Los colombianos se están relajando con el covid-19

Una reciente encuesta del Dane mostró que el porcentaje de ciudadanos preocupados por contraer coronavirus en Colombia bajó considerablemente. Al mismo tiempo, algunas regiones alertan sobre el incremento de casos. ¿No aprendimos de la experiencia de otros países?

Aunque hayan caído las curvas de transmisión del coronavirus, este no ha desaparecido. Sin embargo, a medida que el país regresa a la “normalidad” y avanza en el proceso de vacunación, los colombianos parecen despreocuparse por las recomendaciones de los expertos en salud. 

Una muestra de ello son los datos revelados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en su más reciente encuesta de Pulso Social. En esta, la entidad reveló que tan solo el 24,8 por ciento de los colombianos entrevistados expresó una gran preocupación por un posible contagio.

Le puede interesar: Colombia vive días de calma con las cifras de contagios y muertes por covid-19
DANE – Encuesta de Pulso Social (agosto 2021)

Esto representa una caída frente a resultados anteriores, pues para julio de este mismo año el porcentaje de colombianos angustiados por contraer el virus era de 37,4 por ciento. 

Con relación a la segmentación por territorios, las ciudades con mayor angustia son Manizales, Neiva, Santa Marta, Cúcuta y Villavicencio. En contraposición, las ciudades con menos ciudadanos “muy preocupados” son Cartagena, Cali, Barranquilla, Quibdó y Valledupar.

DANE – Encuesta de Pulso Social (2021).

Frente a esto, el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, manifestó que el sentimiento de “completa indiferencia o de ausencia de preocupación frente al contagio de la enfermedad” regresó a los niveles en los que se encontraba el pasado mes de marzo, “cuando todos dijimos ‘se acabó esto’, salimos de vacaciones, Semana Santa, reactivación de la actividad productiva en las 23 principales ciudades del país. Y luego vimos sus efectos en abril y mayo”.

Se trata de un tema que debería prender las alertas. El Ministerio de Salud aún no descarta la posibilidad de que llegue un cuarto pico de contagios en octubre. Su impacto dependerá de qué tan disciplinados sean los ciudadanos con las medidas de autocuidado, así como del avance de la vacunación, el cual ha tenido complicaciones por la falta de vacunas de Moderna y AstraZeneca.

En contexto: El cuarto pico de la pandemia, a la vuelta de la esquina. ¿Estamos preparados?

¿Y el tapabocas?

El descuido también se ha extendido al uso del tapabocas, cuya función principal ha sido la de minimizar el riesgo de contagio, limitando el ingreso de las partículas al sistema respiratorio. 

De acuerdo con los datos de la Subsecretaría de Cultura Ciudadana y Gestión del Conocimiento de Bogotá, en la ciudad, en las últimas semanas, se redujo el uso del tapabocas del 89 al 64 por ciento. 

Es por esto que Henry Murrain, subsecretario de esta entidad, hizo dos llamados a los capitalinos. Uno de ellos fue el de usar el tapabocas de manera correcta: al cubrir solo la boca y dejar expuesta la nariz igual se estaría permitiendo el ingreso del virus al organismo. 

“Debemos también reconocer que sí hay personas que hacen uso adecuado. Por lo menos, el 64 por ciento de las personas en la calle tienen el tapabocas bien puesto, pero un 36 por ciento no tiene o lo emplean mal. Esto es preocupante porque en los mejores momentos tuvimos 90 por ciento de buen uso de tapabocas, es decir, podemos recuperar esa cultura”, dijo Murrain.

La otra petición fue “ser disciplinados con el uso del cubrebocas”, puesto que, según manifestó, las ciudades que tuvieron porcentajes altos de vacunación también presentaron picos. 

Aumento de contagios en Antioquia

La disminución de estas medidas de salud pública, así como las demoras en el proceso de vacunación, han generado inquietud en distintas regiones del país. 

Las autoridades en Antioquia, por ejemplo, alertaron un aumento de los contagios de coronavirus en el departamento. 

La Gobernación de Antioquia y el Instituto Nacional de Salud se reunieron para intentar frenar esta alza y determinar las razones detrás de este incremento. De acuerdo con Luis Fernando Suárez, gobernador encargado, algunas de las causas serían la presencia de la variante delta (59 casos confirmados en el departamento) y la celebración de eventos masivos.

“Ese incremento de casos se da con mucha más intensidad en Medellín y en el Valle de Aburrá. Puede explicarse por las festividades que hubo, como la Feria de Flores”, señaló el mandatario.

La semana pasada, Suárez ya había pedido extremar el autocuidado para disminuir contagios y hospitalizaciones. “Siempre hemos dicho que debemos seguir cuidándonos, guardar distancia social, utilizar el tapabocas, el lavado de manos permanente, no estar en sitios encerrados, porque tenemos que seguir previniendo porque el covid sigue presente”, señaló.

En Barranquilla la cifra de contagios también ha venido creciendo. Durante el pasado fin de semana, incluyendo el viernes, la capital del departamento del Atlántico registró 985 nuevos casos. Luis Alexander Moscoso, viceministro de salud, le explicó a Caracol Radio que esta subida tendría relación con la cantidad de pruebas que realiza la ciudad y con una disminución en su tasa de vacunación. Moscoso, además, aprovechó la ocasión para señalar que ese incremento “es una alerta que tenemos que aprovechar para recordar las medidas de autocuidado”. 

Que la experiencia de otros sirva de ejemplo

Los éxitos y fracasos de los países en su lucha contra el virus han dejado grandes lecciones para el resto del mundo. 

Israel, por ejemplo, demostró que si bien la implementación de un amplio programa de vacunación era necesaria, esta debía estar acompañada de medidas de contención que se mantuvieran por un largo periodo de tiempo, ya que levantar las restricciones demasiado pronto, como lo hizo ese país, podría traducirse en un aumento del contagio.

Este es el caso también de Chile, que a pesar de ubicarse a la vanguardia de la campaña de vacunación contra el coronavirus en América Latina, ha vivido malos momentos en su combate contra el coronavirus. En marzo pasado, por ejemplo, el país presentó un repunte de casos similar al que vivió en sus peores momentos del 2020.  

Los expertos han coincidido que las causas detrás del aumento tendrían relación con las políticas que se implementaron para la contención, así como el cansancio por las medidas y un exceso de confianza en la vacuna. 

“La estrategia de disponer de la vacuna ha sido espectacular, pero fijémonos en los resultados, en la cantidad de personas que están sufriendo y muriendo. Teníamos todas las señales, correspondía decir que esto es grave, para que se tomen medidas personales”, dijo el ingeniero Ernesto Laval a la DW, haciendo referencia precisamente a las razones por las que no se frenaba la pandemia en el país sudamericano.

Estados Unidos ha tenido que lidiar con una situación similar. En marzo de este año, varios líderes estatales expresaron su preocupación por los datos de covid-19 que registraba el país norteamericano e instaron a los ciudadanos a duplicar las medidas de seguridad y autocuidado. 

Tom Wolf, gobernador de Pensilvania, por ejemplo, emitió en su momento un comunicado en el que alertó del incremento de casos, calificándolo como “preocupante”. 

“A medida que más y más residentes de Pensilvania se vacunan, no debemos olvidar seguir las medidas de mitigación que aún están vigentes”, dijo. Y añadió la importancia de “usar un tapabocas, practicar la distancia social y lavarse las manos con frecuencia”.

4 Comentarios

  1. Ojalá todos leamos este artículo y los llamados que se hacen para seguirnos cuidando y tomemos conciencia de que aunque ya estemos vacunados muchos no somos suficientes para creer que el virus se erradicó

Deja un comentario