Una obra vial en Bucaramanga, otra cana que le sale al clan Aguilar

El alcalde de Bucaramanga denunció irregularidades en un contrato para una obra vial en el norte de la ciudad por más de 100.000 millones de pesos, en el que la Gobernación de Santander y el clan Aguilar tendrían puestos sus intereses.

El proceso licitatorio para la construcción de la doble calzada La Virgen–La Cemento, en el norte de Bucaramanga, Santander, tiene enfrentados al alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, y al gobernador de Santander, Mauricio Aguilar.

La situación ya escaló al punto de que Cárdenas dijo abiertamente que no se puede permitir “que el Clan Aguilar siga pretendiendo quedarse con la plata de los santandereanos”.

Denuncio públicamente posibles irregularidades en contrato por más de $103 mil millones para la obra La Virgen-La Cemento del señor Aguilar desde Idesan (Instituto Financiero para el Desarrollo de Santander)”, aseguró.

La obra se ha visto truncada desde el inicio y ha sido por los posibles direccionamientos para otorgar el contrato, por lo que el alcalde ha insistido en que este tiene que ser un proceso transparente.

En entrevista con La W Radio, Cárdenas denunció que de las cinco personas que integraban el comité evaluador para otorgar la licitación, tres reconocieron no tener conocimiento de los requisitos y afirmaron que tampoco habían hecho la revisión dentro del proceso.

“El día de ayer (martes), en las horas de la noche, se establece un documento firmado después de un comité, donde el Invías establecía cómo se iba a avanzar. Se cambiaron completamente las condiciones, no se acataron las decisiones”, afirmó el alcalde en la emisora.

Le puede interesar: Los líos del clan Aguilar golpean la confianza en la Gobernación de Santander

El riesgo radica en que el proceso licitatorio se inició desde el año pasado y se sumaron 34 oferentes, de los que quedaron seleccionados cuatro. Y, sobre esos cuatro, el comité tenía que evaluar las competencias jurídicas, técnicas y financieras.

El Idesan más allá del clan Aguilar

Idesan, encargada de administrar los recursos para la obra, y otras más que se desarrollan en el departamento, es una entidad descentralizada de la Gobernación de Santander que quedó en la lupa luego de un carrusel de créditos denunciado por Vanguardia en octubre de 2019. De acuerdo con el diario local, durante los dos años anteriores, la entidad, presuntamente, otorgó “más de 12.000 millones de pesos en créditos, sin contar con garantías de respaldo”, y esa situación la tenía “ad portas de una crisis financiera por cuenta del aumento exponencial de la cartera sin posibilidad de cobro coactivo a los deudores”.

La denuncia de Vanguardia llevó a que la Fiscalía y la Contraloría empezaran a recolectar posible material probatorio sobre las presuntas irregularidades.

El concejal de Bucaramanga Carlos Parra le dijo a Diario Criterio que lo que ocurre con el instituto es que cada gobernación lo aprovecha como una tribuna para contratar, y en el caso de la administración anterior (la de Didier Tavera), se usó como una oficina de préstamos de dinero para los diputados.

Eso pasa porque tiene un régimen contractual especial que le permite alejarse de la Ley 80 (que dispone las reglas y principios que rigen los contratos de las entidades estatales) y con esas facilidades amarran los contratos”, explicó Parra.

Por esto, justamente, a principio del 2021, el director ejecutivo de Prosantander, Juan Pablo Remolina Pulido, habló en una entrevista de fortalecer el Idesan, refiriéndose a “reestructurar su gobierno corporativo, eliminar funciones y transferir activos que distraigan el cumplimiento de su misión, convertirse en una entidad vigilada por la Superfinanciera y abrir un debate incluyente sobre su reforma. Hay que blindar esta entidad y hacer que trascienda las administraciones de turno”.

Denuncia ante la Fiscalía

Sobre la posible irregularidad del contrato de La Virgen-La Cemento, Cárdenas entabló una denuncia penal ante la Fiscalía General de la Nación por delito de falsedad en documento público y contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Hasta el momento, ni el Idesan ni la gobernación se han pronunciado sobre los señalamientos del alcalde.

Vale destacar que la obra que está en licitación se da en desarrollo del convenio interadministrativo N°1113 de 2016, y en este participan la Alcaldía de Bucaramanga, Invías, la Agencia Nacional de Infraestructura y la Gobernación de Santander. Y para su contratación se tendrán recursos de la Nación y del recaudo de los peajes ubicados en los municipios de Lebrija y Rionegro, administrados por Idesan.

Para el concejal, es lamentable lo que ocurre con el proyecto de La Virgen-La Cemento porque todas las salidas de Bucaramanga “son un caos”: “La salida a la Costa (La Virgen-La Cemento), amarrada; la conectante C1-C2, desfinanciada. La salida hacia Bogotá ni siquiera tiene doble calzada; es un caos por todo lado”.

Específicamente sobre la obra la Virgen-La Cemento, agregó que son varias las ocasiones en las que se exponen las irregularidades: “Lo sorprendente es la reincidencia y esto va a terminar en que la gente del norte de Bucaramanga y quienes vienen de la costa no tengan una vía decente”.

También puede leer: De nuevo niegan libertad condicional al exgobernador Hugo Aguilar

Desde el inicio del proceso, la Gobernación ha manifestado abiertamente que trabajan para que sea un proceso transparente y para el aprovechamiento de los recursos.

Sin embargo, el ruido que se ha levantado sobre la familia Aguilar en los últimos meses lleva a los organismos de control y a la ciudadanía a tener una mayor vigilancia, y más en un contrato que supera los 100.000 millones de pesos.

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio