Char, Name y la rosca política costeña detrás del nuevo Ministro de Ciencias

El pasado martes el presidente Iván Duque posesionó al nuevo ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Tito José Crissien. Designación que aún sigue siendo cuestionada. Diario Criterio muestra las relaciones de los Crissien con la casa Char y Name y con la procuradora Margarita Cabello, así como la cercanía con políticos investigados por la justicia.

Agarrar el toro por los cachos”. Esa fue la exigencia de Duque a Crissien, el exrector de la Universidad de la Costa en su posesión en el ministerio. Una cartera que, con tan solo año y medio de creada, carga con varios escándalos a cuestas.

Duque sabía lo que le decía a Crissien cuando le pidió ponerse “manos a la obra”. Faltan 14 meses del mandato y hay poco que mostrar en el campo de la ciencia. Los resultados en torno al fomento de los doctorados o al aumento de la producción científica son paupérrimos.

Foto: Presidencia de la República/Minciencias

Los retos del ministro

En manos del nuevo ministro queda el anhelo presidencial de que los recursos del presupuesto nacional destinados a ciencia y tecnología pasen del 0,2 al 1,5 por ciento del PIB a fin del actual cuatrienio. Apuesta que, de lograrse, supondría la mayor inversión en ese rubro de la historia nacional.

En el papel, Crissien tiene las credenciales necesarias para afrontar el reto. Según la hoja de vida divulgada por la Casa de Nariño, es administrador de empresas del CESA, magíster en Administración de la Universidad de Miami y magíster en Educación de la Universidad del Norte. Además, ocupó la rectoría de la Unicosta durante 17 años y es investigador senior del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Puede leer: Ministerio de Ciencia, una cartera con poco ingenio político

Academia, dinero y votos

A la posesión de Crissien asistieron su padre, Eduardo (uno de los fundadores de la Universidad de la Costa), y su hermano, Eduardo José. Ambos exparlamentarios y reconocidos en Barranquilla por hacer de la institución de educación superior su fortín en época de elecciones.

Aun así, Tito perdió en su aspiración a la Gobernación del Atlántico en 2011. En 2018, Eduardo José (Partido de la U) se quemó en su intento de regresar a la Cámara de Representantes. No se sabe si algo tuvo que ver el golpe que había recibido en 2012 cuando la Corte Suprema de Justicia ordenó investigar a Eduardo José, junto a varios parlamentarios del Atlántico, por supuestos nexos con los paramilitares que operaron en Atlántico y Barranquilla.

La derrota no les impidió a los Crissien disfrutar de jugosos contratos de la Alcaldía de Barranquilla, también en manos de los Char. Las dos universidades de su propiedad, Unicosta y la Corporación Universitaria Latinoamericana (CUL), obtuvieron en 2019 contratos por 36.699 millones de pesos, según un trabajo de La Silla Vacía.

Según el portal Verdad Abierta, “la orden de la Corte se fundamentó en los testimonios de Édgar Ignacio Fierro alias Don Antonio, José del Carmén Gélvez alias el Canoso y Mario Rafael Marenco alias el Gordo”. Vale la pena aclarar que la mayoría nunca fueron acusados ni llamados a juicio.

Llama la atención que Alfredo Peña Salom, decano de la Facultad de Derecho de la Unicosta, haya sido defensor del exjefe paramilitar de las AUC Édgar Ignacio Fierro, conocido también como Don Antonio, y de Mario Marenco Egea, alias Gordo. El primero detalló los movimientos paramilitares para tomarse varias universidades públicas y privadas, y el segundo se ha referido a Eduardo José. Asimismo, Peña defiende a socios políticos de los Crissien y los Char, como el senador Luis Eduardo Díaz Granados, afiliado a Cambio Radical.

Los lazos con la Procuraduría

La hoy procuradora Cabello no solo estudió y se graduó en la Unicosta, sino que fue decana en esa institución. Esto le permitió, una “cercanía académica, pero también política con la familia Crissien y sus amigos en Barranquilla”, algo que es de conocimiento en la ciudad.

Esto se puede ver en numerosas fotos de eventos académicos, sociales o políticos. Una reciente es del representante a la Cámara César Lorduy, ‘charista’ hasta la médula, acompañado de Tito Crissien y de la procuradora Cabello, publicada en un trino del pasado 15 de junio.

La procuradora tampoco ha pasado de agache, pues hay serios cuestionamientos alrededor suyo, a partir de los millonarios contratos de su hijo para construir escenarios deportivos. Según el portal Informática y Buen Gobierno (citado por La W) Alberto Mario Caparroso Cabello ha celebrado, desde 2017, varios contratos con la Gobernación del Atlántico y la Alcaldía de Barranquilla. Estos ascienden a 16.000 millones de pesos.

Así las cosas, el nombramiento de Crissien en el Ministerio de Ciencias es una conquista conjunta de los Name y los Char. Estos últimos ya habían puesto un pie en la cartera con la llegada de la exsecretaria general de la Alcaldía de Barranquilla, la abogada Ana María Aljure, al Viceministerio de Talento y Apropiación Social del Conocimiento.

Plagio y escándalo

Además se suman los escándalos que el ministro ha tenido por plagios que lo involucran a él y a la Unicosta. Ante esto, la Academia Colombiana de Ciencias emitió un comunicado en el que mostró “extrañeza y desaliento” por el nombramiento “teniendo en cuenta su participación comprobada en plagio de documentos académicos”.

El nombre de Tito José Crissien aparece como coautor en una publicación indexada, retractada por la afamada casa editorial alemana Springer al verificar los contenidos y hallar citas textuales o modificados de terceros sin la correspondiente cita.

Le puede interesar: Ahora Vargas Lleras se suma al pedido de la oposición de acabar con la Procuraduría

En su defensa, el exrector aseguró que él nunca fue consultado ni dio su aval para aparecer en el documento académico. Algo que puede caerse de su peso porque los filtros para divulgar un texto de este calibre son bastante rigurosos.

Por otra parte, en septiembre de 2020, la editorial IOP Publishing retiró 22 publicaciones en las que aparece como coautor principal al docente de la Unicosta Amelec Jesús Viloria Silva, por plagio y manipulación de citas, algo considerado una mala práctica académica.

¿Omisión de Duque?

Duque pasó por alto todo esto. Al contrario, en su discurso dijo “ver a la institución avanzar como una de las instituciones universitarias de nuestra costa Caribe con mayor capacidad anual de producción de documentos académicos científicos especializados”.

Así mismo, elogió “la acreditación de la CUC (Universidad de la Costa) como una institución universitaria de alta calidad”, que aún está pendiente de resolverse por el Ministerio de Educación.

“No tengo duda, señor ministro, que usted sacará estas tareas adelante”, dijo el presidente. Solamente hasta el 7 de agosto de 2022 se sabrá si este importante encargo rindió sus frutos o solamente se trató de una cuota burocrática más, con muchos interesados alrededor.

Recomendado: Especialidad Agraria: una muerte anunciada que entierra aún más la paz

1 Comentarios