El último suspiro del Congreso: retos y claves de la última legislatura

Con la aprobación por el suelo, en medio de protestas y con el reto de recomponer su camino, este 20 de julio el Congreso de la República inició su última legislatura.

Luego de un receso de 30 días, senadores y representantes a la Cámara regresan al Capitolio para concluir una labor legislativa llena de cuestionamientos. Ante las críticas de una agenda desconectada de la realidad del país, los parlamentarios tienen la última oportunidad de reivindicar su labor y dejar algún legado.

Sin embargo, este propósito no parece algo fácil, ya que una buena parte de los congresistas tiene su mirada puesta en la campaña del próximo año. Para algunos analistas, tanto el Ejecutivo como el Legislativo ya tuvieron la oportunidad de hacerse sentir y la dejaron pasar.

“El gobierno tuvo su momento con la reforma tributaria, pero el presidente estaba tan preocupado al ver que no iba a pasar a la historia como un mandatario que dejó algo importante, que no calculó el momento y todo se le desbarató en las manos”, le dijo a Diario Criterio el sociólogo Eduardo Pizarro. 

Lea también: Fuego amigo: las peleas internas de partidos y coaliciones de cara a 2022

Según la última encuesta de Invamer Poll, el Congreso tuvo una desaprobación del 87 por ciento, la más alta en la historia. En la pasada legislatura, la caída de varios proyectos desgastó la confianza en esta institución. Iniciativas como la especialidad agraria, la ratificación del Acuerdo de Escazú y la matrícula cero terminaron hundidos.

El momento definitivo de esta legislatura estará en los próximos cinco meses, ya que en diciembre habrá una nueva pausa hasta el mes de marzo, momento para el cual todo el país estará volcado a la campaña presidencial y parlamentaria. Con este panorama, gobierno, oposición y sindicatos preparan sus estrategias.

La baraja del Gobierno

No cabe duda de que el principal proyecto de este periodo legislativo será la reforma tributaria, bautizada por el gobierno como Ley de Inversión Social. Tras el fracaso del proyecto de Alberto Carrasquilla, esta nueva iniciativa, liderada por el ministro José Manuel Restrepo, cuenta con un buen ambiente en la Cámara y el Senado.

El ministro ha dicho que la reforma llega con mensaje de urgencia, por lo que espera sea discutida y aprobada entre julio y agosto. La idea del gobierno es recaudar 15,2 billones de pesos, provenientes de las empresas, el sector financiero, el control a los evasores y la austeridad en el gasto.

El proyecto ya recibió respaldo de figuras como la alcaldesa Claudia López o el presidente de la ANDI, Bruce Mac Master. Aunque aún no se conoce todo el articulado de la propuesta, desde ya varios congresistas proponen algunos cambios.

La representante por Bogotá Juanita Goebertus, de la Alianza Verde, plantea que se deben eliminar las exenciones, crear un impuesto permanente a los patrimonios, eliminar los tres días sin IVA, implementar los llamados impuestos verdes y establecer tarifas de renta progresiva a las grandes empresas.

No se pierda: Reforma tributaria 2.0: mucho anuncio y  Power Point, pero aún falta claridad

Organizaciones como Fedesarrollo también han pedido algunos cambios, como reducir del 35 al 33 por ciento la tarifa de renta a los empresarios y aumentar la tributación de ciudadanos con ingresos superiores a los 20 millones de pesos mensuales.

Otras voces en el congreso se muestran más críticas, como es el caso de Iván Cepeda, quien aseguró: “El gobierno se alista a presentar una nueva reforma tributaria. Aún no se conoce su contenido, pero se repite la historia: en forma arrogante y autoritaria no consulta a la ciudadanía, sus organizaciones y movimientos”.

Además de la tributaria, el gobierno completa sus cartas con la polémica ley antivandalismo, la reforma a la Policía y el presupuesto para 2022.

Invito a todos los miembros del Congreso a que trabajemos en la próxima legislatura para que tengamos en Colombia una ley moderna antivandalismo y antidisturbios, para que no pretendan quienes promueven esas prácticas pasar impunemente por soslayar los derechos de los colombianos”, dijo el presidente sobre la primer propuesta.

Recomendado: Ley antidisturbios, una propuesta innecesaria e inconveniente

Algunos sectores de la oposición y organizaciones sociales aseguran que se trata de un golpe a la movilización social. Argumentan que lo que el país necesita es ampliar la participación y extender el diálogo a todos los sectores inconformes.

Condicionar la protesta social o calificarla va en contra del derecho como tal. En ese sentido, sería inconstitucional. El decreto sólo puede reglamentar y su alcance es específico frente a lo operativo”, dijo la abogada Mireya Camacho, consultada por Diario Criterio.

En cuanto a la reforma a la Policía, ésta ya empezó a andar, con algunas demostraciones como el cambio de uniformes, algo que para muchos no soluciona los problemas de base y por lo que también se verán otras iniciativas que busquen modificar la institución.

Así serán los nuevos uniformes de la Policía de Colombia
Así serán los nuevos uniformes de la Policía

La respuesta del Congreso a la crisis social

Para el Gobierno la reforma tributaria es la fórmula para atender las demandas sociales. Varios de sus representantes han asegurado que sin su aprobación se perderían proyectos como el de ingreso solidario, apoyo al empleo y matrícula cero en las universidades públicas.

Sin embargo, para otros esto no es suficiente y el gobierno nuevamente deja de lado las demandas más importantes de la sociedad. Los primeros en alzar la voz fueron los integrantes del Comité Nacional del Paro. Esta organización anunció que el 20 de julio presentará 10 proyectos.

Se trata de un paquete que contempla las peticiones que no prosperaron en los diálogos con el Gobierno. Intervención del Estado en materia de salud, gratuidad de la educación, renta básica, apoyo a la nómina de las pequeñas y medianas empresas y apoyo a la producción agrícola son las principales propuestas.

Puede leer: Violencia de género se usó como mecanismo de represión en el paro nacional, advierte la CIDH

La lista la complementan una política de juventud, la reglamentación de la protesta social con base en las recomendaciones de la CIDH, la reforma de la Policía, el proyecto que busca prevenir las violencias basadas en género y, por último, la derogación de los pisos de protección social.

Estas propuestas cuentan con el apoyo de algunos congresistas de oposición, pero chocarán de frente con la coalición de gobierno y con varios proyectos que buscan lo mismo, pero por otras vías. Al parlamento también llegarán propuestas como el desmonte del Esmad, la reforma a la Justicia Penal Militar y al sistema de ascensos.

Asimismo, se espera que vuelvan proyectos que reformen el funcionamiento del Congreso, como la reducción a las vacaciones legislativas, el salario y el límite de tres periodos en corporaciones públicas.

Le puede interesar: Especialidad agraria: una muerte anunciada que entierra aún más la paz

En temas de paz, uno de los reclamos más comunes en las protestas, se espera que lleguen proyectos como el servicio social en municipios PDET y la ley de salud rural. La especialidad agraria, la única propuesta de este tipo que cursó en la pasada legislatura, se hundió y tiene pocas probabilidades de ser rescatada.

¿Duque abandonado?

Durante las pasadas legislaturas el presidente Iván Duque ha vivido una relación de altibajos con el Congreso. El peor momento que vivió fue el de la pasada reforma tributaria, cuando las bancadas de Cambio Radical, La U y el Partido Liberal le dieron la espalda.

Sin embargo, es claro que Duque ha contado con apoyo en temas trascendentales. El Legislativo nombró a sus favoritos en entidades como la Fiscalía, Procuraduría, Contraloría y Defensoría del Pueblo. Asimismo, apoyó la reforma a la justicia, el Código Disciplinario y la cadena perpetua a violadores de niños.

Para esta ocasión, las cosas pueden cambiar un poco. Ningún senador o representante estará dispuesto a apoyar iniciativas impopulares, pues pondría en riesgo su capital político para reelegirse en 2022. Para fortuna de todos, la propuesta más polémica, la de reforma tributaria, no ha generado tanto impacto negativo en la sociedad.

Aunque es difícil que el Centro Democrático le quite el apoyo al gobierno, es necesario analizar el estado actual en las bases de este partido. Muchos uribistas se alejan del presidente al considerarlo ´blando’ y buscan impulsar candidaturas como la de María Fernanda Cabal, quien al parecer quiere competir codo a codo con Oscar Iván Zuluaga.

Recomendado: El varillazo en la llamada de Biden que Duque no contó

A todo esto, se debe agregar la entrada en vigencia de la Ley de Garantías Electorales, la cual limita la contratación cuatro meses antes de elecciones. Para muchos, esta falta de ‘mermelada’ puede modificar las relaciones en el último año de Duque. Ante esto, el propio presidente ha propuesto una reforma a la ley, argumentando que dicha norma frena el desarrollo y la inversión en las regiones.

A pesar de lo anterior, parece que el presidente, a excepción de la reforma tributaria, no llega con proyectos de envergadura que necesiten grandes consensos en el parlamento. Además, cabe resaltar que tiene a su favor los presidentes de cada cámara.

Congreso: estos son los nuevos presidentes de Cámara y Senado
Juan Diego Gómez y Jennifer Arias, nuevos presidentes de Senado y Cámara, respectivamente

En el caso de la Cámara de Representantes, la figura de Jennifer Arias, a pesar de ser tan cuestionada, parece estar alineada con el Ejecutivo, tanto así que en la oposición aseguran que la mesa directiva puede convertirse en un apéndice de la Casa de Nariño. Por los lados del Senado, el conservador Juan Diego Gómez, quien estaría en carrera para la gobernación de Antioquia, promete estar en sintonía con el Gobierno.

La mesa está servida para que este martes todos los partidos destapen sus cartas. De esta manera quedará claro quiénes están comprometidos con la legislatura y quienes irán a recorrer el país y los medios de comunicación para hacer campaña.

Para los ciudadanos, el Congreso sigue siendo un órgano desdibujado y con una gestión decepcionante. El gran reto será que los legisladores se concentren en temas necesarios, como la pandemia, la crisis económica y la indignación que se vive en las calles.

Le puede interesar: Cuestionan a Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara, por escándalo de los narcopilotos

4 Comentarios

  1. Las mafias traquetas, la ñeñepolitica enquistadas en el gobierno, en el senado, en los entes de control, todo se “normaliza”, gente de bien disparando junto a la policia a la ciudadania, Cabal y el CD entronizando las armas para que nos matemos, paramilitarismo de exportacion y toda una serie de actuaciones propias de las mafias, el bajo mundo vistos como cosas normales. Esta es la verdadera Colombia de la economia naranja, del emprendimiento empresarial. Clanes familiares, carteles de empresarios y politicos, todo visto como “emprendimiento duro y puro”. Todo un modelo a seguir segun dan a entender los medios de comunicacion que alcahuetean y ventilan con desparpajo estas noticias como novedades de la clase dirigente.

Deja un comentario

Diario Criterio