Ni la pandemia logró disminuir los niveles de contaminación por CO2

La tasa de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera alcanzó en mayo su nivel más alto desde que comenzó a medirse hace 63 años. Naciones Unidas asegura que el mundo se acerca a una catástrofe climática.

En mayo de 2021, la barra de 419 partes por millón (ppm), unidad utilizada para medir la polución del aire, fue superada, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOOA). 

Estas mediciones son realizadas desde 1958 por el observatorio de Mauna Loa en Hawái, ubicado en lo alto de un volcán. Cada año, mayo es el mes que registra una mayor tasa de CO2. La de mayo de 2020 fue de 417 ppm. “En los datos no se encontró ninguna señal discernible de la disrupción causada en la economía mundial por la pandemia de coronavirus”, dijo la agencia.

Por otro lado, otras pruebas científicas indican que esta tasa no se alcanzaba desde hacía millones de años. La carga atmosférica de CO2 es ahora comparable a la que había hace entre 4,1 y 4,5 millones de años. En esos tiempos la tasa era cercana o superior a 400 ppm, según el informe de la NOAA.

Puede leer: Muerte del tercer cóndor envenenado evidencia el peligro que enfrenta la especie en Colombia

En aquel entonces el nivel de los mares era una veintena de metros más alto y la región del Ártico estaba ocupada por grandes bosques, según los estudios. “Cada año agregamos 40.000 millones de toneladas métricas de polución de CO2 en la atmósfera”, dijo Pieter Tans, científico de la NOAA. 

“Si queremos evitar un catastrófico cambio climático, la prioridad más alta debe ser reducir a cero la polución con CO2 lo antes posible”, añadió.

La noticia se da a conocer en el marco del Día Internacional de los Océanos, una de las fechas más importantes para reforzar el trabajo pedagógico contra el cambio climático. Precisamente, se cree que estos cuerpos de agua absorben el 30 por ciento del dióxido de carbono mundial, mientras producen el 50 por ciento del oxígeno disponible en la atmósfera.

El dióxido de carbono es generado por la combustión de energías fósiles utilizadas en transporte o electricidad, pero también por otras prácticas, como la fabricación de cemento o la deforestación, entre otras.

Ese gas retiene el calor en la atmósfera y en consecuencia contribuye al recalentamiento del planeta. Persiste en los océanos y la atmósfera durante miles de años, subraya la NOAA. “A pesar de décadas de negociaciones, la comunidad mundial fue incapaz de enlentecer significativamente, y mucho menos revertir, los aumentos anuales de los niveles de CO2 en la atmósfera”, sostuvo la agencia.

Por otra parte, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) asegura que los altos niveles de emisiones de CO2 encaminan al mundo a una catástrofe por cuenta del calentamiento global. Para este organismo, es imprescindible reducir las emisiones con miras a llegar a una neutralización total.

Recomendado: La disputa legal, el luto y la verdad de los muertos nutabe en Hidroituango

“Según el reporte anual sobre la brecha de emisiones de la agencia, a pesar de que la crisis del covid-19 ralentizó temporalmente la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera en 2020, el mundo todavía está en camino a un aumento catastrófico de temperatura superior a los 3 grados centígrados sobre los niveles preindustriales para este siglo”, dice un informe del PNUMA.

Los datos que maneja Naciones Unidas al respecto permiten evidenciar que, mientras los países ricos controlan sus emisiones, las naciones en vía de desarrollo empiezan a formar parte del problema con mayor intensidad. En la última década, los principales emisores de CO2 fueron China, Estados Unidos, los 27 países de la Unión Europea, Reino Unido e India. Juntos aportan el 55 por ciento de las emisiones totales.

“La crisis de la covid-19 solo ha desencadenado la disminución a corto plazo de las emisiones mundiales y no supondrá una contribución de peso a la reducción de las emisiones para el 2030”, concluye un reporte de Naciones Unidas.

En este panorama, Colombia no se escapa de las cifras negativas de emisiones contaminantes. En 2019, el país presentó un crecimiento de niveles emitidos de CO2 cercano al 10,98 por ciento, con respecto a 2018. Colombia es el país número 138 del ranking de países por emisiones de CO2, formado por 184 países, en el que se ordenan los países de menos a más contaminantes.

Con información de AFP

2 Comentarios