Continúa la pelea por la reapertura de las ciudades

Desde este martes, en Bogotá no habrá toque de queda, ley seca, ni restricciones de horario para la mayoría de los sectores de la economía. Entre tanto, trabajadores de la salud y epidemiólogos rechazan la medida y aseguran que no es momento de bajar la guardia.

Más de 130 organizaciones científicas y del sector salud en general solicitaron al Gobierno derogar el decreto 777, el cual establece las condiciones para la reactivación económica gradual de todo el país. En la declaración, señalan las advertencias y recomendaciones frente al agresivo tercer pico de coronavirus.

“La reapertura prevista va a implicar que la población no pueda contar con la atención en salud requerida, lo cual es totalmente previsible en las condiciones actuales, y se deben evitar las muertes que resultan inminentes ante la implementación de la mencionada resolución”, manifestaron las organizaciones.

La Asociación Colombiana de Sociedades Científicas insiste en que la pandemia está en su peor momento y que los sistemas de salud están colapsados. Esta institución asegura que es imperativo retomar el autocuidado con responsabilidad social, de manera individual y colectiva.

En efecto, las cifras de Bogotá están en máximos históricos. Tan solo el pasado viernes se registraron 11.398 contagios y 152 muertes. Las unidades de cuidado intensivo (UCI) están al 96,2 por ciento y solo hay 127 camas disponibles. Además, las UCI para pacientes con covid-19 están al 98 por ciento. Según ha explicado el Ministerio de Salud, en Bogotá esta situación se podría extender durante todo junio,

Ante las críticas, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, asegura que la reactivación se realizará con los protocolos necesarios y culpa al Gobierno y al Comité Nacional del Paro por sus demoras en las negociaciones.

Recomendado: Reapertura económica en Bogotá: ¿irresponsabilidad o necesidad?

“Al menos durante dos semanas más seguiremos viendo las consecuencias de 40 días de aglomeraciones sin bioseguridad que generaron súper dispersión de COVID19. Reiteramos el llamado al Gobierno Nacional y al Comité del Paro para que concerten y solucionen en vez de dejar empeorar todo”, dijo la mandataria.

Por ahora, los únicos sectores que no volverán a la normalidad son el fútbol, las discotecas y los conciertos, que se mantendrán con las restricciones hasta que la capital regrese a niveles de alerta amarilla. Este tipo de actividades regresarán mediante pilotos de reapertura.

Mientras la alcaldía mantiene su postura y promociona la reactivación a través de redes sociales, médicos y epidemiólogos sostienen que no es el momento para llevar a cabo estas iniciativas. El epidemiólogo Jaime Ordóñez asegura que esta medida no se debería aplicar ahora ni cuando las UCI bajen al 85 por ciento de ocupación.

“En el imaginario de las personas, incluidas las que toman las decisiones, se cree que lo más importante son las UCI, como si estas nos fueran a salvar. Quienes entran a las UCI solo tienen un 30 o 40 por ciento de posibilidades de seguir vivos”, dice Ordóñez.

El especialista agrega que “para reabrir la economía hay que tener en cuenta el número de casos nuevos por semana, el cual debe ser inferior a 50 casos nuevos por cada 100.000 habitantes. En el país es como tener más o menos 3.550 casos nuevos diarios”.

Puede leer: Si Colombia tuvo un mayo negro con el coronavirus, junio pinta peor

La viróloga María Fernanda Gutiérrez le dijo a Diario Criterio que la reactivación es necesaria, pero que se debe hacer pensando primero en la salud: “Necesitamos seguir cumpliendo las normas de bioseguridad y vacunarnos cuando sea posible, porque esa es la única alternativa para que el virus desaparezca y pierda sus posibilidades de mutar”, dice la experta.

Asimismo, el epidemiólogo Carlos Trillos afirmó: “La reapertura de la economía en Bogotá hace parte del manejo equilibrado entre lo sanitario, lo social y lo económico. Esta debe establecerse con un criterio técnico integral que debe tener en cuenta que, si bien estamos en un momento de alta circulación viral, los temas sociales y económicos han hecho que muchas personas aumenten su exposición”.

Medellín, otra ciudad que reabre sectores este lunes, también pasa por una situación crítica, con las UCI al 97 por ciento. En todo el Valle de Aburrá la ocupación de las UCI está en 96,67 por ciento.

Gremios y asociaciones científicas enfrentadas

Son varias las organizaciones médicas que manifestaron su preocupación ante la medida, como la Federación Médica Colombiana, la Federación de Sindicatos Médicos, Colegio Médico de Bogotá y la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas.

“Estas son acciones insuficientes e inadecuadas para el momento epidemiológico que estamos viviendo, no se puede descuidar ni dejar de lado la responsabilidad de las autoridades de cuidar la vida y la salud pública de los ciudadanos”, dijo Herman Bayona, presidente del Colegio Médico de Bogotá.

Sin embargo, los gremios económicos piensan diferente y celebran la decisión tomada en el Palacio Liévano. Guillermo Enrique Gómez, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de la Industria Gastronómica (Acodres), dice que la medida ayudará a recuperar miles de empleos en ese sector, pues solamente en Bogotá han cerrado 17.797 restaurantes.

Según Gómez, el 92 por ciento de los establecimientos gastronómicos son medianas y pequeñas empresas. “Estamos proyectando pérdidas por 215.000 millones de pesos y 45.000 empleos en riesgo”, concluyó.

Le puede interesar: Colombia ya tiene en la mira la inmunidad de rebaño contra el coronavirus

En conversación con Diario Criterio, Adriana Plata, directora ejecutiva de Asobares, dijo que “poder abrir hasta la una de la mañana es un gran avance y una noticia que nos da esperanza. Si bien no es el panorama ideal de normalidad, esto nos permite volver a llamar a los equipos de trabajo y rescatar muchas empresas que estaban en el límite de no volver abrir”.

En el sector de bares y gastrobares de Bogotá, cerca de 8.500 establecimientos han cancelado definitivamente sus registros mercantiles, lo que representa cerca de 100.000 empleos perdidos.

Por ahora, la alcaldía defiende su postura argumentando que la vacunación avanza a buen ritmo. Sin embargo, el Ministerio del Interior, mediante el decreto 580 de 2021, no autorizó la apertura de discotecas y lugares de baile, debido a la alta ocupación de camas UCI, y aunque sí dio vía libre para bares y gastrobares, aclaró que se pueden tomar medidas para restringir su funcionamiento.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio