Las pequeñas peticiones que agrandan el paro nacional

A las movilizaciones, que cumplen 24 días, se le han sumado diferentes organizaciones, gremios y sindicatos. Las motivaciones son tan diversas como los sectores que convocan a las marchas.

El Comité Nacional de Paro, creado en 2019, convocó a la movilización del 28 de abril. Este frente está conformado por centrales sindicales como la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), la Confederación General del Trabajo (CGT) y Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

También hacen parte la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), la Confederación de Pensionados de Colombia, la Confederación Democrática de los Pensionados, Dignidad Agropecuaria y la Cruzada Camionera, entre otras.

Después de 24 días se han sumado organizaciones, pues no todas se sienten representadas por el Comité del Paro. Hay algunas reconocidas, como las comunidades indígenas —agrupadas en, por ejemplo, el Consejo Regional Indígena del Cauca y el Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia—, asociaciones de estudiantes, taxistas, camioneros, la Asociación Colombiana de Actores y las organizaciones del sector audiovisual y otras de las que no se escucha mucho, como los miembros de los sindicatos de Parques Nacionales Naturales y mineros artesanales.   

Puede leer: Los reclamos que siguen en pie del sector audiovisual a la reforma tributaria

Dentro de los logros más visibles de las movilizaciones se encuentran la caída de la reforma tributaria, la aprobación de la Matrícula Cero para estudiantes de estratos 1, 2 y 3 por un semestre y la caída de la reforma a la salud. Aun así, las solicitudes que se mantienen son tan variadas como las organizaciones. 

En el pliego de peticiones se contempla fortalecer la vacunación, establecer una renta básica de por lo menos un salario mínimo legal mensual para familias de bajos recursos, detener las privatizaciones, proteger la producción nacional, la no discriminación de género, diversidad sexual y étnica y evitar las fumigaciones con glifosato en cultivos ilícitos. 

Otra de las solicitudes expresadas por varios gremios es que el Gobierno asegure el derecho a la legítima protesta social y desmilitarice las calles. Además, que el presidente Iván Duque reconozca, condene e investigue los asesinatos, violaciones y agresiones que habría cometido la fuerza pública. 

Múltiples solicitudes

Los gremios también paran por sus necesidades particulares y por las solicitudes represadas. Por ejemplo, taxistas, en ciudades como Cali, piden que se combata el transporte informal y Fecode también sale a las calles para pedir que cese la presión sobre los colegios a adoptar el modelo de alternancia.

La Mesa Minero Agro Ambiental de la Subregión del Nordeste de Antioquia y la Asociación Mesa Minera Segovia-Remedios se sumaron al paro. Además de rechazar las reformas y la respuesta del Gobierno a las manifestaciones, los mineros artesanales y ancestrales solicitan que se retire el proyecto de Ley 059 de 2020. 

Dicho proyecto busca fortalecer los instrumentos jurídicos para “erradicar la exploración, explotación, aprovechamiento y comercialización ilícita de minerales”. Para los mineros, esta iniciativa estigmatiza su labor y por eso piden que el Gobierno proteja y reconozca esta acción como legítima. 

Hasta el Sindicato de Parques Nacionales Naturales (Sintraparques) y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sina-Parques (Sintrambiente) se sumó al paro nacional. Estos rechazan la utilización de glifosato para la erradicación de cultivos ilícitos y la implementación de fracking.

Dicen “no a la politiquería al interior de Parques Nacionales, donde comienzan a primar las recomendaciones y no las capacidades técnicas del personal que ingresa”, y condenan el uso sus páginas y canales de comunicación institucionales “para imponer posiciones de gobierno que no reflejan el sentir del grupo de trabajadores”.

Puede leer: La poderosa protesta en Twitter de los fanáticos del ‘k-pop’ en el paro nacional

Los trabajadores dijeron que tampoco están de acuerdo con “las concesiones direccionadas” de los servicios ecoturísticos, con la disminución de personal en las áreas protegidas, ni con la participación de las directivas “en escenarios diferentes a los relacionados con la conservación de los Parques Nacionales”.

A las solicitudes nacionales se le suman otras locales. Por ejemplo, este viernes se conoció que los estudiantes de dos facultades de la Universidad del Atlántico se declararon en paro indefinido hasta que se cumplan las solicitudes “locales y nacionales” y otras cuatro se sumaron. Sus solicitudes incluyen la reforma del estatuto general universitario, una rendición de cuentas sobre los avances en el proceso de reconstrucción del edificio emblemático de Bellas Artes y la instalación de una mesa de negociación con los estudiantes para estructurar los requisitos del doble programa y el proceso de admisión al pregrado.

Incluso algunos gremios se han dividido, como los transportadores. Los camioneros independientes dicen no sentirse representados por las grandes organizaciones sindicales que los agrupan. Estas últimas decidieron no parar después de que se retiró la reforma tributaria, aunque los independientes sienten que todavía tienen motivos y siguen en paro. Exigen, entre otras cosas, que el Gobierno los tenga en cuenta, las sub homologaciones de la capacidad de carga y el cumplimiento estricto de la medida uno a uno, que se decretó para controlar la sobreoferta de vehículos. Sin embargo, los bloqueos que promueven también afectan su bolsillo. 

4 Comentarios