No solo es Atacama: estos lugares también se han convertido en basureros del mundo

Las prendas arremolinadas en Atacama, desierto de Chile, reavivaron la necesidad de abordar la problemática del tratamiento de los desechos. Tanto países ricos como del Tercer Mundo tienen grandes lugares que se han convertido en basureros.

La humanidad ya no sabe qué hacer con la gran cantidad de residuos que se generan en el día a día. En varios países las cifras de reciclaje son desalentadoras y la infraestructura para recolectar y procesar el material se hace cada vez más insuficiente. 

A inicios de este 2022, la investigación del periodista argentino Jason Mayne sobre el desierto chileno de Atacama, que se ha convertido en un basurero al que llegan 59.000 toneladas de prendas cada año, volvió a poner sobre la mesa la necesidad de reducir los desechos y darles un mejor destino. El consumismo está asfixiando al planeta.

No hay que ir muy lejos para ver cómo se amontonan los residuos. En Colombia, por ejemplo, la situación es compleja en Capurganá, paraíso turístico del Chocó. La semana pasada el líder comunitario Emigdio Pertuz dio cuenta de cómo el exceso de basuras tiene a este corregimiento de Acandí al borde de una tragedia ambiental. 

La situación con las basuras se ha hecho tan inmanejable que, incluso, ya algunas ciudades y municipios se preguntan qué van a hacer con ellas, pues varios rellenos sanitarios estarían llegando a su tope. Un ejemplo de ello es lo que sucede en Santander, específicamente con El Carrasco, el relleno sanitario de Bucaramanga y otros 15 municipios, que ha enfrentado varias emergencias sanitarias por el mal manejo de los residuos, los lixiviados y los gases. 

Así como en Chile y en Colombia, hay varias zonas alrededor del mundo en las que han empezado a acumularse los desperdicios. A pesar de que se han lanzado diferentes iniciativas para acabar con estas pilas de desechos, lo cierto es que han sido insuficientes. Estos lugares siguen recibiendo toneladas de basura. 

Puede leer: Las basuras tienen al borde de una tragedia ambiental a Capurganá

La gigantesca ‘isla’ de plástico del Pacífico

En una región oceánica, entre Hawái y California, hay una isla de basura que ya tiene tres veces el tamaño de Francia, pues se expande por 1,6 millones de kilómetros cuadrados. Los giros oceánicos, las corrientes marinas y los vientos han arrastrado hasta allí desechos como botellas plásticas, cintas, baldes, redes de pesca e incluso partes de inodoros. 

Según una investigación publicada por la revista Nature en 2018, gran parte de los desechos que allí se encuentran son plásticos (99,9 por ciento). Así mismo, el estudio descubrió que por lo menos 46 por ciento de ellos corresponden a redes de pesca y que más de tres cuartos de los plásticos son trozos de más de cinco centímetros.

Isla basura- Pacífico
Foto: AFP.

Recientemente, también se conoció que varias especies animales han colonizado esta zona. A partir de muestras recolectadas de más de 100 toneladas de plásticos, un equipo de científicos descubrió que entre los habitantes de la isla hay varias plantas, así como animales entre los que se encuentran cangrejos y anémonas. 

Esto ha preocupado a los científicos. No se conoce qué modificaciones podrían generar estas especies en el ecosistema y si podrían ayudar a transportar especies invasoras. 

Hay otras cuatro islas más como esta, pero de menor tamaño. 

Le puede interesar: Millones de vacunas contra el covid-19 terminarán en la basura por el acaparamiento de países ricos

Agbogbloshie, el vertedero de chatarra electrónica

En Ghana, África, hay un barrio que recibe y acumula toneladas de objetos electrónicos estropeados. Se trata de Agbogbloshie, al que llegan anualmente unos 5 millones de aparatos electrónicos usados, provenientes, en su mayoría, de China, Estados Unidos y Europa. 

