas, implicaría un costo anual de 26,9 billones, cerca del 2,7 por ciento del PIB de 2019.

¿Populismo electoral?

Para Cabal, es absurdo que mientras el país necesita iniciativas que estimulen la generación de empleo, “el Congreso legisle en la dirección contraria”. Además, manifiesta que algunos congresistas “hacen populismo en época electoral” con este tipo de proyectos. Esa última apreciación también la compartieron varios usuarios en redes sociales.

Por su parte, el expresidente Uribe recordó que la jornada laboral viene de 1919, que la OIT recomendó reducirla y que en la calificación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) de disponibilidad de tiempo, Colombia está en último lugar. Según Uribe, las experiencias de otros muestran que reducir la jornada aumenta la productividad y no disminuye el empleo. Asimismo, aseguró que en los últimos años los empresarios han obtenido varios beneficios, como el cambio en los recargos nocturnos y beneficios tributarios. “Ya es justo que se den estas compensaciones a los trabajadores”, dijo Uribe.

¿Reducir la jornada también podría afectar a los trabajadores?

En principio, si la ley finalmente es aprobada, no se pueden tomar medidas que desmejoren las condiciones laborales, como disminuir el salario.

“En el evento en que se llegara a disminuir (el salario), estaría yendo en contra de las disposiciones legales que en materia laboral existen. Un trabajador no puede ser desmejorado en sus condiciones y calidades de vida o de trabajo“, explicó a Diario Criterio la abogada Sharlim Puello Mercado, especialista en derecho laboral y seguridad social.

El presidente de Fenalco, en Caracol Radio, aseguró que una jornada laboral de 42 horas semanales aumentaría en 20 por ciento los costos laborales.

Sin embargo, los nuevos empleados podrían verse afectados. Por ejemplo, las empresas optarían por suscribir contratos por obra o labor para vincular a nuevos trabajadores después de que la ley entre en vigencia, sobre todo por “lo que representa económicamente un trabajador ante todo el sistema de seguridad social”, indicó la abogada Puello.

“Como empleador yo puedo decir: es más factible, para mí, contratar por un turno de cinco, seis, siete horas, o contratar dos turnos de cinco, seis horas, y tengo o cubro con eso la productividad de mi empresa y no tengo que incurrir en unos gastos más altos o más grandes en razón de mantener a un solo trabajador de planta”, aseguró la experta en derecho laboral.

Puede leer: Los peros a la cadena perpetua contra violadores y asesinos de niños

Las horas extras también son un asunto polémico en este proyecto, tanto por parte de los trabajadores como de los empleadores. El presidente de Fenalco, en Caracol Radio, aseguró que una jornada laboral de 42 horas semanales aumentaría en 20 por ciento los costos laborales: “Cada hora después de la hora 42 se tiene que tasar como hora extra, y obviamente eso implica aproximadamente un 20 por ciento de extra costo laboral”.

Por su parte, Puello considera que el empleador podría distribuir las labores por días para no tener que pagar de más: “Si tengo jornadas de cinco o seis días y, en este caso, turnos de menos horas, pues entonces yo no requeriría que mis empleados trabajaran más de tantas horas para en este caso no incurrir en el pago de las horas extras“.

1 Comentarios

  1. Los empresarios estarian felices si la propuesta hubiese sido la de aumentar las horas de trabajo de 48 a 60 semanales osea como se esta haciendo hoy dia. Horarios disfrazados de 8 horas diarias convertidis en 10 on12 horas diarias y por el mismo sueldo minimo. Toda la vida han tenido la sarten por el mango, hicieron riqueza de esta manera y agrandaron sus empresas con esta forma de trabajo. La voracidad y la codicia no los deja dormir y ahora de solo pensar que se les reduzcan las horas de trabajo argumentan que no es conveniente. Ya sacaran alguna forma para hacerle el quite a esta propuesta que viniendo de uribe debe traer la trampa enquistada y disfrazada sutilmente. Nada bueno se puede esperar de este toxico personaje que llevo al pais al desbarrancadero.