Exmilitares colombianos capturados por asesinato del presidente de Haití: ¿qué se sabe hasta ahora?

Dos días después del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, nuevos detalles aparecen sobre el magnicidio en el que estarían involucrados 26 colombianos, varios de ellos militares retirados del Ejército. Poco a poco se van reconstruyendo los hechos, mientras varias preguntas siguen en el aire.

Puede leer: Colombianos detenidos por magnicidio de presidente de Haití son militares retirados

El asesinato

La madrugada del miércoles, hombres armados ingresaron a la residencia presidencial en Puerto Príncipe. El embajador de Haití en Washington, Bocchit Edmond, afirmó que los asesinos se hicieron pasar por agentes de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Esa madrugada, los hombres asesinaron a tiros a Moïse. Su esposa, Martine, quedó herida de gravedad. Ella fue trasladada de urgencia a un hospital local y luego evacuada a Miami para recibir tratamiento, y actualmente su condición es estable.

Los sospechosos del asesinato fueron capturados el jueves. Cuatro fueron abatidos, y ocho lograron escapar. Foto: Valerie Baeriswyl / AFP

El juez de paz Carl Henry Destin le dijo al medio local Le Nouvelliste que Moïse recibió 12 disparos y que saquearon su oficina y su habitación.

Moïse, un hombre de negocios de 53 años, fue elegido presidente en 2016 con el compromiso de impulsar la economía más pobre de América. Durante su gobierno, Moïse encontró una fuerte oposición del sector empresarial, y enfrentaba acusaciones de prolongar su mandato y sus poderes más de lo debido. En su periodo también se incrementó la inseguridad, con manifestaciones opositoras y el auge de los secuestros y cobro de rescates.

Los atacantes

El primer ministro Claude Joseph anunció, un día después del magnicidio, que el asesinato lo perpetraron “extranjeros que hablaban inglés y español“. El jefe de policía de Haití, Leon Charles, informó la tarde del jueves que las fuerzas de seguridad los enfrentaron en un tiroteo.

Puede leer: Magnicidio en Haití consuma 30 años de crisis política en el país más pobre del continente

Según las autoridades, el comando que asesinó al presidente de Haití lo conformaron 28 hombres, de los cuales 26 eran colombianos. Los otros dos eran estadounidenses de origen haitiano. 

La policía dio de baja a tres presuntos atacantes y detuvo a otros 17 sospechosos, mientras que ocho más siguen prófugos. Durante el procedimiento tres policías fueron tomados como rehenes, pero luego fueron liberados.

Cooperación internacional

Cuando se supo del asesinato de Moïse, El presidente dominicano, Luis Abinader, reforzó la presencia militar en su frontera con Haití y la cerró “inmediatamente“. La reacción habría evitado que los presuntos asesinos escaparan por la misma ruta de la que habrían llegado a Haití.

La policía de Haití en Puerto Príncipe logró capturar a 11 presuntos involucrados que irrumpieron en la embajada de Taiwán en ese país. (Foto: Valerie Baeriswyl / AFP

Taiwán informó este viernes que 11 presuntos miembros del comando que asesinó a Moïse irrumpieron en su embajada en Puerto Príncipe en un intento de huir. Gracias a la cooperación de la embajada, fueron finalmente detenidos por la policía. 

Joanne Ou, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, dijo que la embajada fue cerrada “por razones de seguridad”. Detallan que “la policía lanzó un operativo alrededor de las cuatro de la tarde y arrestó con éxito a 11 sospechosos. El proceso transcurrió sin problemas. La policía haitiana los trajo de regreso para interrogarlos“.

Los capturados

El primer ministro de Haití, Claude Joseph, mostró a algunos de los sospechosos el jueves ante los medios de comunicación, junto con pasaportes colombianos y armas incautadas.

Joseph le pidió al pueblo haitiano entregar a los demás involucrados. Y añadió, ante las posibilidades de un linchamiento: “Si los matan, no sabremos las motivaciones de estos individuos para asesinar al presidente Moïse y herir a su esposa”.

Puede leer: ¿A merced de los talibanes? Biden ya retiró al 90 por ciento de las tropas estadounidenses en Afganistán

Según el medio local Haiti Press Network, 8 colombianos lograron escapar, pero la población los busca activamente. En las primeras capturas, la comunidad ayudó a la policía a encontrar a los atacantes en menos de 48 horas.

Aún continúa la búsqueda de los autores intelectuales, y se desconocen los motivos del asesinato.

Exmiembros del ejército de Colombia, entre los capturados

Según altos mandos del ejército y la policía, al menos 17 exmilitares colombianos están presuntamente implicados en el magnicidio.

El general Jorge Luis Vargas, director de la policía de Colombia, fue el encargado de dar los detalles. Según Vargas, dos de ellos “perecieron” a manos de fuerzas haitianas y hay 15 colombianos más que “habrían pertenecido al Ejército Nacional” y que se desvincularon entre 2018 y 2020.

Las autoridades colombianas no revelaron información sobre el paso de los sospechosos por el Ejército ni las razones de su retiro. Se sabe que dos de los involucrados, Duberney Capador y Germán Alejandro Rivera, viajaron el 6 de mayo de Bogotá a Panamá y luego a Santo Domingo. Allí estuvieron cuatro días, antes de tomar un vuelo a Haití. Los demás colombianos llegaron a República Dominicana el 4 de junio y el 6 cruzaron a Puerto Príncipe.

Las autoridades dijeron tener también información de cuatro empresas implicadas en el crimen, sin dar más detalles.

Soldados profesionales

Entre los detenidos por el magnicidio está Manuel Antonio Grosso Guarín, de 40 años uno de los “militares mejor preparados del ejército colombiano“, de acuerdo con el diario El Tiempo.

Otro de los capturados es Francisco Eladio Uribe, quien según su esposa salió del ejército en 2019 tras 20 años de servicio como soldado profesional. El exescolta y conductor fue reclutado por una supuesta empresa de seguridad que le ofreció viajar a otros países como guardaespaldas de familias poderosas, aseguró Yuli, la mujer que se identificó como la pareja del exmilitar detenido en Haití.

En diálogo con W Radio, dijo que su esposo fue contactado por un hombre de apellido Capador, uno de los mercenarios muertos por las fuerzas haitianas tras el magnicidio. “Inicialmente la empresa les ofreció 2.700 dólares mensuales“, señaló.

Según su versión, Uribe la llamó el jueves por WhatsApp para decirle que él y sus compañeros “estaban resguardados porque los estaban buscando“. “Él no entendía muy bien lo que estaba pasando, fue una conversación muy vaga“, sostuvo.

En Colombia, el exmilitar está bajo investigación por la ejecución de un civil que fue presentado como caído en combate, enmarcado dentro de los casos de falsos positivos. El presidente Iván Duque anunció el envío de una misión de inteligencia a Haití para ayudar a esclarecer el magnicidio.

Elementos asociados al crimen

El Departamento de Estado de Estados Unidos indicó también estar ayudando en la investigación, sin confirmar la detención de ningún ciudadano estadounidense. 

Según el ministro de Defensa, Diego Molano, al menos seis de los capturados son exmilitares colombianos. Foto: STR / AFP

Durante el operativo en el que siete de los presuntos participantes en el magnicidio murieron, las fuerzas locales encontraron varios elementos asociados al crimen. El juez de paz Clément Noël señaló que los objetos se encontraron en un vehículo utilizado por los atacantes. Entre ellos están cinco armas de fuego, incluidas dos pistolas 9 milímetros; cartuchos de calibre 5,56 milímetros; el servidor de la cámara de vigilancia del presidente, que podría dar indicios sobre lo ocurrido; una chequera del BNC a nombre del presidente Moïse y su esposa; hachas y cortadores de alambre, además de comida y dinero.

La versión de los estadounidenses

Además de los colombianos, se encontraban dos estadounidenses que ya dieron su versión de los hechos. El juez Noël, citando las declaraciones de los norteamericanos detenidos James Solages y Joseph Vincent, señala que, según ellos, “eran traductores. La misión era arrestar al presidente Moïse y no matarlo”.

A Solages le preguntaron sobre quién organizó y financió la misión. Solages respondió que  “encontró el trabajo en internet“.

Puede leer: Entre Estados Unidos y China: la encrucijada de Macron, Merkel y la Unión Europea

También se supo que los integrantes del asesinato se encontraban hace tiempo en la isla La Española, que Haití comparte con República Dominicana. Varios se encontraban en la isla hace meses. Los colombianos estarían allí desde hace tres meses, y algunos habrían llegado el 6 de junio. Como reveló el medio El Tiempo, uno de los militares retirados colombianos, Manuel Antonio Grosso Guarín, se encontraba en República Dominicana los primeros días de junio, antes de pasar por tierra la frontera con Haití.

Preocupación internacional

El asesinato del presidente haitiano conmocionó a la comunidad internacional, que ha expresado preocupación por el futuro del país, asolado por la inestabilidad política, la pobreza y los desastres naturales. 

Por temor a nuevos disturbios, el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y los países europeos pidieron que se celebren elecciones legislativas y presidenciales el 26 de septiembre, tal como estaba programado. 

Mientras tanto, el primer ministro saliente Claude Joseph declaró el “estado de sitio” por 15 días, lo que le otorga mayores poderes como jefe del Ejecutivo. 

Pero apenas dos días antes de su asesinato, Moïse había nombrado a un nuevo primer ministro, Ariel Henry. Henry, que aún no había asumido sus funciones, afirma que él es el legítimo primer ministro. La mayoría de los líderes de la oposición han acusado a Joseph de hacerse con el poder de forma ilegal tras el asesinato. El hecho promete sumir al país en una nueva crisis política.

Puede leer: Así es el plan de vacunación puerta a puerta que comenzará en Estados Unidos

Además del cierre de la frontera con República Dominicana, el espacio aéreo haitiano se cerró para evitar que los atacantes huyeran del país.

En Puerto Príncipe, comercios, bancos y estaciones de servicio permanecen cerrados, mientras la población espera saber quién mató al presidente y por qué.

9 Comentarios

  1. Al gobierno haitiano una recomendación, no reciban ninguna ayuda del gobierno colombiano para esclarecer el crimen, con seguridad que lo tuercen todo….lo sabemos por experiencia, no lo hagan!

  2. Con nuevas informaciones, se empieza a aclara el hecho. Todo parece un crimen de estado. Y los militares llegaron a la escena del crimen engañados. En este asunto todavía falta mucha tela por cortar. Además a los exmilitares encargados de reclutar a los otros en Colombia. Los asesinaron en Haití, ellos sabían quién los había contratado por $2.700.000 dólares mensuales para cuidar empresarios y personal del gobierno. Así lo confirmo un miembro del Parlamento de Haití. Desde república Dominicana también se alertó que estos colombianos entraron con contrato de trabajo.

  3. OLGA LUCIA QUIMBAYO LUNA

    no entiendo…. si entraron y balacearon al presidente, en que momento lo torturaron.. si ese fue un complot para el asesinato fue muy mal elaborado como se dejaban capturar… eso tiene un transfondo mucho mucho mas oscuro… cuando se sabra lo que verdaderamente sucedio y el por que.. cuales son los motivos de fondo.

Deja un comentario

Diario Criterio