Reforma a la Policía: ¿cambio de imagen o transformación profunda?

En medio del paro y de las acusaciones de abuso de autoridad por parte de la Policía en contra de los manifestantes, Iván Duque impartió instrucciones al ministro de Defensa, Diego Molano, para reformar esta institución. La directiva también comprende la modernización de la cartera. Foto: Juan Pablo Bello – Presidencia

Este domingo en la mañana, en la ceremonia de graduación del curso de subtenientes de la promoción Dr. Carlos Holmes Trujillo García, el presidente Iván Duque anunció al país “la modernización orgánica del Ministerio de Defensa y la transformación de la Policía Nacional a costo cero”.

Puede leer: Regular armas de fogueo: el debate se dispara tras la violencia en Cali

Si bien el presidente afirmó que “estas medidas que anunciamos hoy se vienen construyendo de tiempo atrás”, muchas personas del mundo político creen que fueron consecuencia del paro que lleva más de un mes en las calles y de la visita de la CIDH. “Sabían que ante las violaciones de DDHH la CIDH les iba a pedir una urgente reforma a la policía”, dijo Katherine Miranda, representante a la Cámara.

Los principales puntos del proyecto

Los elementos de esta transformación quedarán consignados en un proyecto de ley que será presentado al Congreso el próximo 20 de julio. Entre los aspectos más importantes se encuentran:

  • Crear una Dirección de Derechos Humanos en la Policía Nacional encargada del tema.
  • Elaborar un nuevo estatuto disciplinario, que enfatizará en el trámite y seguimiento de quejas y denuncias.
  • Aumentar la profesionalización con la puesta en marcha de un Centro Policial de Estándares y una nueva Universidad Policial.
  • Incorporar prácticas y estándares en el uso legal y legítimo de la fuerza.
  • Recurrir a la tecnología para aumentar la efectividad y transparencia de la policía.
  • Fomentar el relacionamiento con el ciudadano.
  • Dar nuevos incentivos para el desarrollo de la carrera policial.
  • Establecer un nuevo modelo de vigilancia policial con cuadrantes de vecindario que haga énfasis en el relacionamiento los jóvenes. La campaña se llamaría ‘Soy joven y estoy contigo’.

Dentro del cambio institucional, el presidente también anunció el rediseño de los uniformes que estará acompañado con una mayor adquisición de bodycams y patrullas. A futuro, se espera que cada uniforme de Policía tenga incorporado un código QR visible, para que el ciudadano lo pueda escanear y garantizar absoluta transparencia en cada actuación.

Fotos: Policía Nacional

Sea esta también la ocasión de anunciar la aceleración de la nueva identidad e imagen de la Policía Nacional en sus servicios de seguridad ciudadana, donde, como lo pueden apreciar, para ese servicio hay un nuevo uniforme; donde, más allá de los temas puramente operacionales, hace más visible el nombre del agente de policía, su distinción y placa, su rango, pero, sobre todo, le permite al ciudadano tener la información completa de quién está en los servicios en las calles”, dijo el presidente en la ceremonia.

Las reacciones

Uno de los primeros en pronunciarse sobre el tema fue el director de la Policía, mayor general Jorge Luis Vargas Valencia. En su cuenta de Twiter escribió: “Esta es la verdadera transformación integral de nuestra Policía Nacional”. Y anunció que este plan estará a cargo del brigadier general Luis Ernesto García.

Por otra parte, las reacciones de algunos sectores de la política nacional transitaron entre el escepticismo y la crítica. La congresista María José Pizarro Rodríguez afirmó que este anuncio es un triunfo del paro. Sin embargo, hizo un llamado a que cualquier proyecto de ley sea debatido con una apertura suficiente y teniendo en cuenta los otros radicados en el Congreso

En ese mismo sentido, pero con un tono mas crítico se expresó Juanita Goebertus: “Se equivoca el presidente anunciando reformas a la Policía sin un proceso amplio de escucha y discusión con todos los sectores”.

Más allá de los uniformes

Desde que se firmó el acuerdo de paz con las Farc, muchos sectores han pedio la reforma de la Policía Nacional, solicitud que se ha hecho más fuerte a raíz del paro, en donde han sobresalido los abusos de autoridad hechos por algunos miembros de la institución.

Foto: Juan Pablo Bello – Presidencia

Para muchos analistas, la Policía tiene que mutar de un aparato que históricamente ha estado dentro de la lógica militar a uno de carácter civil, como ocurre en la mayoría de los países. Incluso, algunos han pedido que la instrucción salga del Ministerio de Defensa y pase al del Interior. Idea que no ha calado dentro del Gobierno.

Hace un año, el grupo de Investigación en Seguridad y Defensa de la Universidad Nacional, dirigido por el investigador Alejo Vargas, ha socializado en distinto medios una propuesta de reforma. Para los investigadores los puntos centrales de la restructuración de la institución deberían girar alrededor de:

  • Revisar el proceso de selección de los miembros de la institución.
  • Hacer énfasis en la formación en derechos humanos de los agentes.
  • Evaluar la doctrina operacional que debe tener como referente la seguridad ciudadana.
  • Implementar una cultura de rendición de cuentas a la sociedad y transparencia además de sus superiores, a todos los niveles de la institución.
  • Revisar la remuneración salarial policial y los sistemas de incentivos.
Puede leer: ¿Sirvió no sacar el Esmad a las marchas en Cali?

Por lo poco que se sabe del proyecto de ley anunciado por el presidente Duque, algunos de estos puntos van a ser tocados. Ahora queda espera al 20 de julio, cuando inicia en Congreso de la República, para ver la profundidad del cambio que se le quiere hacer y que no se quede como un anuncio un un proyecto fallido o un asunto cosmético.

3 Comentarios

  1. Aparentemente un proyecto de cambio progresivo. Presentado muy a la carrera para neutralizar la visita del CIDH y sus reclamos seguramente en este sentido. Solo de impacto mediatico habra que ver en profundidad si realmente va a producir un cambio estructural dentro de la institucion. Duque muy mañoso dice una cosa y hace otra.