Debido a la difícil situación económica de los ghaneses, esta acumulación de chatarra electrónica, que lleva ya más de 20 años, también se ha convertido en una fuente de ingresos para los más pobres, quienes rebuscan entre los desechos material valioso como aluminio o cobre. 

La extracción de estos materiales no se realiza en las mejores condiciones, por lo que el aire de la zona está sumamente contaminado, lo que ha afectado la salud de quienes hacen esta labor y residen en sus alrededores. 

Basureros. Chatarra en África
Otros países del Tercer Mundo también de han convertido en basureros de los países enriquecidos. Foto: AFP.

Lo último que se conoció sobre este vertedero es que el gobierno empezó su desmantelamiento el año pasado. Sin embargo, esto no ha hecho más que agravar la difícil situación económica y social en la que viven los pobladores de este barrio, pues muchas familias dependían precisamente de la recuperación de ciertos materiales. 

El caso de Agbogbloshie no es aislado. Ya es paisaje que los países pobres reciban la basura que generan los del Primer Mundo.

Recomendado: Cultivar y cuidar el medioambiente, la propuesta alternativa para el servicio militar obligatorio

El Everest, el basurero más alto del mundo

La montaña más alta del mundo se ha convertido, tristemente, en un vertedero de desechos debido al gran número de montañeros que la visitan. El año pasado, Elia Saikaly, alpinista y cineasta canadiense, denunció a través de sus redes sociales la cantidad disparatada de basura que empieza a acumularse.

Allí, entre la nieve, pueden encontrarse cilindros de oxígeno vacíos, empaques de comida abandonados y tiendas de campaña, entre otros objetos. 

“Querido Chomolungma (como también es llamado el Everest), (…), te pido perdón en nombre de los ‘montañeros’ por la pila de basura que está bajo mis pies. El lugar más sagrado de la Tierra es ahora un vertedero. Hay banderines de las expediciones comerciales tirados aquí arriba y acabo de ver a un escalador que dejó su lata vacía de una bebida energética aquí mismo”, escribió Saikaly en su cuenta de Instagram. 

Publicación Everest
Publicación Elia Saikaly.

La desierta isla Henderson, en el océano Pacífico

También conocida como Elizabeth, Henderson es una isla deshabitada, ubicada en el océano Pacífico. A pesar de no tener habitantes, esta zona, que debería ser un paraíso prístino, se ha convertido en un receptor de grandes cantidades de desechos.

A mediados de 2019, una expedición ecológica a cargo de la investigadora Jennifer Lavers encontró en la isla 18 toneladas de desechos plásticos. El análisis reveló que la mayor parte de esos desechos (68 por ciento) no es visible, ya que unos 4.500 trozos por metro cuadrado están enterrados a diez centímetros bajo la superficie.

Isla Henderson 2019 - Ian McGregor:AFP
Isla Henderson en 2019. Foto: Ian McGregor / AFP

Había botellas y latas, todo tipo de material de pesca y los residuos venían del país que usted quiera: de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Chile, Argentina, Ecuador…”, dijo Lovers a la agencia AFP.

Uno de los asuntos que más preocupó a la expedición es la presencia de plástico en el estómago de aves marinas y de ballenas muertas. Igualmente, los investigadores pudieron ser testigos de cómo otros animales, como los cangrejos, quedan atrapados en desechos como recipientes, por lo que terminan muriendo de hambre.

Isla basura. Ian McGregor:AFP.
Foto: Ian McGregor /AFP.
También le puede interesar: El oxígeno del mundo peligra por la contaminación de los océanos

4 Comentarios

  1. La venganza de la naturaleza contra el hombre sera privarlo de agua pura, y que se ahogue en su propio estiercol de consumismo. Pobres las generaciones futuras que recibiran esto como legado debido a la ambicion y codicia desmesurada de esta “disparatada civilizacion”

Deja un comentario

Diario Criterio