Alberto Carrasquilla en el Banco de la República, ¿torpeza o provocación de Duque?

La polémica de los Bonos de Agua y la fallida reforma tributaria (que derivó en un fuerte estallido social) ponen en duda la conveniencia de designar a Alberto Carrasquilla en la junta directiva del Banco de la República.

El presidente Iván Duque confirmó, este lunes, la designación de Alberto Carrasquilla como nuevo codirector del Banco de la República. Carrasquilla reemplazará a Carolina Soto Losada, quien renunció al cargo porque su esposo, Alejandro Gaviria Uribe, aspirará a la Presidencia de la República.

A juzgar por sus títulos y trayectoria, Alberto Carrasquilla parecería la persona idónea para llegar a la junta directiva del emisor. Es economista y tiene una maestría y un doctorado en economía. Además, fue gerente técnico del Banco de la República (1993-1997), investigador del Banco Interamericano de Desarrollo (1997-1998) y decano de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes (2002-2003).

Lea también: “Yo nunca quise ser presidente, pero quiero liderar el cambio”: Alejandro Gaviria

Y también estuvo dos veces a cargo del Ministerio de Hacienda: primero en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, y después en el de Iván Duque Márquez. Precisamente, su paso como ministro es la razón por la que muchos ciudadanos cuestionan su designación en el Banco de la República.  

La reforma tributaria

Era la principal apuesta del ministro Alberto Carrasquilla. Tanto él como todo el Gobierno la defendían con el argumento de que se necesitaba financiar los programas sociales que se crearon para paliar la crisis de la pandemia. Además,se condicionó la continuidad del ingreso solidario (los 160.000 pesos mensuales que les giran a las familias necesitadas) a la aprobación de la reforma tributaria.

Pero la iniciativa empezó a perder apoyos incluso entre partidos como Cambio Radical y el Liberal, que respaldaron a Iván Duque en la segunda vuelta de las elecciones de 2018.

El proyecto de ley generaba molestia porque ampliaba la base de ingresos para declarar renta y extendía el IVA a servicios públicos, entre otros puntos. El Gobierno intentó minimizar su impacto en la opinión pública y lo llamó “proyecto de ley de solidaridad sostenible”. Finalmente, lo radicó el 15 de abril. Pero menos de dos semanas después, el 28 de abril, estalló el gran paro nacional que principalmente buscaba hundir la reforma. Ese mismo día, el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, anunció en varios medios que se retiraría el punto del IVA a los servicios públicos.

Sin embargo, eso no calmó los ánimos, así que el 2 de mayo el presidente Duque ordenó retirar la reforma tributaria y tramitar una nueva. Un día después Carrasquilla renunció.

En su reemplazo llegó José Manuel Restrepo, quien se venía desempeñando como ministro de Industria y Comercio. Restrepo empezó a tender puentes con sectores como el del expresidente César Gaviria, que pasó de rechazar tajantemente la reforma tributaria de Carrasquilla a anunciar que las bancadas del Partido Liberal apoyarían la nueva propuesta del Gobierno.

En contexto: La voltereta de César Gaviria con respecto a Duque y la reforma tributaria

Si bien las protestas no se sienten con la misma magnitud que antes, aún hay rezagos del paro nacional convocado contra la reforma tributaria. Los jóvenes de la primera línea se siguen manifestando, por ejemplo, y durante este fin de semana hubo algunos disturbios en Bogotá.

El nuevo proyecto fue radicado con mensaje de urgencia el 20 de julio, pero solo hasta el pasado 25 de agosto se aprobó en primer debate en el Congreso. Todo indica que su trámite será lento, toda vez que estamos ad portas de una campaña electoral en la que senadores y representantes prefieren apoyar medidas populares (o populistas, a veces) para no perder posibles votantes.

En todo caso, es claro que la reforma tributaria de Carrasquilla dejó lesionada profundamente la favorabilidad del gobierno de Duque. Por esa razón, distintos sectores creen que es un desacierto su designación en el Banco de la República e incluso dicen que es una provocación.

De hecho, Actualidad Panamericana, portal de noticias satíricas, bromeó con el tema:

Los bonos Carrasquilla

Cuando Duque nombró a Alberto Carrasquilla como ministro de Hacienda tampoco es que haya sido elogiado. En octubre de 2018, al llevar dos meses en el cargo, enfrentó un debate de moción de censura por los llamados Bonos de Agua.

Ese caso se remonta a 2007, durante el primer paso de Carrasquilla por el Ministerio de Hacienda, cuando se aprobó una reforma constitucional que les permitía a algunos municipios acceder a créditos para financiar obras de acueducto y alcantarillado. Alberto Carrasquilla salió del Gobierno ese mismo año y conformó una empresa señalada de haberse enriquecido con esos créditos, como lo reveló en su momento el periodista Daniel Coronell.

“Con dicho esquema el hoy ministro Carrasquilla logró endeudar a 117 municipios de los más pobres, por cerca de 440.000 millones de pesos, por 19 años, sin posibilidad de prepago de la deuda”, aseguró en su momento el senador Jorge Enrique Robledo.

El entonces presidente del Senado, Ernesto Macías, intentó frenar la moción de censura con el argumento de que los hechos eran del pasado y no se cometieron durante el tiempo en que Carrasquilla estuvo en el Ministerio de Hacienda. Robledo, por su parte, aseguró que a pesar de que “estos hechos se presentaron en los años 2007 a 2012”, seguían siendo actuales pues los municipios seguían endeudados.

Al final, la moción de censura contra Carrasquilla no prosperó. Sin embargo, se trató de un gran golpe al Gobierno de Duque, sobre todo porque otros de sus ministros han tenido que enfrentar debates de moción de censura: Guillermo Botero, Carlos Holmes Trujillo y Diego Molano (los tres en la cartera de Defensa). Y el próximo viernes Karen Abudinen, ministra de las TIC, estará en las mismas por el polémico contrato con Centros Poblados para llevar internet a colegios apartados y el anticipo por 70.000 millones de pesos que no aparecen.

El presidente Duque ha sido un gran defensor de Abudinen en esta controversia. Y en el caso de Carrasquilla, pese al estallido social, pareciera que lo estuviera premiando. ¿Afectará esta designación aun más a su Gobierno?

Lea también: Escándalo MinTic: los nexos políticos de las cuatro empresas que forman Centros Poblados

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio