35 muertos en Birmania: qué se sabe de la masacre de civiles en Navidad

El sábado, tras la noche de Navidad, circularon en redes sociales fotos que mostraban dos camiones y un automóvil incendiados en una carretera en el municipio de Hpruso, en el estado oriental de Kayah, en Birmania. Los vehículos tenían cadáveres dentro.

La información posterior sobre el hallazgo señala que se encontraron al menos “35 cuerpos” en vehículos quemados en el noreste del país. La ONU califica la información de “creíble“.

Puede leer: Desmond Tutu, la “conciencia de Sudáfrica” durante la segregación racial del apartheid

El subsecretario general de Naciones Unidas, Martin Griffiths, dijo el domingo que estaba “horrorizado por los informes de un ataque a civiles” en Birmania el 24 de diciembre. La organización instó “a las autoridades a poner en marcha de inmediato una investigación seria y transparente“.

Birmania: qué se sabe del incidente

Según el observatorio Myanmar Witness, “35 personas, incluidos niños y mujeres, fueron quemadas y asesinadas por los militares el 24 de diciembre en el municipio de Hpruso“.

Un portavoz de la junta, Zaw Min Tun, admitió por su parte que el viernes estallaron enfrentamientos en la zona y que los soldados habían matado a varias personas, sin dar más detalles.

Desde el golpe de Estado en Birmania, 1.300 han sido asesinadas y otras 11.000 han sido detenidas. Foto: AFP
Desde el golpe de Estado en Birmania, 1.300 han sido asesinadas y otras 11.000 han sido detenidas. Foto: AFP

La ONG Save the Children anunció luego que dos miembros de su personal en Birmania murieron en los hechos. Los dos empleados regresaban a casa después de una misión humanitaria en la región, explicó Save the Children, que ha suspendido sus actividades en varias zonas de Birmania.

Los dos trabajadores habían estado “trabajando en una respuesta humanitaria en una comunidad cercana cuando se vieron atrapados en el ataque“, dijo la organización benéfica. “Los militares obligaron a la gente a bajar de sus coches, arrestaron a algunos, mataron a muchos y quemaron los cuerpos“, según la ONG.

Estamos impactados por la violencia contra civiles y nuestro personal, que son trabajadores humanitarios comprometidos, que ayudan a millones de niños necesitados en Birmania“, declaró su directora general, Inger Ashing.

Crisis en Birmania

Birmania se ha hundido en el caos desde el golpe de Estado de principios de febrero, que puso fin a una transición democrática de diez años.

En 10 meses, más de 1.300 civiles murieron, según la Asociación para la Asistencia a los Presos Políticos (AAPP), una ONG local. 11.000 personas han sido detenidas.

En respuesta, las milicias ciudadanas del PDF han surgido en el país y regularmente infligen reveses al poderoso ejército birmano.

Protestas en Birmania de ciudadanos tras el golpe de Estado del 1 de febrero de 2021. Foto: AFP
Protestas en Birmania de ciudadanos tras el golpe de Estado del 1 de febrero de 2021. Foto: AFP

Los esfuerzos diplomáticos de Naciones Unidas y de la Asociación de las Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN) para resolver la crisis apenas progresaron, de momento, ya que la junta hace caso omiso de sus peticiones.

Estados Unidos, “preocupados por la brutalidad del régimen militar“, pidió el martes a través del Secretario de Estado Antony Blinken, que se imponga un embargo a la venta de armas al país.

En octubre, el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, nombró a la socióloga de Singapur Noeleen Heyzer como enviada especial en Birmania, en sustitución de la diplomática suiza Christine Schraner Burgener.

Fallo contra Suu Kyi aplazado

Mientras tanto, una corte de la junta de Birmania aplazó la sentencia en el juicio contra la depuesta líder Aung San Suu Kyi por la importación y posesión ilegal de radiocomunicadores.

Suu Kyi, de 76 años, debía ser informada del veredicto de un proceso sobre la supuesta importación ilegal ilegal de “walkie-talkies“, el último en una serie de juicios que podrían desembocar en su encarcelamiento de por vida.

Pero el juez aplazó el veredicto hasta el 10 de enero. La premio Nobel de la Paz permanece detenida desde el golpe de Estado.

Semanas atrás, Suu Kyi fue condenada a cuatro años por incitación contra los militares y por incumplir las restricciones impuestas contra el covid-19, un fallo condenado por la comunidad internacional.

Puede leer: Redes sociales y protestas: cómo internet cambió los movimientos sociales para siempre

El jefe de la junta militar, Min Aung Hlaing, conmutó la pena a dos años y dijo que la cumpliría en arresto domiciliario en la capital, Naipyidó. Pero Suu Kyi se expone a tres años de prisión si es hallada culpable en el caso de los radiocomunicadores.

El caso se originó en las primeras horas del golpe, cuando soldados y policías allanaron su casa y supuestamente la encontraron en posesión del equipo contrabandeado.

Los periodistas no tienen acceso a las audiencias judiciales en Naipyidó y sus abogados tienen prohibido hablar con la prensa.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio