Derecha le ganó el pulso a la izquierda con la elección de Díaz-Granados en la CAF

Este lunes, el Banco de Desarrollo de América Latina, conocido como CAF, eligió al exministro Comercio de Colombia Sergio Díaz-Granados como nuevo presidente de la institución. Foto: CAF

Este samario, abogado y con 45 años, se posicionará el 1 de septiembre, por un periodo de 5 años. En la votación unánime, Venezuela se abstuvo y su contrincante, el argentino Christian Asinelli, al no contar con apoyo sólido declinó su candidatura momentos antes de tomarse la decisión.

La CAF es considerado el segundo banco más importante de la región luego del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y es pieza clave para la recuperación económica Iberoamérica. De ahí que la elección de su presidente generara gran expectativa.

Buena noticia para Colombia

El presidente Iván Duque celebró la decisión. En un Twitter escribió: “Nos complace la elección de nuestro candidato como nuevo presidente del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) (…) Estamos seguros de contar con su apoyo en estos tiempos de pandemia”.

Puede leer: La economía naranja no pegó

A su vez, María Paula Correa, jefe de gabinete del Gobierno también felicitó a Díaz-Granados. Esta será la primera vez que Colombia asuma la presidencia del Banco, pese a ser uno de sus miembros fundadores

El Gobierno había desplegado una ofensiva diplomática, en cabezada por la viceministra de Relaciones Exteriores, Adriana Mejía, y de Correa para obtener la victoria de Diaz-Granados, en lo que algunos analistas y medios habían planteado, que en el fondo, era un pulso entre los gobiernos de izquierda de la región y de derecha por el control de la CAF.

Díaz-Granados, necesitaba 10 votos, logró el respaldo de algunos miembros de Mercosur como Brasil, Uruguay Paraguay.

Díaz-Granados y Asinelli

Ante la imposibilidad de conseguir los votos para ganar, Asinelli, quien era respaldado por Venezuela, Bolivia, México, España y Portugal, negoció con los miembros su retiro de la candidatura. Se acordó crear una Vicepresidencia Programática, con sede en Argentina, que que será ocupada por Asinelli. También quedó estipulado que Díaz-Granados debe tener en cuenta el programa del argentino.

Estos acuerdos se dieron para unificar al Banco, que había sido duramente golpeado por la salida de Luis Carranza Ugarte, quien renuncio a la presidencia por los escándalos de abuso de poder.

Le puede interesar: Vacunas cubanas, entre la esperanza y el bloqueo de la comunidad internacional

Esta elección se caracterizó por una disputa entre la izquierda y la derecha continental. Como se sabe, Asinelli contaba con los votos de países con gobiernos de izquierda. También en la campaña quedó patente el enfrentamiento entre Colombia y Venezuela. En su momento, el candidato del presidente argentino Alberto Fernández prometió que la sede de la CAF permanecería en Caracas. Finalmente, Venezuela se abstuvo de votar, luego de que Asinelli declinara su candidatura.

El reto de Díaz-Granados es emprender un programa de desarrollo regional que recupere su economía golpeada por el covid-19. Además, debe recuperar la credibilidad de la CAF que quedó en entredicho por escándalos del expresidente Carranza. De hecho, buena parte de los analistas económicos de los países miembros, consideraban que la elección del nuevo presidente debería tener en cuente este ultimo aspecto.  

Primeras declaraciones de Diaz-Granados

Luego de conocer la noticia, Diaz-Granados, en una declaración dada junto al presidente Iván Duque, manifestó su satisfacción con la elección. Destacó “la buena voluntad de la delegación de Argentina de atender nuestro llamado a una unidad latinoamericana alrededor de CAF”.

El exministro agradeció al presidente Duque y dijo que la elección “era el reconocimiento a su diplomacia económica y a su labor como firme creyente y defensor del sistema multilateral”. Así mismo exaltó la labor María Paula Correa, quien estuvo al frente de la ofensiva diplomática de estos últimos 20 días.

 

0 Comentarios