Este periodo electoral ha sido el más violento para la prensa en 10 años

En comparación con la temporada electoral 2018, las amenazas contra periodistas han aumentado en 59 por ciento.

Entre el primero de enero y el 20 de mayo de 2022, se han registrado 97 amenazas a periodistas y medios de comunicación, de acuerdo con la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip). Esa cifra —la más alta en los últimos diez años— representa un aumento del 59 por ciento en comparación con la temporada electoral de 2018.

Los periodistas que han recibido amenazas hacen parte de 37 medios digitales, 30 emisoras y cadenas radiales, 10 medios de televisión y cinco medios impresos de 17 ciudades del país. 

En la mayoría de los casos (49) no se conoce la identidad de los responsables, lo que dificulta la proteger al periodista y determinar la capacidad de daño. En los otros, los victimarios han sido los grupos armados (25) y particulares (7). 

Temas que investigan los periodistas
Temas que investigan los periodistas. Foto: Flip.

Lo que buscan con estas amenazas es que los periodistas eliminen algún contenido, detengan las investigaciones que adelantan o publiquen información proveniente de grupos armados ilegales, como panfletos. En otros casos, los obligan a dejar la zona en la que residen o adelantan sus labores periodísticas. “En lo que va del año, seis amenazas han derivado en desplazamientos forzados y exilios”, precisa la Flip. 

Puede leer: Matoneo a periodistas en redes: amenaza para la libertad de opinión

Las zonas con mas amenazas

Arauca es el departamento con el mayor reporte de amenazas (16), en los municipios de Arauca, Arauquita y Saravena. Le siguen Bogotá (15) y Antioquia (9).

En varios municipios de estos departamentos no hay una amplia oferta de medios locales, por lo que una sola amenaza o intimidación a un medio o periodista es suficiente para que otros decidan autocensurarse. “Esto trae como resultado el silencio informativo, que en zonas de conflicto o con problemas de orden público puede ser devastador tanto para la prensa como para la ciudadanía”, dice la organización. 

Esto se vio recientemente con el paro armado del Clan del Golfo: 15 medios de comunicación salieron del aire, dos emisoras comunitarias del Bajo Cauca antioqueño fueron amenazadas y, como consecuencia, otras seis decidieron no emitir información durante la amenaza armada. En Córdoba, por orden del Clan del Golfo, se apagó la planta transmisora de la que dependían seis emisoras.

Regiones con más periodistas afectados
Regiones con más periodistas afectados. Foto: Flip.

Estas amenazas siguen presentes y aumentando por la “falta de respuesta estatal y la procuración de justicia”, pues no se ha evidenciado un compromiso real para activar rutas que permitan proteger a los periodistas. La Fiscalía tampoco ha hecho su labor: la Flip dice que le ha remitido 12 casos, pero no se han dado avances significativos.

Le puede interesar: ¿Perdieron el año? Candidatos no profundizan en sus propuestas para la educación

Los candidatos y su responsabilidad

El informe de la Flip también destaca que el gobierno actual no ha rechazado este tipo de acciones y tampoco ha trabajado en acciones concretas para detenerlas. A esto se le suma el hecho de que los candidatos presidenciales y políticos han contribuido a la continuidad de este tipo de acciones, a través de la estigmatización y la hostilidad. 

Por ejemplo, hace unos meses, Gustavo Petro llamó “neonazi” al tuitero David Ghitis luego de que publicara una columna en Noticias RCN en la que criticó su propuesta de reforma pensional. En ese entonces, organizaciones como la Flip y la SIP aseguraron que sus afirmaciones eran estigmatizantes y reavivaban la violencia contra el medio. 

El candidato por el Movimiento Salvación Nacional, Enrique Gómez, también se ha despachado contra periodistas. Luego de que varios medios cuestionaran la operación militar en Puerto Leguízamo (Putumayo), en la que al parecer murieron varios civiles, Gómez acusó a los periodistas de ser aliados del narcotráfico. 

“Hay una actitud hipócrita. Varios medios han asumido las banderas del narcotráfico en demérito de las poblaciones más vulnerables del país”, escribió el candidato desde su cuenta de Twitter. 

Su pronunciamiento, como era de esperarse, generó rechazo e indignación. La Flip aseguró que sus afirmaciones eran “infundadas” y ponían en riesgo la vida de quienes hacen periodismo. 

Otros políticos también han estigmatizado a los medios de comunicación. Por ejemplo, en febrero, la senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal aseguró que cinco emisoras de radio “eran controladas por exmiembros de las Farc”. A renglón seguido, hizo el listado de esos medios de comunicación, que fueron creados a partir del Acuerdo de Paz. 

La Flip explicó que la senadora no solo estaba desinformando sobre la función de esas emisoras, sino que también estaba estigmatizando a los excombatientes que estaban a cargo.  “Pone en riesgo a los y las periodistas que trabajan en los departamentos que ella menciona: Norte de Santander, La Guajira, Antioquia, Tolima y Bolívar”, señaló.

Recomendado: ¿Cuáles son las propuestas en cultura de los candidatos a la Presidencia?

¿Qué esperar los próximos meses?

Los datos de la Flip y las narrativas de varios políticos han alertado a varias organizaciones y expertos, que no ven un panorama muy alentador para los próximos meses. Su posición parte datos históricos y hechos recientes.

Por un lado, Colombia es uno de los lugares más peligrosos del mundo para los periodistas: ocupa el puesto 145 en la más reciente clasificación sobre libertad de prensa, elaborada por Reporteros Sin Fronteras (RSF), que evalúa a 180 países.

En 2021, Colombia estaba en el 134. “La cobertura de temas relativos al medio ambiente, los conflictos armados, la corrupción o la connivencia entre políticos y grupos armados ilegales expone sistemáticamente a los periodistas al acoso, la intimidación y la violencia”, explicó Reporteros Sin Fronteras respecto a esa caída.

La violencia desbordada contra los periodistas no solo se ve en época electoral. Por ejemplo, entre el 28 de abril y el 25 de mayo de 2021, en el marco del paro nacional, la Flip reportó 165 violaciones a la libertad de prensa que dejaron 186 víctimas.

Además de los ataques a la prensa, también ha llamado la atención la indiferencia. El domingo pasado, el candidato Federico Gutiérrez citó en un parque de Medellín a los ciudadanos que lo han apoyado. En el espacio, un periodista una periodista de la Agencia Anadolu y uno de La Silla Vacía fueron increpados y agredidos por algunos simpatizantes de Gutiérrez.

Según se conoció, la periodista de Anadolu se comunicó con la jefe de prensa de la campaña del candidato para que emitiera algún pronunciamiento. En ese momento, no obtuvo respuesta. El candidato finalmente se pronunció, pero luego de que la Flip le pidiera rechazar lo sucedido y de que la indignación se desbordara en redes sociales.

En este sentido, las figuras públicas y los funcionarios no solo deben tener cuidado en sus discursos sino que también deben promover “un ambiente de protección hacia la prensa”, a través del “respaldo de la pluralidad de voces”, de acuerdo con la Flip.

Siga con: Las preocupantes cifras de violencia durante el primer trimestre de 2022

En marzo de este año, las fórmulas vicepresidenciales de los candidatos se comprometieron a respaldar y respetar a los medios de comunicación. Se espera que, si llegan al Gobierno, cumplan con su promesa y no reine la indiferencia.

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio