Convención, Norte de Santander, en vilo por un deslizamiento de hace tres meses

Un deslizamiento ocurrido a mediados de julio destruyó siete viviendas en Convención y tiene al alcalde gestionando recursos para una obra que ronda los 10.000 millones de pesos. Además, una vía que los conecta con El Tarra, Tibú y Teorama está en riesgo.

Desde julio, el alcalde de Convención, Norte de Santander, Dimar Barbosa Riobó, ha tenido que correr hasta Cúcuta y Bogotá, por un deslizamiento que se llevó siete casas y dos locales comerciales, para implorar por ayuda.

Barbosa Riobó quiere que el pueblo no viva una tragedia como la de Gramalote, también nortesantandereano, que fue tragado por la tierra. El asunto se le volvió un dolor de cabeza, pues construir un muro de contención en el lugar donde se presentó el deslizamiento valdría más de 10.000 millones de pesos, una suma que supera con creces el presupuesto municipal.

También puede leer: La Mojana, una crisis anunciada y un panorama incierto

Según le dijo a Diario Criterio el alcalde de Convención, los estudios y diseños de la obra que se realizarían los deben entregar, por tarde, el 15 de noviembre. De ahí, su equipo debe formular el proyecto para presentar ante la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), y empezar a buscar los recursos. “Por lo que me han dicho la obra costaría más de 10.000 millones de pesos”, dijo el mandatario.

El deslizamiento puso en riesgo a 20 familias. Siete de ellas perdieron sus viviendas y en este momento la vía nacional que conecta con los municipios de El Tarra, Teorama y Tibú, no puede ser transitada por camiones (solo vehículos pequeños pueden pasar) para evitar que se siga cayendo la tierra.

Una obra que supera el presupuesto municipal

Dimar Barbosa dice que Convención es la puerta de entrada al Catatumbo –la región nortesantandereana que agrupa 11 municipios– y esta emergencia los golpeó económicamente. Parte de la economía del municipio se mueve con los transportadores que pasan y que se aprovisionan antes de seguir el recorrido, “esta emergencia nos golpeó duro”, dice el alcalde.

El presupuesto anual es de 19.900 millones de pesos, de los cuales el 64 por ciento corresponden al fondo local de salud. Lo que dejaría un poco más de 7.000 millones de pesos que se invierten en programas educativos, de desarrollo, servicios públicos, pagos de salario. Para libre inversión quedarían disponibles unos 1.600 millones de pesos.

Por esto, el alcalde anda apurado tratando de conseguir recursos con el Gobierno nacional, para adelantar una obra que evite que el barrio La Primavera, en la parte alta del municipio, termine desmoronándose.

Convención y el deslizamiento
Diez mil metros cúbicos de tierra fueron retirados del deslizamiento en Convención. Los dos barrios en riesgo son La primavera (arriba), y Cataluña parte alta (abajo). Foto: Fernando Jaramillo-Prensa municipio de Convención.

Convención es un municipio de 20.000 habitantes y la semana pasada cumplió 192 años de historia. Esta no es la primera vez que vive una situación como esta, pues hace 20 años en el barrio El Cristo una avalancha se llevó 20 viviendas.

En esta ocasión el número es menor. Pero hay situaciones como la Laudit Sofía Duarte Coronel, quien es profesora desde hace 26 años en El Tarra, pero tiene –tenía– su casa en Convención de donde es oriunda.

Hace cuatro años invirtió los ahorros de su vida para remodelar la vivienda y por el deslizamiento lo perdió todo.

Muro de gaviones para reducir el riesgo

El deslizamiento ocurrió por una excavación que se empezó a hacer en la parte baja, al lado del barrio Cataluña parte alta. El terreno cedió lo que generó grietas en algunas viviendas hasta que la tierra se vino y también puso en riesgo algunas viviendas y locales en la parte baja.

Aunque algunas familias afectadas decidieron demandar a la administración municipal, Barbosa Riobó está concentrado en buscar la manera de mitigar el riesgo. Luego se encargarán del proceso que emane de los reclamos de los convencionistas.

Le puede interesar: La Niña aún no llega a Colombia, pero las lluvias ya hacen estragos

Mientras se presentan los diseños y estudios pendientes, la administración municipal de la mano con la UNGRD levantaron un muro de gaviones –una suerte de cajones hechos con alambre y llenas con piedras– en la parte de abajo, para evitar que la tierra siga cediendo, según explica el alcalde “esto no elimina el riesgo, pero sí lo disminuye, porque donde la tierra siga cayendo, que Dios nos ampare”.

Por ahora, tanto el mandatario como los convencionistas esperan que las lluvias les sigan dando tregua, porque en los últimos días se han reducido, y que el agua no afecte aún más el terreno.  

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio