El dilema de los campesinos bloqueados por el paro

Miles de agricultores y campesinos han perdido sus cosechas debido a los bloqueos que impiden el transporte de los productos. Sin embargo, muchos respaldan las protestas y piden unión entre campesinos y transportadores para continuar con el paro.

“Me dan ganas de llorar cuando pienso en eso”, dice Segundo Juagibioy, un campesino de Sibundoy -Putumayo-, cuando habla de las pérdidas de los últimos días en medio de los bloqueos del paro nacional. Este agricultor, de lulo y frijol, asegura que tiene represados más de 10 mil kilos de producto y que no tiene cómo sacarlo de su finca. 

Juagibioy cuenta que el lulo era enviado a Cali y otros lugares del centro del país, pero que: “con este encierro no podemos sacar productos. Tenemos también fruta y frijol almacenado. No hay paso para Nariño, Huila, ni en San Miguel, en la frontera con Ecuador”.

Lea también: La historia de los migrantes africanos y haitianos atrapados en Pitalito por el paro 

Sin embargo, Segundo dice que no está en contra del paro, pues reconoce que lo que piden  los ciudadanos es necesario. “Sinceramente, estoy de acuerdo con la protesta, es justo debido a lo que se ha acumulado por años. Tenemos el derecho de decir ¡ya basta!, pero al mismo tiempo debemos ver qué garantías nos pueden dar las personas que lideran el paro y el Gobierno”

El dilema que comenta Segundo, entre apoyar las protestas y salvar sus productos, es el mismo que viven otros cientos de agricultores en el país. En los últimos días, las redes sociales se han inundado de videos que muestran a los campesinos botar o regalar sus productos para que no se pierdan; incluso, se han presentado conflictos entre cultivadores y transportadores. 

Janiro García, un pequeño productor de huevos en Chita -Boyacá-, es otro de los afectados. Él asegura que desde hace diez días tiene 1.800 cubetas de huevos represadas y que se le han muerto varias gallinas. “No hemos podido ni sacar ni llevar comida y ha bajado la producción del huevo. Tenía 3.000 aves, pero han muerto cerca de 400”, dice. 

Este agricultor le pide al Gobierno que se siente a negociar con los manifestantes para que no se sigan presentando pérdidas. “Son muchas las necesidades que tenemos y entiendo que las reformas nos quieren joder, pero en este momento los pequeños campesinos nos vemos muy afectados”, asegura García, quien también comenta que en el municipio cultivan Cebolla cabezona, breva, papa, haba, arverjas, entre otros productos. 

Recomendado: El paro no para: no hubo acuerdo entre las organizaciones y el Gobierno

Varios campesinos aseguran que se debe tener en cuenta que los productos se dañan en cuestión de días y que, además, muchos de ellos han pedido créditos para invertir en las cosechas de todo un año. “Nosotros cultivamos tomate y hemos perdido cerca de 200 kilos”, dice Katterin Alvear, una agricultora en el municipio de Albán, Nariño. 

Uno de los centros de esta problemática ha sido el departamento de Boyacá, donde los cultivadores de papa y productores de leche denuncian que las dificultades del paro se unen a una larga lista de deudas con el agro colombiano. En esta región, se producen cerca de 2 millones de litros de leche diarios, los cuales hoy en día se pierden hasta en un 50 por ciento, afectando directamente a los pequeños productores. 

El dilema de los campesinos bloqueados por el paro. Foto: Alcaldía de Tunja
El dilema de los campesinos bloqueados por el paro. Foto: Alcaldía de Tunja

El líder campesino Plinio Hernández asegura que en los últimos días los cultivadores de papa y productores de leche han perdido cerca de 42.000 millones de pesos. Sin embargo, aclara que: “le apuntamos a los corredores humanitarios, porque al fin y al cabo el paro no es de los camioneros, sino de todos los colombianos. Tenemos que organizarnos entre todos, camioneros y campesinos”. 

Hernández asegura que los problemas del campo son sistémicos y que desde hace años vienen pidiendo un pliego de peticiones que no ha sido revisado por el Gobierno. “Lo que reclamamos nosotros es que se tenga en cuenta al agro como cabeza principal de la economía del país. Apoyamos la protesta, porque son nuestros hijos los que marchan en la ciudad”, dice el líder. 

Por el momento, el Gobierno ha planteado algunas estrategia para mitigar los daños. Por ejemplo, el Ministerio de Agricultura creó la campaña Abastecimiento Seguro, con la cual muchos agricultores podrán vender sus productos a través de un mercado campesino virtual, sin necesidad de intermediarios y solo llenando un formulario. 

El contraste que presenta la situación de los campesinos es llamativo. Si bien muchos pierden sus inversiones y deben pagar deudas o empleados, aseguran estar comprometidos con el paro. Varios de ellos han sumado a la movilización peticiones como el fin de la fumigación con glifosato y una solución integral para los problemas del agro. 

Le puede interesar: “Los caleños están como en una olla a presión”

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio