La Segunda Marquetalia, una disidencia que el Gobierno agranda a conveniencia

Un informe publicado por la fundación Ideas para la Paz (FIP) revela el estado actual de este grupo armado liderado por alias Iván Márquez, Romaña, el Paisa y otros desertores del Acuerdo de Paz firmado en La Habana. ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades?

Cuando el pasado 29 de agosto de 2019 algunos exjefes guerrilleros de las Farc anunciaron que volverían a las armas, buena parte del país se conmocionó y muchos analistas hablaron de un duro golpe a la paz. Casi dos años después, los líderes de este grupo, autodenominado ‘Segunda Marquetalia’, se refugian en Venezuela en el intento por consolidar un proyecto con varios tropiezos. 

“Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado a los acuerdos de paz. Buscaremos coordinar esfuerzos con el ELN y con aquellos compañeros que no han plegado sus banderas (…) El objetivo será esa oligarquía excluyente y corrupta”, dijo Márquez en el minucioso discurso de presentación en sociedad del grupo disidente.

Desde ese día, la Segunda Marquetalia ha sido protagonista de la agenda informativa del país, más que por su acciones militares, por su estrategia discursiva y de comunicación. Para muchos, el propósito de Márquez y compañía es convertirse en la reencarnación de las extintas Farc, un objetivo que, según la FIP, aún está lejos. 

“Si bien busca evocar a esta guerrilla, se asemeja más a una combinación ecléctica de facciones armadas que aspiran a tener mayores niveles de autonomía, y que buscan respaldo económico o ganar sustento ideológico”. 

Para entender esta situación, dice la FIP, es necesario analizar los orígenes, discursos y motivaciones de la Segunda Marquetalia. Así como su estructura, funcionamiento interno, relación con el vecino país Venezuela, despliegue territorial, capacidad armada y la respuesta del Estado. 

Lea también: ELN llega a 57 años sin Gabino. ¿Habrá guerra por la comandancia?

Reorganización fallida 

Una de las metas de la Segunda Marquetalia es unificar los grupos disidentes repartidos por todo el país. Sin embargo, en el camino ha tenido que librar una fuerte batalla con el primer grupo de disidentes, el liderado por alias Gentil Duarte e Iván Mordisco, quienes no están dispuestos a ser subordinados de Iván Márquez y ceder el control del suroriente del país y la frontera con Venezuela. 

“La pretensión de imponer un mando vertical se ha topado con estructuras que tienen poder territorial, independencia y acceso a fuentes de financiamiento (…) Los desacuerdos entre estas dos agrupaciones están atravesados por los legados del conflicto, las diferencias que se encontraban dentro de las Farc y las posiciones individuales de sus comandantes”, dice el informe. 

Tal y como lo reveló Diario Criterio en el trabajo Disidencias de las Farc y el ELN, los ‘cuervos rojos’ detrás de la violencia en Venezuela y la frontera, los hombres de Gentil Duarte recibieron a la Segunda Marquetalia con la advertencia de que no llegaban como comandantes, debido a que habían pactado una rendición con el gobierno de Santos. En otras palabras, los consideraban unos traidores.

Finalmente, el régimen venezolano habría decidido jugársela por Márquez, Santrich y el Paisa, al ordenar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana bombardear y atacar en la zona rural de La Victoria (Apure) a las disidencias de Duarte y Mordisco.

Segunda Marquetalia en Venezuela
Jesús Santrich, rodeado por un grupo de militantes de la Segunda Marquetalia

En medio de esta pelea se habría producido la muerte de Jesús Santrich, el pasado 17 de mayo. Aunque la Segunda Marquetalia asegura que se trató de un operativo militar colombiano en la serranía del Perijá, algunos analistas apuntan a que las disidencias de Duarte y Mordisco estarían involucradas. 

No se pierda: La muerte de Santrich confirmaría la guerra de las disidencias de las Farc en Venezuela

Según el informe de Ideas para la Paz, en Venezuela “se ha reportado la presencia de la Segunda Marquetalia en por lo menos cuatro estados venezolanos: Amazonas, Bolívar, Zulia y Apure. El Ejército colombiano ha establecido que 20 líderes de esta organización se encuentran escondidos en ese país, entre ellos Iván Márquez y el Paisa”

En este país, las disidencias estarían involucrándose en diferentes economías ilegales. Según Eduardo Pizarro, citado por la FIP, esos grupos disidentes tienen “más un carácter mafioso que político”. El informe anota que la Segunda Marquetalia es señalada de realizar alianzas con carteles mexicanos y brasileños, así como de incursionar en la minería ilegal a través del Frente Acacio Medina. 

¿Cuál es su verdadero alcance? 

La investigación también detalla cómo esta disidencia intenta reconstruir una estructura jerárquica similar a la de las Farc. Hasta el momento, los principales cabecillas serían alias Iván Márquez, el Paisa, Walter Mendoza, Romaña, el Zarco Aldiniver y John 40. 

“El núcleo principal de la organización está compuesto por dos direcciones: una Dirección Nacional, que hace las veces del antiguo Secretariado de las Farc y en la que están los principales jefes; y una Dirección intermedia, que hace las veces del Estado Mayor Central”, explica la FIP.

Organigrama de la Segunda Marquetalia - Fundación Ideas para la Paz
Organigrama de la Segunda Marquetalia – Fundación Ideas para la Paz

Se cree que las disidencias de Márquez y el Paisa cuentan con unos 400 efectivos. Según el Ministerio de Defensa, este grupo tiene 14 estructuras territoriales, más un comando que opera en el Putumayo. 

La FIP revela que el pie de fuerza de la Segunda Marquetalia está conformado por exguerrilleros de las Farc y nuevos reclutas, entre los que se encuentran varios ciudadanos venezolanos. “En uno de los comunicados del Frente Danilo García, afirman que el 60 por ciento de los integrantes de esta disidencia son combatientes nuevos”. 

El informe resalta que aunque el dominio de este grupo armado es más fuerte en Venezuela, “a través de alianzas ha ganado presencia en territorio colombiano. Sin embargo, con excepción del Frente Acacio Medina, esta presencia continúa siendo débil y limitada”. 

La Segunda Marquetalia tendría presencia en por lo menos 12 departamentos de Colombia. En muchos casos, los frentes o compañías se disputan el control del territorio con otros grupos como el Clan del Golfo. Para la FIP, la mayoría de estructuras tienen poca influencia territorial y capacidad militar limitada. 

Presencia de la Segunda Marquetalia en Colombia - Fundación Ideas para la Paz
Presencia de la Segunda Marquetalia en Colombia – Fundación Ideas para la Paz

El futuro de la Segunda Marquetalia

Tanto el informe como varios analistas concuerdan en que el panorama es bastante incierto. En cuanto a la guerra con las disidencias de Gentil Duarte e Iván Mordisco, señalan que es poco probable que alguno de los dos bandos domine al otro con superioridad. 

Para la fundación Ideas para la Paz, gran parte de lo que suceda estará determinado por seis factores. Lo primero es lo que pueda ocurrir en Venezuela, la respuesta militar de Colombia, las relaciones de la disidencia con otros grupos, la confrontación con las demás disidencias, sus dinámicas internas y el contexto político. 

En el caso de Venezuela, señala la investigación: “El vecino país ha funcionado como un santuario estratégico para esta organización y, además, como nicho de reclutamiento de nuevos integrantes. Como lo señala Eduardo Pizarro, estos grupos han sido usados por el régimen venezolano para la fragilización del vecino”. 

Iván Márquez, jefe de la disidencia Segunda Marquetalia

Asimismo, se cree que la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, que implica un desescalamiento en las intenciones de una intervención militar al régimen de Nicolás Maduro, así como la tensa situación entre Colombia y Venezuela, terminarían jugando a favor de la Segunda Marquetalia. 

“Uno de los principales retos para las Fuerzas Militares es pasar de una estrategia contrainsurgente dirigida a grupos armados ilegales verticales, a estructuras más fragmentadas, localizadas y que rehúyen a la confrontación abierta”, señala el informe con respecto al papel del Estado colombiano. 

Le puede interesar: La cartelización mexicana del narcotráfico en Colombia

Finalmente, el documento señala que el Gobierno falla en el tratamiento de la disidencia, pues en varias ocasiones la ha subestimado al llamarla ‘Narcotalia’. En otros casos, ha exagerado al calificarla como una organización que conspira con el Gobierno venezolano para tomar el poder en Colombia, con hechos como el paro nacional. 

“Es un error interpretar el actual momento como producto de una gran conspiración de la cual también haría parte la Segunda Marquetalia, sobredimensionando su capacidad de influencia y gestión”

Para la FIP, es importante señalar que muchos de los discursos de rechazo a la Segunda Marquetalia, en vez de debilitarla, la fortalecen. Hablar de un grupo que hace parte de un complot internacional o asegurar que es el fantasma de la violencia guerrillera termina dándole más fuerza a su estrategia de comunicación. 

Lea el informe completo de Ideas para la Paz aquí

1 Comentarios