“No hay condiciones para unas elecciones transparentes”: el pulso entre Colombia y Daniel Ortega a meses de los comicios en Nicaragua

A tan solo meses de las elecciones presidenciales en Nicaragua, el panorama político parece cada vez más desolador. Durante la campaña electoral, el Gobierno de Daniel Ortega ha detenido a 32 opositores, muchos de ellos potenciales candidatos a los comicios. Mientras tanto, la comunidad internacional (alrededor de unos 50 países, entre ellos Colombia) ha denunciado la falta de garantías para que las elecciones sean transparentes en Nicaragua, así como ataques a la libertad de prensa. A pesar de los señalamientos, Ortega promete subir la apuesta.

Puede leer: Certificado sanitario en Francia: entre el rechazo popular y la lucha contra la variante delta

El lunes, el Gobierno nicaragüense llamó a consultas a sus embajadores en Colombia, Argentina, México y Costa Rica. Los gobiernos de estos países criticaron abiertamente la ola de detenciones a opositores y rivales de Ortega de cara a las elecciones del 7 de noviembre.

La propia vicepresidenta de Nicaragua y primera dama, Rosario Murillo, se encargó de anunciar el llamado. “El Gobierno ha llamado a consultas a embajadores ante Argentina, Orlando Gómez; Colombia, Yara Pérez; México, Juan Carlos Gutiérrez, y Costa Rica, Duilio Hernández, en reciprocidad a llamados similares de los gobiernos mencionados”.

31 opositores y precandidatos han sido detenidos a tres meses de las elecciones en Nicaragua. Foto: AFP
32 opositores y precandidatos han sido detenidos durante la campaña para las elecciones de noviembre en Nicaragua. Foto: AFP

En julio, en plena ola de arrestos de opositores de Ortega en Nicaragua, Colombia congeló el nombramiento de su próximo representante en ese país. Costa Rica hizo lo mismo; y en junio, Argentina y México retiraron a sus embajadores de Managua.

En una entrevista con La W, el embajador de Colombia en Nicaragua, Alfredo Rangel, señaló que no se tiene previsto el retiro del cuerpo diplomático de Managua. Señaló que “esa no es una opción que se haya examinado, no está sobre la mesa. Esperamos mantener unas relaciones diplomáticas normales con el Gobierno de Nicaragua, y seguir expresándole nuestra preocupación por ese tipo de actuaciones sistemáticas en contra de la oposición y de las garantías democráticas para el pueblo nicaragüense”. Además, sobre las futuras elecciones, Rangel sentenció que “no hay condiciones para que ese proceso sea abierto, transparente y democrático”.

El entramado de Ortega

Ortega, un exguerrillero de 75 años, gobierna desde 2007 tras dos reelecciones sucesivas. Para ello debió modificar las leyes que le impedían perpetuarse en el puesto. La semana pasada confirmó que se presentará en los próximos comicios, algo que ya se daba por sentado. A la cabeza del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN), el presidente aspira a mantenerse en el poder por cinco años más. A su lado está Murillo, de 70 años, quien lo acompaña en la vicepresidencia desde 2017.

Murillo justificó el llamado a consulta a sus diplomáticos. Criticó “los constantes e inmerecidos señalamientos, irrespetuosos, injerencistas, intromisores e intervencionistas en nuestros asuntos internos, de parte de las máximas autoridades de cada uno de estos países” en temas que conciernen al pueblo y al gobierno de Nicaragua. Nicaragua expresó su rechazo “categórico” a lo que calificó de “imitación caricaturesca” de quienes “se han arrogado funciones que nadie les ha otorgado”.

Rosario Murillo, vicepresidenta y primera dama de Nicaragua. Foto: Inti Ocon / AFP

Al menos 32 líderes opositores han sido detenidos desde junio. El último arrestado, el pasado 9 de agosto, fue el exdiplomático Mauricio Díaz. Se los acusa, en su mayoría, de “traición” a la patria, bajo leyes aprobadas por el Congreso dominado por el oficialismo.

Una de las últimas medidas del sandinismo fue la inhabilitación del principal bloque de oposición, liderado por el partido Ciudadanos por la Libertad (CXL derecha), que sí había conseguido inscribir candidato para enfrentar a Ortega.

Rechazo internacional

En consecuencia, esta acción provocó nuevas reacciones y condenas internacionales en torno a la credibilidad de los comicios. Por ejemplo, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell en un comunicado consideró que “Ortega quiere ganar las elecciones sin competencia”.

Puede leer: Tras acusaciones de acoso sexual, Andrew Cuomo renuncia como gobernador de Nueva York

La Unión Europea (UE) ha sancionado con restricciones migratorias y financieras a Murillo, a su hijo Juan Carlos y a otros seis funcionarios del gobierno por su responsabilidad en las “graves violaciones de los derechos humanos” en Nicaragua.

La medida se suma a otras tomadas por Estados Unidos y Canadá contra funcionarios del gobierno de Ortega, en protesta por la represión que mantiene contra sus opositores desde el estallido de las manifestaciones antigubernamentales de 2018.

*Con información de AFP

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio