Alí Humar: el adiós a otra leyenda de la televisión colombiana

El director de ‘Sábados felices’, ‘Los cuervos’ y ‘Lola calamidades’ falleció esta madrugada por una bronquitis derivada del covid-19. Deja una carrera llena de éxitos. 

Alí Humar comenzó a actuar por pura casualidad. Fue en los años sesenta, mientras acompañaba a su hermana Yamile Humar a los ensayos del grupo El Búho, dirigido por Fausto Cabrera. Un día uno de los actores faltó y el director le dijo al hermano de su actriz que hiciera el reemplazo. Un papel pequeño, pero que lo envolvió para siempre. 

Desde entonces, Humar se convirtió en actor y comenzó una carrera en la que terminó dirigiendo algunas de las producciones más reconocidas en Colombia. Una carrera que se truncó este martes, en la madrugada, cuando una bronquitis derivada del covid-19 acabó con su vida a los 76 años. 

Puede leer: Murió el actor que protagonizó ‘Cusumbo’

Había nacido en 1945 en el municipio de Mesitas del Colegio. Hijo de Yuseff Omar Mustafá, un palestino que había emigrado a Colombia en 1930 y que cambió su nombre por Alfredo Humar. Fue el quinto bebé del matrimonio entre Alfredo y la joven Soledad González, hija de una de las familias privilegiadas del municipio. 

En su juventud viajó por el mundo. Estuvo en Guatemala, en donde conoció al poeta Roque Dalton, pero debido a sus ideas de izquierda y casi revolucionarias (era la época del encanto con la Revolución cubana), tuvo que salir casi huyendo y vivió en ciudades como Nueva York, París, Milán, Roma, Praga, Pionyang (Corea del Norte) y Estrasburgo.

Luego volvió a Colombia y terminó en el grupo de teatro de Fausto Cabrera, con su hermana. Gracias a eso comenzó a aparecer en las tablas y, poco después, en las radionovelas (el género favorito de los colombianos antes de la televisión). Luego, y como pasó con muchos actores de la radio, dio el salto a la pequeña pantalla, cuando esta se tomó el país. 

Actuó en producciones inolvidables como La abuela, La feria de las vanidades y La herencia. Pero su verdadero talento era la dirección. De la mano del libretista Julio Jiménez, su gran amigo, dirigió Los cuervos y Lola calamidades.

Luego, estuvo al frente de Señora Isabel, Herencia Maldita, Castillo de Naipes o Tabú. Varias de esas novelas alcanzaron cifras impresionantes de audiencia y fueron las más vistas en su momento.

Le puede interesar: Carlos ‘el Gordo’ Benjumea, adiós a una leyenda de la televisión colombiana

Su gran legado, sin embargo, es Sábados felices, el programa más antiguo de la televisión colombiana, que se ha transmitido de forma ininterrumpida por más de 50 años. Él, reconocido por su buen humor, estuvo al frente 20 años (entre 1999 y 2019).

Cuando salió, se dedicó a proyectos personales, como su autobiografía y varios guiones. Su partida deja un gran vacío en la televisión colombiana, pero también un legado que vivirá por generaciones.

Foto: cortesía

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio