Rescató a un niño embera con microcefalia, y cuatro años después le dedica un libro lleno de fantasía y mucha esperanza

Con ‘Tierno y grandioso’,  Iván Darío Hernández llena de magia la vida de Alexis, un niño embera dobidá a quien rescató y que le cambió la vida. 

El gestor cultural Iván Darío Hernández Jaramillo no olvida la primera vez que vio a Alexis. El pequeño (en ese entonces de solo seis meses), internado en un hospital de Medellín, tenía microcefalia, estaba con desnutrición crónica y casi no podía mover sus manos.

Aún así, el bebé lo miró fijamente y le agarró con su pequeña mano el dedo pulgar. “Fue como si de mi mano dependiera toda su vida”, cuenta. “En ese momento supe que ese niño iba a estar en mi vida por siempre, lo sentí como mi propio hijo”

Puede leer: La poderosa protesta en Twitter de los fanáticos del ‘k-pop’ en el paro nacional

Alexis había llegado hasta allá por Diana Gómez, en ese momento suegra de Iván. Ella, junto con monjas de la Congregación Madres de Desamparados y San José de la Montaña lo habían encontrado abandonado en la selva chocoana. 

El pequeño era miembro de la comunidad Embera Dobidá, pero por su condición de microcefalia (debido a que su mamá tuvo chikunguña durante el embarazo), lo habían dejado a su suerte. Para los indígenas ese tipo de enfermedades son una especie de maldición.

Enternecido por el pequeño, Iván se comprometió a fondo para ayudarlo a salir adelante. E incluso, cuando le dijeron que tenían que devolverlo a Chocó porque ya estaba mejor de salud, decidió embarcarse en un viaje, junto con la madre Rocío Campaña Hurtado, superiora de la congregación, para evitar que se lo llevaran.

Aún así, el bebé lo miró fijamente y le agarró con su pequeña mano el dedo pulgar. “Fue como si de mi mano dependiera toda su vida”, cuenta.

Al final lograron que el ICBF le diera la custodia a la madre Rocío y pudieron traer al pequeño de vuelta a Medellín. Por lo menos mientras terminaban de tratarlo. Iván, en ese momento, solo tenía un deseo: convertirse en el padre adoptivo de Alexis.  

Un libro mágico

Esa historia, que sucedió hace cuatro años, se convirtió de la mano de Iván y de su esposa, la artista antioqueña Diana Marcela Castañeda Castro, en un libro de fantasía llamado Tierno y grandioso

Un libro, escrito por el propio Iván, en el que la historia de Alexis pierde su tinte trágico y se convierte en magia, fantasía y mucha esperanza. 

Allí el pequeño no es abandonado, sino que hace parte de unas semillas que no brotan. Y como no brotan, sus papás lo dejan sembrado lejos. Pero Karagabí, el dios de los embera, decide trasladar la semilla al cuerpo de un monstruo peludo, tierno y feliz (que representa al propio Iván). 

Tierno y grandioso

Su llegada, además, está llena de esperanza. El nacimiento del niño, en el libro, llena de magia y amor a las personas que lo rodean. Además, llena de un sentido maravilloso la vida de los animales de la selva que lo protegen.

“Quise contar su historia sin hacer énfasis en que fue un niño abandonado, porque no quiero que cuando crezca tenga esa sensación”, explica Iván. 

También dice que el libro es una carta de amor para el pequeño, quien aún no es legalmente su hijo, porque el trámite ante el ICBF está un poco demorado.  

El pequeño era miembro de la comunidad Embera Dobidá, pero por su condición de microcefalia (debido a que su mamá tuvo chikunguña durante el embarazo), lo habían dejado a su suerte.

“Si por alguna cosa del destino yo no puedo ser su papá adoptivo, yo quería que él tuviera un testimonio de que tuvo un papá que lo cuidó desde bebé, lo amó con toda su alma y dio lo mejor de sí para su crianza y su felicidad”, cuenta. 

Diana, su esposa, lo entiende perfectamente. Ella tiene una hija adoptiva llamada María Fernanda. Por eso, ante la invitación de Iván, aceptó hacer los dibujos que acompañan el libro. 

Le puede interesar: Los negros, más codiciados que nunca en el arte

Fue un proceso que duró meses, al que le invirtió todo su esfuerzo. Incluso uso acuarelas en diferentes técnicas de pintura. El resultado son unas imágenes hermosas que acompañan el libro y le dan un toque mágico.

Para la posteridad

Actualmente Alexis tiene 4 años. Junto con él en las instalaciones de la Congregación Madres de Desamparados y San José de la Montaña vive su hermano mayor, Celimo, de 6 años, quien también fue abandonado en un río. 

Tierno y grandioso

Y aunque aún no es legalmente su padre, Iván sí es su “papá del alma” y la figura paterna que lo ha acompañado desde los 6 meses. 

Tanto, que incluso cuando hojeó el libro, el pequeño se rio. Las monjitas incluso le contaron que vio uno de los dibujos del monstruo que representa a Iván y dijo “¡papá!”.

El libro, además, ya es el primero de una trilogía sobre la adopción que Iván y Diana Marcela están planeando. El segundo tomo será sobre la historia de Celimo y el tercero, sobre María Fernanda. 

Y aunque aún no es legalmente su padre, Iván sí es su “papá del alma” y la figura paterna que lo ha acompañado desde los 6 meses. 

“La vida me ha cambiado totalmente. Ser papá (así aún no lo sea legalmente) es lo más hermoso y lo más maravilloso que me ha pasado. Siento que le debo mucho más a él de lo que él podría deberme a mí”, explica Iván. 

Ahora solo espera que el proceso de la adopción termine. Así podrá, por fin, formar la familia que sueña, junto con Diana, María Fernanda y Alexis. 

El pequeño que le cambió la vida y a quien considera “el más valiente, tierno y grandioso que he conocido”. 

P.D.: El libro se puede conseguir en laalucinantefá[email protected], en las páginas de Facebook o Instagram de La Alucinante Fábrica y en el celular 3133526053.

6 Comentarios