Anthony Zambrano, la historia del hombre que bañó a Colombia de plata

El colombiano que le dio la cuarta medalla olímpica al país en Tokio 2020 ha tenido una carrera meteórica en el atletismo.

Anthony Zambrano, quien ya había ganado la medalla de plata en el anterior Campeonato Mundial de Atletismo, revalidó su buen momento en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

No repitió su mejor tiempo, el que consiguió en la semifinal, pero le alcanzó para entrar a 44.08 segundos, detrás de Steven Gardiner, de Bahamas, que se llevó el oro. El bronce lo ganó Kirani James, de Granada, quien había superado a Zambrano en la ronda anterior.

Puede leer: Fecha y hora en la que compiten los 71 deportistas colombianos en Tokio 2020

Así, Colombia queda con tres medallas de plata y una de bronce. Aún muy lejos de lo logrado en Río 2016 y en Londres 2012, pero con una gran noticia: es la segunda vez que el país tiene medalla en una prueba de velocidad en atletismo. La primera, de bronce, la ganó Ximena Restrepo en los 400 metros planos de Barcelona 1992 (y el mismo día, un 5 de agosto).

Zambrano competirá nuevamente para el país, en la prueba de 4 x 400 metros junto a otros tres velocistas colombianos. Ya en los Panamericanos fueron oro, y algunos esperan que aquí, por lo menos, puedan acceder a la final y acercarse al podio.

No fue una sorpresa

El colombiano, nacido en Maicao, venía llamando la atención en Tokio. La primera eliminatoria la ganó de forma holgada, pasando en el primer lugar, y derrotando al hasta ahora campeón olímpico, el surafricano Wayde van Niekerk.

Y en la semifinal, pasó segundo de su grupo, pero marcó un nuevo récord personal, nacional y sudamericano, con un tiempo de 43.94 segundos. 

De hecho, Anthony Zambrano ganó sus rondas clasificatorias y la medalla con un estilo ya característico: cuando arranca la competencia no sale entre los primeros lugares, sino que parece quedarse. Sin embargo va ahí, aguantando cerca de ellos sin perder mucho tiempo. 

Y faltando unos pocos metros, cuando muchos de sus competidores se empiezan a quedar, él acelera, toma una velocidad impresionante, y los sobrepasa.

Puede interesarle: Tras los históricos resultados de 2012 y 2016, ¿qué pasa con Colombia en Tokio 2020?

“Eso es un don que Dios me dio. Siempre cuando faltan 150 o 100 metros es cuando yo me recupero y me da más oxígeno, y aprieto. Y eso yo lo fortalezco cada día y lo trato de mejorar”, le dijo en una entrevista a Georgina Ruiz, Goga, en Señal Colombia.  

El más rápido de Colombia

Lo cierto es que el resultado de Anthony Zambrano en Tokio 2020 no es una sorpresa. El velocista, de 23 años, incluso venía de ganar la medalla de plata en los 400 metros planos en el Campeonato Mundial de Atletismo de Doha, Catar, en 2019. Todo un logro para el deporte colombiano. 

Y hace dos meses ganó la misma prueba en una parada de la Liga Diamante, que se llevó a cabo en Florencia, Italia. 

“Estoy hecho a mano, me gusta competir, ser un rival muy fuerte, no soy débil y para poderme ganar tienen que luchar, si no me ganan en los 300 metros que se olviden, eso me lo llevo yo”, había dicho antes de llegar a Japón. 

Lo sucedido hoy solo revalida una gran carrera, que ha sido como un ascenso meteórico. No en vano, en solo seis años (desde cuando compitió en su primer mundial de atletismo juvenil) ya está entre los mejores del mundo. Por eso, a Zambrano aún le quedan muchas competencias, incluyendo varios Juegos Olímpicos. 

De la violencia al atletismo

Anthony Zambrano nació en Maicao, La Guajira, en 1998. Pero como muchos atletas colombianos, perdió a su padre por la violencia (de hecho, no lo alcanzó a conocer). Y su madre tuvo que salir con él, bien pequeño, a buscar un futuro mejor a Barranquilla.

Le puede interesar: ¿Por dónde ver los Olímpicos en Colombia?

Fue allá donde se enamoró del atletismo y de la velocidad. Comenzó en los campeonatos intercolegiados, compitiendo para su colegio, el María Cano. Sus compañeros recuerdan que para cada competencia, se preparaba concienzudamente y entrenaba con mucha pasión. 

De allí dio el salto a las competencias internacionales. Lo hizo, como muchos, pasando de las competencias departamentales, que ganaba con facilidad, a las nacionales, en donde lo ficharon como un nuevo talento. A los 15 años, de hecho, se fue a vivir a Bogotá para prepararse mejor y entrenar. 

Finalmente, representó al país en el mundial juvenil de atletismo de 2015, en Cali, en donde fue finalista de los 400 metros. Tenía solo 17 años. 

“Yo vine a hacer historia” 

Allí conoció a su actual entrenador, el cubano Nelson Gutiérrez, quien le sugirió cambiar sus entrenamientos y su modelo de trabajo. Un trabajo que también tiene mucho de psicológico y mental. 

Él lo puso a competir en Europa y logró hacerlo clasificar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, en la prueba de relevo masculino de 4×400 (una prueba que repetirá en Tokio). 

Anthony Zambrano, atleta colombiano en la final de los 400 metros planos olímpicos.
Zambrano, durante la semifinal de Tokio 2020, en donde rompió su récord personal y el sudamericano, con un tiempo de 43.94 segundos. Foto: AFP

Unos años después vinieron sus mejores momentos, hasta ahora. Tres años después triunfó en los Panamericanos de Lima, con dos medallas de oro: la de los 400 metros planos y la de los 4 x 400 metros, corriendo junto a Jhon Solís, Diego Palomeque y Jhon Perlaza.

Ese mismo año vino su explosión en Doha y su acercamiento a las grandes ligas del atletismo. Un lugar reservado para los mejores y al que ingresa hoy, con una medalla de plata en los Juegos Olímpicos. 

Le puede interesar: Feria Internacional del Libro de Bogotá: esta es la agenda, los invitados y las novedades

Él mismo lo dijo: “son pocos los que llegan a la cima porque se desesperan o no tienen paciencia (…), por eso hay que tener los pies en la tierra, pero la mirada puesta en el objetivo. Yo nunca los voy a defraudar, yo vine a hacer historia en Colombia”.

Y aún le queda mucho por escribir. 

Foto: AFP

7 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio