Lo que dejó la cumbre entre Joe Biden y Xi Jinping

Casi cuatro horas, pero pocos avances. En líneas generales, la videoconferencia entre Joe Biden y Xi Jinping estuvo marcada por el prudente tratamiento de algunos de los temas espinosos que crispan las relaciones entre Washington y Pekín.

Puede leer: La Nueva Ruta de la Seda: los planes de la China de Xi Jinping

Es la tercera vez que los dos mandatarios más poderosos del mundo conversan desde que Biden se posesionó el pasado 20 de enero. A diferencia del primer encuentro, esta vez no se esperaba una escalada de las tensiones. Simplemente, Biden y Xi se limitaron a contener daños. A Estados Unidos le preocupa el desarrollo militar y nuclear de Pekín, mientras que China espera que no haya intromisiones de Occidente en sus planes a futuro.

En todo caso, los presidentes tocaron varios temas sensibles en la agenda que comparten los dos gigantes de la geopolítica.

Taiwán: visiones distintas

Pekín reivindica la soberanía de la isla de 23 millones de habitantes, aunque no la controla. Por su parte, Washington apoya militarmente a Taiwán.

En las últimas semanas, China intensificó las incursiones aéreas en un amplio perímetro alrededor del territorio y amenaza con recurrir a la fuerza si se proclama oficialmente la independencia de la isla.

En octubre, Pekín envió alrededor de 150 aviones a sobrevolar el espacio aéreo taiwanés. Ante los movimientos de China, Biden no dudó en ofrecer apoyo militar a Taiwán en caso de ser atacada. Sin embargo, la Casa Blanca se retractó posteriormente de haber tomado una posición evidentemente bélica.

Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán, y Xi Jinping, presidente de China. Foto: AFP
Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán, y Xi Jinping, presidente de China. En los últimos meses han aumentado las tensiones entre Pekín y la isla. Foto: AFP

En el encuentro con Xi, Biden advirtió que Estados Unidos “se opone firmemente” a cualquier intento “unilateral de cambiar el ‘statu quo’ o de socavar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán“. Por su parte, Xi respondió que trabajar por la independencia de Taiwán es “jugar con fuego“. Advirtió que “si los separatistas de Taiwán nos provocan, nos obligan o incluso cruzan la línea roja, entonces tendremos que tomar medidas“.

Para Shi Yinhong, del centro de estudios estadounidenses de la Universidad del Pueblo en Pekín, China y Estados Unidos siguen “profundamente opuestos” sobre la cuestión de Taiwán. No obstante, Shi apunta que la cumbre “recordó a ambas partes la necesidad de evitar un conflicto armado“.

¿Habrá cooperación?

A pesar de las numerosas diferencias, Xi defiende que “China y Estados Unidos deben mejorar su comunicación y su cooperación“. Biden había subrayado anteriormente la importancia de las “salvaguardias” entre Pekín y Washington para evitar un “conflicto“, sea o no “intencional“. Además, el mandatario chino dijo que esperaba que Estados Unidos no se embarcara en una “nueva guerra fría“.

A pesar del relativo apaciguamiento entre las dos potencias desde la llegada de Biden a la Casa Blanca, Shi señala que “las tensiones no se han reducido significativamente” en comparación con la era Trump. Pero la noción de “competencia“, importante para el presidente estadounidense, permite evitar un “conflicto abierto“.

Los mandatarios también tocaron temas como la crisis en Afganistán, Corea del Norte o Irán. Además, estrecharon lazos en temas como la energía y el cambio climático.

Derechos humanos

Según la Casa Blanca, Biden expresó “su preocupación por las prácticas” del gobierno chino “en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, y por los derechos humanos en general“.

La Casa Blanca acusa a Pekín de cometer graves violaciones de los derechos humanos contra las minorías en las regiones autónomas en el oeste de la China. También denuncia el retroceso en las libertades que la isla de Hong Kong tenía garantizadas hasta 2049.

La libertad de prensa ha sufrido fuertes golpes desde la aprobación de la Ley de Seguridad de Hong Kong en agosto de 2020. Foto: Bertha Wang / AFP

Pekín no menciona explícitamente estos puntos en su informe. “Sobre la base del respeto mutuo, estamos dispuestos a entablar un diálogo sobre las cuestiones relacionadas con los derechos humanos“, indicó Xi Jinping. Pero añadió que “rechazamos que los derechos humanos sirvan de pretexto para la injerencia en los asuntos internos de otro país“.

Varias organizaciones de defensa de los derechos humanos acusan a Pekín de haber internado en Xinjiang (noroeste) al menos a un millón de musulmanes uigures en “campos de reeducación”, lo que China rechaza.

Además, varias organizaciones han llamado a realizar un boicot diplomático de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, que tendrán lugar del 4 al 20 de febrero de 2022. Este tema no fue mencionado por Biden ni Xi, según sus respectivos informes.

Comercio

Desde su llegada a la presidencia, Biden no modificó la guerra comercial iniciada en 2018 por Donald Trump. En consecuencia, Estados Unidos sigue practicando aranceles punitivos sobre numerosos productos chinos.

Grandes grupos estadounidenses pidieron a Washington que negocie con Pekín para levantar estos recargos que aumentan sus costes de producción. Biden “fue claro sobre la necesidad de proteger a los trabajadores estadounidenses contra las prácticas comerciales y económicas desleales” de China, según la Casa Blanca.

Puede leer: ¿Una amenaza? Por qué Estados Unidos le teme tanto a China

Desde hace tiempo, Washington se queja de las restricciones al mercado chino para las empresas extranjeras y de las subvenciones concedidas por Pekín a sus empresas públicas.

Xi Jinping dijo que estaba dispuesto a facilitar la llegada de empresarios estadounidenses, a pesar de las restricciones relacionadas con la pandemia. Pero ninguna tregua en la guerra comercial está a la vista y ningún contrato fue anunciado.

Según los comunicados oficiales, tampoco se habló de levantar las restricciones a los intercambios de estudiantes, investigadores o periodistas, ni de reabrir los dos consulados cerrados el año pasado en ambos países.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio