¿María Fernanda Cabal filtró información a narcos cuando trabajó en la Fiscalía?

A la hoy precandidata presidencial del uribismo le revivieron ese escándalo de 2007, cuando era la coordinadora de Asuntos Internacionales del ente investigador. ¿Qué pasó?

No hay duda de que la senadora y precandidata presidencial del Centro Democrático María Fernanda Cabal Molina es una figura pública de odios y pasiones. Y esa particular condición quedó ratificada en las redes sociales este lunes 12 de julio.

La congresista nuevamente es noticia, pero no por sus peculiares opiniones, sino por un asunto que ya casi nadie recordaba: su paso por la Fiscalía General de la Nación como coordinadora de la oficina de Asuntos Internacionales durante la era de Mario Iguarán, ambos vallecaucanos.

En esa oficina estuvo menos de tres años (2005-2007) y pasó del cielo al infierno por cuenta de un caso que la puso a ella y su despacho en la mira de las autoridades y la opinión pública por cuenta de filtraciones. Ese escándalo es el que hoy le recuerdan en redes sociales sus contradictores políticos. ¿Por qué?

Las filtraciones

En marzo de 2007, la oficina que coordinaba Cabal Molina era la principal sospechosa de filtrar información secreta relacionada con dos temas sensibles: órdenes de extradición a narcotraficantes y la vinculación de todo un pelotón militar en la investigación por la masacre de San José de Apartadó.

Puede leer: “Tenemos una vacuna contra el coronavirus y nos la vamos a poner”: Patarroyo

Ambas denuncias eran complejas. La primera consistía en facilitar información sobre extradiciones para que temidos narcotraficantes evadieran el cerco de las autoridades y así huir de la justicia. La segunda, porque supuestamente filtró al ministro de Defensa de la época, Juan Manuel Santos, información sobre el llamado a indagatoria de 69 militares por la muerte de un menor de edad y ocho campesinos durante la masacre ocurrida en febrero de 2005.

En su momento, el escándalo llevó al fiscal, Mario Iguarán, a pedir la renuncia de Cabal Molina.

El tema se volvió aún más tenso porque Cabal Molina inicialmente se negó a renunciar. La funcionaria argumentó que lo haría cuando terminara la investigación sobre las denuncias que se hicieron públicas. Sin embargo, al final aceptó presentar la carta de dimisión, motivada sobre todo por su interés de no causarle más daño a la imagen institucional de la Fiscalía.

La respuesta de María Fernanda Cabal

Frente a ese escándalo que le revivieron en redes sociales, la precandidata presidencial del Centro Democrático le dijo a Diario Criterio, en primer lugar, no tener idea de por qué sus contradictores políticos decidieron revivir un caso del pasado ya aclarado.

En cuanto a las filtraciones de su despacho y que supuestamente favorecieron a narcotraficantes, la senadora enfatizó en que, antes de llegar a su oficina, esa información “ya había pasado por cien personas”: “Mi despacho era el último en esa cadena”, dijo Cabal Molina.

Puede leer: “Ahora los malos y los paramilitares son los ciudadanos de Cali”: Gabriel Velasco

Cuando se tramita la orden de extradición de un colombiano, “la Fiscalía es la última entidad a la que le llega y solo para que solicite la emisión de la respectiva orden de captura”, recalcó la senadora.

Dijo estar tranquila porque, en su momento, la investigación fue realizada por el entonces Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), y se determinó a los responsables de las filtraciones, “que era un asesor de nombre Gonzalo”.

La masacre de Apartadó

Lo que sí aceptó la senadora fue la entrega de información sobre los 69 militares y la masacre de San José de Apartadó. La decisión de vincular a los militares dentro de la investigación judicial la tomaron el entonces fiscal del caso, Nelson Casas, y el jefe de la Unidad de Derechos Humanos, Leonardo Cabana.

No obstante, Cabal argumentó que la información que compartió no era clasificada y que llegó a sus manos a través de una carta.

“Yo no manejaba información clasificada y lo que hice en su momento fue mostrarle al entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, algo que estaba ocurriendo y era muy grave: que vincularan a una masacre a todo un pelotón”, recordó la senadora, y afirmó que posteriormente esos militares fueron desvinculados de la investigación.

Finalmente, según Cabal, la salpicaron con esos escándalos porque durante su paso por la Fiscalía se ganó varios enemigos, gracias a su actitud frentera y a buena gestión. “Cuando llegué a esa oficina de Relaciones Internacionales, una orden de extradición tardaba hasta tres meses y conmigo no duraba más de tres días”, aseguró.

También le puede interesar: “El paro es una toma guerrillera”: María Fernanda Cabal

3 Comentarios