Cueva de ladrones

Cuando el primer magistrado de una nación le dice a un ciudadano, en una llamada de dudosa interceptación, que le “voy a romper la cara, marica” y la conversación se revela al público, pasan varias cosas: la primera es que el bocón del insulto se victimiza por una supuesta “chuzada” a su teléfono (¡que de malas todos, no! El bocón solamente estaba siendo bocón, porque seguramente las órdenes que dicta con las cosas verdaderamente graves que hace, las da personalmente, como parece ser su modus operandi)

Lo segundo que pasa es que le queda claro al país que el bocón que los dirige es un “macho” de carriel terciado, y seguramente de machete al cinto, lo tercero que queda consignado es que en el palacio de gobierno de Colombia habita un montallantero (perdón a los montallanteros).  En esta misma cosecha tenemos a los mafiosos que entran al palacio de Nariño por la puerta trasera para charlar con su amigo que ensucia el solio de Bolívar.  

Puede leer de Mauricio Navas: Sin vergüenza

Ese es el estilo que impuso la cultura del bocón; el estilo grosero, el modo arriero, el tono barato y fétido de la cultura del mercachifle y del matón.  Y, ¡oh maravilla!, millones de electores compraron el estilo, lo aprendieron y lo reproducen ahora, en el día de día de lugares originalmente sagrados de una república. Dignos émulos del bocón que le rompe la cara a los maricas, los habitantes del capitolio nacional imitan con orgullo las acciones de su líder y, quizás para honrarlo, convierten el templo de la democracia en lo que Cristo, en aquel pasaje reconocido de la biblia llamó: “una cueva de ladrones”.

German Navas Talero en su reciente columna expone un inventario contundente de las acciones que los “sacerdotes del bocón” han consumado en la actual legislatura.

Lo que revela mi hermano mayor en su columna, escrita con su nieto Pablo, mi sobrino, es una triste alegoría al pasaje mentado de la Biblia referido en el título de la columna: el Congreso de Colombia es un templo que ahora, invadido por los mercaderes del poder y de la corrupción, ha perdido su halo sagrado para convertirse en guarida de mercaderes de la ética.

Jugaditas, micos, noticias falsas, insultos bajos y grotescos, agresiones clasistas y racistas son la composición molecular del aire que se respira en lo que debería ser el templo de la democracia. Y los votantes, de espalda a sí mismos, se preparan para una nueva ronda de elecciones en las que van a reincidir, porque los votantes colombianos, al menos la mitad más uno, votan con total ausencia de conciencia.

Recomendado: El absurdo de matar a un presidente, análisis de Diario Criterio

Apellidos como Macias y Char, o como Valencia, y como Lleras, y como Galán, y como Cabal y como Santos, y como Petro, y como Peñalosa, y como Ordoñez, y como Gaviria, y como Trujillo que aparecerán en los tarjetones impregnados de un narcótico compuesto por malicia, mentira, y desdén por los valores edificantes de la nación, además endulzados por el fanatismo, la ignorancia y la compra de votos. (a algunos no nos han logrado hacer olvidar la ñeñpolítica).

No es exacto concluir que el “el bocón del palacio de Nariño” haya sido el único causante de la putrefacción del pensamiento colombiano. El país ya estaba listo para cuando él llegó,  sus amigos Escobar Gaviria y Ochoa, con quienes compartía aguardientes en el Club Campestre, ya habían allanado el camino en la calle,  y en el capitolio entre López, y Lleras y Pastranas (padre de elección espuria e hijo de presidencia despreciable) y Gavirias y Samperes, ya habían hecho lo suyo para  abonar el terreno que traería como consecuencia la llegada del  “bocón” que cerró la jugada y convirtió a Colombia en Sodoma y Gomorra, gobernada desde su “cueva de ladrones”.

¿Qué nos queda entonces a los sobrevivientes que no robamos, que no matamos, que no traficamos, que no tenemos zonas francas, que no somos vendedores de buses para Transmilenio, que no obtenemos comisiones leoninas de los gremios, que no hacemos negociados con el estado; qué nos queda?  ¿Vamos a salir, como zombis, a votar el año entrante con la esperanza mortecina de que un Petro, o un Fajardo o un tal Gutiérrez (macabro), o un Uribe (más macabro), de una Cabal (no me preocupo), -no hay forma, hasta para ser malo se necesita cerebro, y de eso, por allá no hay,- vengan a enriquecer sus bolsillos durante otros cuatro años en los que nos vamos a “trabar” con la idea de que esto puede cambiar? 

Lea también: Carta a Don Álvaro

Colombia es un país de sobrevivientes, eso somos.  Los colombianos no conocemos la prosperidad. Han sido 200 años de angustia, de vivir para no morir; no hay ciencia, no hay historia, no hay filosofía, lo único que hay es afán de conseguir el pan de cada día porque los mercaderes del capitolio, desde hace muchos lustros, además de robarse la salud, la educación, la vivienda, la seguridad, también se roban los sueños y los propósitos. 

¿Hay una salida?  Tiene que haberla, y me atrevo a proponer que no sea una salida grupal, el grupo está enfermo, no solamente de Covid 19, también de corrupción, de ignorancia, de inconciencia, de angustia, de hambre y, como en la Historia sin fin de Michael Ende, está invadido por la nada. 

Unido a Yuval Noah Harari exclamo que la salida está en el individuo sin banderas, sin partidos, sin religiones, el individuo ético, solidario, compasivo y próspero. Como individuos, ya lo dijo Desiderata, tenemos derecho a existir, derecho a vivir porque la vida viene primero que la patria, la religión y los partidos, y la vida, ¡la vida! es lo que está en juego.

Le puede interesar: ‘FucksNews’, el noticiero menos informado pero con más ‘testosterona’ de Colombia

7 Comentarios

  1. Mauricio con las buena noches, realmente te consideraba más inteligente, pero tener esa opinión de Gustavo Petro, es absolutamente impresentable lo que pensás de él, Mauricio en qué país has vivido, definitivamente no le llegas ni a los tobillos, al Doctor Germán Navas.

  2. Ya empiezan a merodear en estos portales de buenos columnistas los foristas que quieren ser la estrella y opacar con opiniones destempladas los buenos e inteligentes escritos. Muy buena su cita de Harari: “la salida esta en el individuo sin banderas, sin partido, sin religiones, el individuo etico, solidario, compasivo y prospero”. Excelente columna

  3. ORLANDO MANTILLA TORRES

    Saludos para todos los que de alguna manera hemos vivido las ultimas 5 decadas ,viendo-como corre-la avancha-de un populacho-inerme por sacar del lodo de la maldita corrupcion-al pais del Sagrado Corazon., donde el imperante-desafio-silencioso donde a la vista de sus cuatro costados-ver que el solio de BOLIVAR-el mason-sincero con su causa-pero a su costado-de dolor -donde veia como los partido del ayer se empotraron para-levantar la alfrombra-que al abrir se olia a la pobrelumbre que hoy segui y seguira ., mostrando que el PODER, , En poder de los que saben -son de los que sabe hererdar -sin tapujos y de frente que ellos son los como es que el pupulacho debe arrodillare-asi hemanos-que los CAFRES- como decia el PRE ECHANDIA -EN sus anedotas-esculpio son improperios reales-.- EL PODER para que!!–como., si este alimenta-la avaricia-del conglomerado que habita el recinto CAPITOLINO-VEAMOS los que faltan-LOS dizque-la ralea de los CRISTOS-AGUILARES-ANDRADE-de la ESPRIELLA-LIZCANOS-y otros incrustados que ya tiene la lapida pegada-??? y siguien manteniendo el PODER -CON RESPETO un tal NAVAS TALERO-ROBLEDO- pero asi en la vida -no deja que alguno del populkacho tenga su oportunida- oh NO AMIGOS- TODos tenemos rabo de paja- ABRAZOS SE CUIDAN. que habrir LA BOCOTA- enferma -x q’ ser sinceros cuenta chao chao-jjjja

Deja un comentario

Diario Criterio