La hora cero de Alejandro Gaviria: así sería su aterrizaje en las presidenciales

El exministro de Salud y actual rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, prepara una candidatura independiente antes de definir cómo jugará en las coaliciones. Quienes lo conocen aseguran que hará el anuncio oficial en este mes de agosto, probablemente en la primeras semanas.

Aunque todavía no lo ha querido reconocer públicamente, Alejandro Gaviria ya estaría decidido a lanzar su campaña para la Presidencia 2022. Su constante hermetismo, la buena prensa y los coqueteos de varios partidos y movimientos políticos parecen configurar el primer empujón de su candidatura, gestado a base de expectativa.

En los últimos días, la figura de este paisa de 55 años, nacido en Chile y con una formación académica sólida, ha generado comentarios y polémicas de todo tipo en redes sociales. En su gran mayoría, se trata de críticas y comentarios descalificadores. Para muchos, esto significa una sola cosa, que Gaviria está a punto de aparecer en la lista de presidenciables y que sus contendientes preparan el ataque y la defensa.

Y es que Gaviria ha sabido hacerse esperar. Por varios meses negó sus aspiraciones, dijo estar comprometido con su trabajo de rector en la Universidad de los Andes y aseguró que su capital político era, precisamente, haber estado apartado de los juegos electorales. Sin embargo, en sus últimas apariciones en público, abrió completamente la puerta a la postulación.

Lea también: César Gaviria y el enredo que vive dentro de su propio partido

En una entrevista con Caracol Televisión dijo sentirse tranquilo en el mundo académico, pero agregó que quiere “aportar a Colombia”. Gaviria también aseguró que la decisión implica una conversación difícil con su familia y su conciencia.

El perfil intelectual del exministro parece haber seducido a muchos partidos y movimientos que hoy lo quieren de su lado. Se sabe que ha recibido guiños de César Gaviria para que tome las banderas del Partido Liberal.

Lo mismo han intentado miembros de la Alianza Verde, como Angélica Lozano y Juanita Goebertus, que lo quieren convencer para que entre con ellos a la Coalición de la Esperanza. “Alejandro Gaviria con Ángela María Robledo en cualquier orden como fórmula me suena”, dijo hace algunos meses la senadora Lozano.

Los coqueteos del Partido Liberal y la Alianza Verde a Alejandro Gaviria
Los coqueteos del Partido Liberal y la Alianza Verde a Alejandro Gaviria

Incluso, Gustavo Petro mostró su interés de acercarse a él, tanto así que Hollman Morris lo propuso como fórmula vicepresidencial del líder del Pacto Histórico. Sin embargo, la negativa de Gaviria habría desatado un ataque generalizado del petrismo, el cual se evidencia hoy en redes sociales. 

Cabe recordar que esta sería la segunda vez que Gaviria rechaza a Petro, pues ya lo había hecho con el ofrecimiento para la candidatura de la Alcaldía de Bogotá. Por ahora, Gaviria no ha dado un sí a sus pretendientes y probablemente continúe haciéndose rogar hasta que ponga las cartas sobre la mesa.

Alejandro Gaviria llegará a un extenso ramillete de 24 precandidatos, 17 partidos y cinco comités recolectores de firmas, según datos de la Fundación Paz y Reconciliación. La primera etapa de su candidatura no será fácil, pues tendrá que armar un equipo para recolectar más de 580.000 firmas. Todo esto en medio de la pandemia y las protestas. 

Recomendado: Fuego amigo: las peleas internas de partidos y coaliciones de cara a 2022

Calentando motores

Hace una semana, los más jóvenes del Partido Liberal, agrupados en la Organización Nacional de Juventudes Liberales, sostuvieron un encuentro para sentar las bases de su proyecto electoral. Lo curioso del evento es que fue llamado “Alguien tiene que llevar la contraria”, tal y como se titula uno de los libros de Gaviria, quien en los últimos años se ha ido consolidando como un escritor e intelectual.

Se sabe que en la reunión se planteó la elaboración de un plan de gobierno, con el apoyo de varios académicos y rectores de universidades. La idea de esto es proponer soluciones para el momento que vive el país y construir una agenda que pueda heredar Gaviria en su aspiración presidencial. El encuentro contó con el respaldo del máximo jefe del partido, el expresidente César Gaviria.

Las juventudes liberales se la juegan totalmente por una candidatura de Alejandro Gaviria. Aseguran que se trata del hombre indicado para derrotar los extremos, representados por Álvaro Uribe y Gustavo Petro.

Otro de las pistas que darían cuenta de su inminente campaña es la consulta que habría hecho a varios expertos sobre posibles inhabilidades. Como su esposa, Carolina Soto, codirectora del Banco de la República, Gaviria teme que esto pueda interferir legalmente. Dos exmagistrados del Consejo de Estado le habrían dicho que no existe problema, pero aun así hay una posibilidad de que Soto renuncie al cargo. 

Un amigo cercano, con quien ha compartido todos sus preocupaciones, coqueteos, deseos y temores, le confesó que su mayor impedimento, además de dejar la rectoría de la Universidad de los Andes, era su estado de salud, a raíz del cáncer que padeció y superó en 2017, y cuyas memorias quedaron consignadas en el libro “Hoy es siempre todavía“. Gaviria tenía programado un control para mediados de este año para establecer si había algún resurgimiento del cáncer. El otro temor es si mantener una agenda tan intensa, como lo es una campaña y una eventual presidencia, podían mellar su estado físico.

Los resultados descartaron cualquier rastro de enfermedad y el médico le dijo que tener una vida más agitada o compleja de la actual, no era ningún impedimento para tener una agenda más fuerte.

Le puede interesar: La carta en la que grandes medios le agradecieron a Duque por los subsidios que ahora rechazan

Superado este primero temor, vino es del si realmente Gaviria y su familia querían entrar al terreno de la política y la vida pública. Salir de la “zona de confort” en la que están. Conversaciones con amigos le ayudaron a reafirmar que tal vez es el momento de jugársela por dejar un mejor país para sus hijos y nietos. Las reflexiones y discusiones han sido intensas.

A todo esto se suma que el exministro ya cuenta con una buena base de congresistas y figuras públicas que lo piden abiertamente. En las últimas horas, se conoció que cerca de 150 actores y artistas le enviaron una carta pidiendo que se lance pronto.

Necesitamos a un humanista. Una persona honesta, comprometida con la defensa del medio ambiente, de la cultura, de nuestra diversidad (…) Usted es la única alternativa verdadera de cambio”, dice la misiva publicada por el actor Diego Trujillo.

Puede leer: Proyecto que aumentaba predial a grandes clubes sociales de Bogotá se hundió

Las posibilidades de Gaviria

En la Coalición de la Esperanza, Gaviria es bien recibido por la mayoría de sus integrantes, con excepción de Jorge Enrique Robledo. El senador, líder del recién creado movimiento Dignidad, ha criticado en varias ocasiones su papel en la cartera de Salud.

Su ministerio fue de lo peor, como fletado por las EPS. Son públicos los artículos y videos con mis debates y acciones ante los jueces por sus inaceptables decisiones sobre Saludcoop, Cafesalud y Medimás. Tampoco logro verme unido con César Gaviria y el Partido Liberal en su conocido respaldo a la candidatura de Alejandro Gaviria”, dijo Robledo en entrevista con Diario Criterio.

Aunque parece difícil, muchos recuerdan que en otras ocasiones el senador Robledo se ha reconciliado con sus contradictores. Ese es el caso de Claudia López y Sergio Fajardo, con quienes hoy comparte alianza a pesar de las viejas discusiones. Como él mismo explicó, cada candidatura y petición que llegue a la Coalición de la Esperanza será analizada en conjunto.

Gaviria tendría un buen panorama para competir con figuras de esta alianza como Juan Manuel Galán, Jorge Robledo y Juan Fernando Cristo. La disputa con Sergio Fajardo sería más cerrada, pues Gaviria ha apoyado en el pasado al exgobernador de Antioquia. Además, este no parece estar dispuesto a apartarse del camino.

Por los lados del Pacto Histórico parece que no hay mucho por hacer, pues los integrantes de ese movimiento ya tomaron un tono agresivo en su contra. Algunos analistas consideran que en esta coalición temen que Gaviria se lleve varios votos, especialmente de los jóvenes, la academia y otros segmentos de la centroizquierda. 

Recomendado: Gabriel Camargo es solo la punta del iceberg de la discriminación a las futbolistas

¿Es Alejandro Gaviria todo lo que promete?

Probablemente los atractivos políticos más importantes del rector de los Andes son su capacidad conciliadora, el perfil intelectual y su distancia de los extremos. A pesar de haber tenido una vida como funcionario público y pública, es visto más como un outsider que un político, que podría romper las proyecciones de la contienda electoral, en la que se da como fijo a Petro y otro en la segunda ronda.

Se sabe que así como muchos lo quieren, otros les preocupa su aterrizaje, especialmente Petro, Fajardo y otros del centro, a quienes terminaría quitándoles electores y minando su ascendencia en varios sectores, como el de los jóvenes, los estudiantes universitarios, ambientalistas, académicos y muchos otros ciudadanos que están cansados con la polarización. Gaviria, incluso, podría ser el remedio para los indecisos y los Ninis.

Ahora bien, Gaviria tampoco es una monedita de oro para todo el mundo, y muchos algunos consideran que le faltan varios requisitos para competir, codo a codo, con los políticos tradicionales. Algunos lo descartan porque hasta el momento no figura en las encuestas, porque no tiene un partido político sólido (que podría ser el Liberal) que lo impulse, especialmente en las regiones que es donde se elige un presidente, ni lo ven echando discursos y avivando a las masas en una plaza pública. Una cosa escribir libros, hacer entrevistas profundas o Facebook Live, y otra conseguir votos.

Le puede interesar: Los verdes y el petrismo: una relación irreconciliable

Es claro que desde sus ideas, que cautivan a unos, asustan a otros, tendrá que enfrentar múltiples ataques por sus posiciones progresistas. Su conocido ateísmo, la defensa de la regulación de las drogas, de la eutanasia y su posición frente a temas como el glifosato serán probablemente la mejor arma de los sectores conservadores y religiosos para atacarlo.

Las apuestas, análisis y especulaciones sobre lo que será la candidatura del exministro y rector pueden llenar anaqueles y anaqueles en una bibliotecas. Solo falta lo más importante para que pasen de la especulación a la realidad: que se lance.

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio