‘La desnudez’: un premiado espectáculo de danza llega a Bogotá

Creada y protagonizada por el coreógrafo español Daniel Abreu, la obra se podrá ver en una única función este 30 de junio a las siete de la noche en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. 

Pocas veces unos bailarines logran transmitir tantas emociones como Daniel Abreu y Dácil González en La desnudez. El espectáculo de danza, que se presentará este 30 de junio en una única función en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, lleva tres años recogiendo alabanzas y aplausos en España.

No solo ganó tres premios Max en 2018, los más importantes para las artes escénicas en ese país: mejor coreografía, mejor bailarín masculino y mejor espectáculo de danza. También ha recibido críticas bastante positivas. “Hermoso, elegante, magníficamente interpretado y con un vocabulario coreográfico ágil y fértil”, escribió, por ejemplo, Carmen del Val para el diario ‘El País’ de Madrid.

Puede leer: Volver al escenario: la mejor celebración para L’Explose

Con dos bailarines (Abreu y González) y un músico en escena, La desnudez cuenta una historia de amor. Pero no un amor totalmente romántico. “Tenemos un amor muy idealizado. Y en este caso no es así. Es la historia de una pareja, como cualquiera, y el amor que sienten a lo largo del tiempo con sus subidas y bajadas”, explicó Abreu a Diario Criterio.

“Es casi un mito sobre qué es lo que hace que dos personas se mantengan juntos, en el mismo barquito, a lo largo del tiempo, y lo que lleva muchas veces a romper la relación”, añade. 

Así, con una coreografía casi hipnótica, la pareja de bailarines repasa los hitos de una relación. La pasión, el aburrimiento, la costumbre e incluso los odios y la violencia. 

“La desnudez física no tiene ninguna importancia dentro de la obra. El título hace alusión a la intimidad: a ese espacio en el que dos personas tienen mucha confianza y cada uno se permite ser uno mismo en la vida del otro”, explica Abreu. 

La música: el tercero en discordia

Pero como en casi toda intimidad, hay un tercero en la obra: el músico Hugo Portas, quien toca la tuba y aparece varias veces sobre el escenario. 

Su música complementa la coreografía, le da una capa emocional mucho más profunda. Y su presencia muestra que, muchas veces, no se puede entender la intimidad de pareja sin un observador, un tercero que espía. 

Puede interesarle: El interrogatorio: la obra con la que el Teatro Petra le hace frente a la crisis

“Esta obra nació de una forma muy intuitiva: como si se me fuera presentando, poniendo delante para que yo la viera y la hiciera visible”,  cuenta. Nació de los estudios de psicología de Abreu, premio nacional de danza de España en 2014, especialmente de terapia sistémica. 

Y para armarla se ayudó con González, su compañera bailarina, con quien logró trasladar al escenario todas las ideas que surgían en el estudio. 

Desde entonces ha tenido un trasegar exitoso, de casi tres años rodando por los mejores escenarios del mundo. Y a pesar de que la han repetido ya cientos de veces, Abreu dice que entre más pasa el tiempo más nervios sienten al interpretarla

A Bogotá llega para festejar los diez años del Instituto Distrital de las Artes (Idartes) en alianza con la Embajada de España. Solo tendrá una función este miércoles 30 de junio a las 7:00 p.m. en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Las entradas se pueden comprar en Tu Boleta

0 Comentarios