El incierto futuro de Chile a puertas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales

Además de sus 20 años de diferencia, a los dos candidatos en la segunda vuelta de las elecciones en Chile los separan dos visiones antagónicas del Estado.

Gabriel Boric, de 35 años, con una carrera en Derecho en la Universidad de Chile, viene del extremo austral de Punta Arenas; es agnóstico y representa a la izquierda cercana al estallido social de 2019. José Antonio Kast, de 55, es abogado por la Universidad Católica, pertenece al movimiento católico Schönstatt y es el candidato de la ultraderecha.

Este domingo, más de 15 millones de chilenos están convocados a votar voluntariamente para escoger al sucesor del conservador Sebastián Piñera. En primera vuelta la participación fue de apenas 47 por ciento del electorado.

Puede leer: Elecciones en Chile, un nuevo pulso entre la izquierda y la derecha en América Latina

Las encuestas realizadas antes de la prohibición electoral de publicar sondeos que comenzó el 4 de diciembre sitúan a Boric como vencedor por un estrecho margen sobre Kast.

Los candidatos llegan a la segunda vuelta de este 17 de diciembre en medio de quejas contra el modelo económico y el hastío frente a los partidos políticos por parte de los jóvenes. Mientras tanto, adultos y ancianos reprochan no haber obtenido bienestar social y mejores oportunidades en los años de bonanza chilena (1995-2010).

Gabriel Boric. Foto: Martín Bernetti / AFP
Gabriel Boric. Foto: Martín Bernetti / AFP

Los comicios se vislumbran inciertos. Los menores de 29 años fueron una parte importante del 53 por ciento de votantes que se abstuvieron en la primera vuelta del 21 de noviembre, y junto con las mujeres, pueden inclinar la balanza hacia cualquier lado, ya que los indecisos navegan entre el desencanto general con los políticos y la rabia por un país desigual.

En el plebiscito constitucional de octubre de 2020, los jóvenes acudieron a las urnas y movieron la balanza hacia la redacción de una nueva Constitución. Pero en el resto de las elecciones que han seguido –de constituyentes, alcaldes o primarias presidenciales– desapareció su interés por votar.

El panorama electoral en Chile

La coalición de derecha apoya en pleno la candidatura de Kast, un ultraderechista contrario al aborto y al matrimonio igualitario, que planteaba en su programa temas como salirse del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y expulsar del país a la sede de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), junto con crear una coordinación internacional para perseguir a radicales de izquierda.

De cara a la segunda vuelta, moderó en algo su discurso. Dijo que no expulsaría a la Flacso pero que le quitaría sus beneficios tributarios. Dio marcha atrás a su idea de eliminar el Ministerio de la Mujer y abolir la ley de aborto en tres causales que rige en el país, pero mantuvo su idea de construir una zanja en la frontera norte para evitar la migración irregular.

Kast ganó la primera vuelta del 21 de noviembre con el 27,9 por ciento de los votos. Boric, de 35 años, la edad mínima para competir, obtuvo 25,8 por ciento.

José Antonio Kast. Foto: Martín Bernetti / AFP
José Antonio Kast. Foto: Martín Bernetti / AFP

La desigualdad social, el cambio climático, la inclusión de minorías y la igualdad de género son temas que movilizan a electores de Kast y Boric, aunque con visiones antagónicas.

En este contexto, Michelle Bachelet, expresidenta de Chile y alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, dijo desde Santiago que su voto en el balotaje de las elecciones presidenciales será para el izquierdista Boric.

La representante de la ONU indicó a través de un vídeo publicado por su fundación, Horizonte Ciudadano, que “no da lo mismo por qué candidato se vota y por eso yo voy a votar por Gabriel Boric, y quiero hacer un llamado a todos mis compatriotas a que asistan a votar“.

Boric había adelantado anoche en el último debate presidencial de cara a la segunda vuelta del domingo que había conversado con la exmandataria al llegar al país.

Elecciones en Chile: polos opuestos

En el plano económico, Kast y Boric representan proyectos antagónicos. Mientras Boric es liberal en lo social y defiende “un Estado del bienestar” estilo europeo en lo económico, Kast es seguidor del modelo económico neoliberal y tiene una visión ultraconservadora en materia social.

Puede leer: José Antonio Kast, el ultraderechista fanático de Augusto Pinochet que busca la presidencia en Chile

Kast propone una rebaja de impuestos a las grandes empresas y mantener el sistema privado de pensiones. Boric plantea una reforma tributaria que incluye mayores cargas a los súper ricos y a las rentas altas para recaudar 5 por ciento del PIB adicional, que se destinaría a ampliar la participación del Estado en la provisión de seguridad social.

El diputado izquierdista está a favor de un nuevo sistema de pensiones que reemplace al heredado de la dictadura de Augusto Pinochet, un tema central en la sociedad chilena y que ha sido uno de los reclamos principales de las manifestaciones sociales en los últimos años por las bajísimas jubilaciones que entregan.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio