“Queremos posicionar a Maloka como un referente de innovación social”

María Cristina Díaz Velásquez, la nueva presidente ejecutiva del centro interactivo bogotano,  habló con Diario Criterio sobre sus retos al frente del espacio y sobre su sostenibilidad financiera. 

En 2017 Maloka estaba casi quebrada. El reconocido centro de ciencia, tecnología e innovación, que sorprendió a Bogotá a finales de los años noventa (1998), había entrado en una especie de letargo. No había nuevos contenidos, la infraestructura estaba quedada y venía dando pérdidas anuales. Tantas, que ni siquiera le estaban pagando al equipo ni a los directivos. 

En estos cuatro años, sin embargo, y de la mano de la antioqueña Adriana Correa, el centro se recuperó de una forma casi milagrosa. La clave: consiguió el apoyo del Distrito y del sector privado, y le invirtió a mejorar infraestructura, a crear nuevas estrategias y a inventar nuevos programas. 

Puede leer: La emergencia del arte o la banda sonora de la protesta

Ahora que Correa sale por motivos personales, la responsabilidad de mantener la recuperación recae en María Cristina Díaz Velásquez, quien tiene 20 años de experiencia en políticas públicas y ha trabajado con Colciencias y el programa de fortalecimiento de museos. Diario Criterio habló con ella sobre lo que viene. 

Diario Criterio: Llega al cargo para reemplazar a Adriana Correa, quién recibió Maloka en una grave crisis financiera y logró sanearla, ¿cómo encuentra la institución?

María Cristina Díaz Velásquez: Recibí una entidad fortalecida. En 2017, Adriana logró algo crucial para Maloka que fue un acuerdo con el consejo para que pudiéramos tener una partida presupuestal del Distrito. Eso nos permitió conseguir una dinámica de estabilidad financiera que garantizara nuestra operación y, además, hizo posible desarrollar toda una renovación museográfica, que era bastante necesaria, con los recursos de regalías. Así que yo recibo ‘un tesorito’, porque en efecto tenemos un centro interactivo renovado y con unas experiencias nuevas.

Diario Criterio: Ese apoyo del Distrito era necesario…

M.C.D.V: Sí, más allá de lo que eso significó para nuestra operación, también permitió hacer evidente que en el mundo, los museos de ciencia y tecnología cuentan siempre con el apoyo de los gobiernos locales por sus objetivos misionales. En nuestro caso: despertar el amor a la ciencia desde edades tempranas, especialmente en la población más vulnerable.

“Yo recibo ‘un tesorito’, porque en efecto tenemos un centro interactivo renovado y con unas experiencias nuevas”.

Diario Criterio: ¿Y cuál cree que es, en ese contexto, su principal reto?  

M.C.D.V:  El reto más grande es posicionar a Maloka como un referente de innovación social. Creo que con la condición actual del país, todo ese conocimiento acumulado que tiene la organización se puede poner al servicio de buscar soluciones innovadoras para los problemas y retos sociales. Yo sueño con un Maloka posicionado como referente a nivel nacional, y por qué no internacional, en esa materia. La idea, además, es mantener los compromisos con la administración distrital y fortalecer mucho más la participación del sector privado. Tenemos, además, una condición maravillosa: hacemos parte del sector cultura, pero también del sector ciencia, tecnología e innovación, y podemos buscar beneficios complementarios en ambos mundos. 

Diario Criterio: Maloka arrancó, en 1998, siendo un espacio muy reconocido, pero fue perdiendo fuerza y hubo un periodo de estancamiento, ¿cómo recuperar la iniciativa y atraer nuevamente a los bogotanos?

M.C.D.V: Maloka tiene un conocimiento acumulado en su equipo, en su razón social y en su oferta que hay que potenciar. Y una forma de hacerlo es fortalecer los lazos con la ciudadanía. Pero no solo con nuestro público objetivo natural, como los colegios públicos, sino también con las personas, en sus casas. Teniendo en cuenta eso, me parece pertinente hacer una serie de preguntas: ¿cuál es el papel que tenemos hoy como ciudadanos frente a la apropiación social de la ciencia?, ¿qué puede hacer cada uno para transformar su realidad desde la ciencia?, ¿cómo pensamos una nueva relación entre nosotros, la ciencia y lo que queremos cambiar de nuestro entorno?

Diario Criterio: ¿Y cómo puede ayudar Maloka en ese sentido?

M.C.D.V: Creo que hay enormes posibilidades para un centro interactivo como Maloka en ayudar a pensar cómo transformar nuestra realidad para crear un mañana mejor. Ya lo estamos haciendo. Tenemos, por ejemplo, un proyecto magnífico llamado ‘Aprende en casa con Maloka’, en el que convertimos las casas de los estudiantes de los colegios (teniendo en cuenta la virtualidad) en estaciones de experimentación científica. Allí los padres y sus hijos pueden experimentar y descubrir cómo cambiar sus realidades inmediatas a través de la ciencia. En otro proyecto, en alianza con el MinTIC, abrimos clubes virtuales de ciencia para chicas entre los 12 y los 15 años, con el objetivo de inspirarlas a convertirse en investigadoras, inventoras y científicas. Un proyecto que, además, es a nivel nacional. 

Le puede interesar: El desafío de Mompotes, el nuevo director de El Tiempo

Diario Criterio: Más allá del presupuesto del Distrito, ¿cómo lograr la sostenibilidad financiera de un centro como Maloka, que es uno de sus objetivos?

M.C.D.V: Eso pasa por ampliar nuestros servicios, para que podamos incrementar nuestros recursos propios. Eso no significa que vayamos a abandonar el desarrollo de nuestros proyectos misionales, porque son los que nos permiten seguir creciendo como organización, pero siento que es importante tratar de armonizarlos con la apertura de nuevos proyectos. Yo creo, por ejemplo, que con todo el conocimiento que tenemos, podemos ofrecer un servicio de consultorías en temas que tengan que ver con nuestro ejercicio misional. También podemos fortalecer los lazos con los centros de desarrollo tecnológico, los centros de investigación y los institutos de educación superior para ofrecer servicios como el de prototipado. Tenemos muchas ideas y muchas ganas.

Diario Criterio: Cuéntenos más de esas ideas…

M.C.D.V: Hemos hablado de generar un banco de tiempo virtual para el intercambio de servicios o de convertirnos en un hub de contenidos para los centros de ciencia del país. También queremos ampliar nuestros servicios digitales y vamos a desarrollar el servicio de visitas virtuales, así como una aplicación que le permita a la gente acceder a nosotros y a esos servicios integrales de los que hablo. 

“Creo que un centro interactivo como Maloka tiene enormes posibilidades de ayudar a pensar en cómo transformar nuestra realidad para crear un mañana mejor. Ya lo estamos haciendo”.

Diario Criterio: siempre se ha hablado de ampliar Maloka, de hacer una segunda fase del museo, ¿podrá lograr ese sueño durante su administración?  

M.C.D.V: Es parte de nuestros propósitos y no queremos renunciar a ese sueño. De hecho, tenemos que sentarnos a mirar cuál es el uso del suelo en nuestras instalaciones actualmente, porque tenemos grandes expectativas para ampliar y complementar nuestros servicios con nuevas inversiones. 

Diario Criterio: ¿Qué contenidos hay actualmente en Maloka?

M.C.D.V: Nosotros estamos abiertos al público. Hemos desarrollado todos los protocolos de bioseguridad y ofrecemos dos recorridos, que duran alrededor de dos horas, con unos aforos muy concretos. Tenemos, además, el Domo abierto y nuestras salas digitales con una programación variada. Ofrecemos la exposición ‘Migrar es un acto de valor’, que es una especie de juego con pistas para que los visitantes se pongan en los zapatos de los migrantes. Y tenemos además ‘Conversaciones inusuales’, que desarrollamos virtualmente. 

Le puede interesar: La novela que John Le Carré dejó escrita antes de morir será publicada en octubre

Diario Criterio: ¿Y que se está planeando para los próximos meses?

M.C.D.V: Para mediados de junio esperamos retomar un proyecto llamado ‘Maloka de puertas abiertas’, en donde a partir de las 4 de la tarde abriremos las puertas para que nos visiten quienes quieran y puedan acceder a nuestras experiencias. Además tenemos toda una proyección para fortalecer nuestra programación y entrar en un diálogo global con científicos colombianos en el mundo, así como Diana Trujillo, nuestra coterránea en la NASA. Queremos hacer una especie de convocatoria para que ellos se vuelvan padrinos de nuestra organización. 

1 Comentarios

  1. Creo que una persona como María Cristina, honesta y muy capaz, ha sido la mejor elección para llevar a cabo todos estos Buenísimos proyectos en Maloca. Ojalá reciba todo el apoyo necesario.