Asesinato de niña conmueve a Cartagena: piden cancelar fiestas novembrinas

La muerte de una niña de 10 años este jueves 3 de noviembre, en medio de un atentado de sicarios en Cartagena, en el cual resultó también asesinado su padre tras recogerla a ella y sus hermanos en el colegio, despertó la indignación de los cartageneros al punto de que exigen la cancelación de las tradicionales fiestas del 11 de Noviembre, que conmemoran la independencia de la ciudad.

Cartagena, ciudad turística por excelencia en Colombia, es noticia nacional de vez en vez por cuenta de estafas estrafalarias o robos a turistas, pero pocas veces se cuenta el trasfondo: según el informe de calidad de vida de la iniciativa Cartagena, cómo vamos, la ciudad presenta el “mayor nivel de pobreza entre la capitales de Colombia”, con 47,8 por ciento de cartageneros en esa condición para 2020, y cuadriplicó el número de personas en pobreza extrema (12,6 por ciento de la población), mientras que el índice de Gini marcó el nivel de desigualdad más alto en dos décadas.

La seguridad también es una gran preocupación. De acuerdo con Medicina Legal –según cita el organismo–, entre enero y julio de 2022 se registraron 205 casos de homicidios: al compararlo con el mismo periodo en 2021, es un incremento de 57 por ciento. Según indica el portal local Noticias Eso Va, tan solo en octubre pasado hubo 26 asesinatos ejecutados por sicarios.

Este nuevo caso ocasionó el fallecimiento de la niña Alejandra Llorente, víctima en el ataque a su papá, Jaime Llorente Arcia. El atentado ocurrió en el sector de La Providencia, justo cuando el comerciante llevaba en su vehículo a sus hijas, tras recogerlas en el colegio Biffi. Los transeúntes llevaron a Alejandra a la clínica Madre Bernarda, donde murió dos horas después, pese al esfuerzo de los médicos de urgencias.

Lea también: ¿Cuál es la trama del novelón Tcherassi-Janna que sacude a Barranquilla y se acerca a su final?

Un sicario a bordo de una moto esperó que el semáforo estuviera en verde para llegar hasta donde se encontraba el vehículo de Llorente Arcia y le disparó hasta acabar con su vida. La niña fue alcanzada por las balas y resultó herida de un disparo entre el pulmón y el corazón”, reportó el portal Eso Va.

El hecho parece haber rebosado la paciencia de los cartageneros, máxime cuando el alcalde de la ciudad, William Dau, expresó en público sus condolencias por la muerte de los dos miembros de la familia Llorente Arcia, pero dijo que se las expresaría personalmente cuando “pase un poquito más el duelo, la lloradera”, término que para algunos denota falta de empatía.

Lamento tanto el dolor por el que está pasando la familia de las personas asesinadas, y es precisamente respetando ese dolor que considero no es el momento para que el alcalde vaya allá. Basta con mirar las redes para ver cómo le están sacando provecho político, entonces para qué traerles más molestias, más preocupaciones a estas personas, dejemos que hagan su luto como debe ser”, declaró el alcalde a El Universal.

Todo esto ha llevado a que varias voces de cartageneros se levanten. “La ciudadanía cartagenera, a diferencia de sus autoridades, pareciera que reaccionó por fin”, señaló la revista digital Metro. Ello, al punto de que muchos han pedido que se cancelen los festejos tradicionales del 11 de noviembre, porque consideran que no hay nada que celebrar.

El alcalde Dau, adelantándose a la polémica, anunció que el festejo sigue en pie, porque otra cosa “sería demostrarle a los violentos que están ganando (sic)”, reportó Eso Va.

La polémica está servida: ¿La muerte de Alejandra servirá para que por fin la sociedad civil cartagenera reaccione ante lo que sucede en la ciudad o será una más en las estadísticas mientras todo sigue igual?

Siga con: La reforma a la salud: ¿Sin EPS y en manos de los hospitales públicos y el poder popular?

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio