¿Volvió Colombia con su alegría?

La victoria de la selección contra Perú fue un buen comienzo, pero hoy debe ratificar que con la nueva era de Rueda el Mundial de Catar está más cerca que lejos.

Comencemos con la línea pesimista. La  que dirá que Colombia, en el pasado partido, no le ganó a nadie, refiriéndose a la goleada y colista selección de Perú.

Sigamos con la línea positiva. Esta asegura que a Colombia se lo notó el cambio, que Reinaldo Rueda sí conoce a los jugadores y que el equipo “retomó sus raíces”.

Y sin alusiones políticas, busquemos el centro. El equipo jugó bien, Perú tiene muchos altibajos (podrían ser campeones en un torneo de volubles), ganas no les  faltaron a los jugadores y, muy diciente, nadie preguntó por James Rodríguez.

Rueda, a diferencia de Queiroz, y del mismo José Pekerman, sabía qué terreno pisaba y  cómo va al agua al molino. Mínimo nivel de tolerancia.  Lo primero era asegurarse atrás, la selección venía de ser goleada por Ecuador (1-6) y Uruguay (0-3).

Puede leer: ¿Quiénes son todos esos chinos?

Yerry Mina era duda médica, pero no del entrenador. Dávinson Sánchez no se destacó en Tottenham, a Rueda no le importó. Stefan Medina, según el discurso callejero, un “paquete inflado”, titular indiscutido.

Y Willian Tesillo, un central convertido en lateral, ideal para el director técnico: Colombia tiene en los costados jugadores  que salen bien, pero marcan, usualmente, mal.

El técnico de la selección Colombia sabe, como saben sus rivales, que de la defensa para arriba todo puede ser el edén, incluso sin James Rodríguez.

A Rueda lo sacaron de la selección hace 16 años porque no supo defender un empate frente a Uruguay, que  desembocó en la eliminación de Colombia hacia el Mundial Alemania 2006.

Un punto de giro en su carrera. A partir de ahí sería un mejor técnico, con mejores resultados en otros países (con Honduras y Ecuador clasificó a mundiales)  y exitoso con Nacional en la Copa Libertadores de 2016.

Y siempre con murallas como Ayoví o Henríquez. “Los delanteros ganan partidos, los defensas ganan campeonatos”, dicen que dijo el exjugador y entrenador John Gregory.

Una vez chequeada la retaguardia, sigue el resto. El técnico de la selección Colombia sabe, como saben sus rivales, que de la defensa para arriba todo puede ser el edén, incluso sin James Rodríguez.  

Puede leer: Colombia ganó, goleó y gustó

Dos volantes centrales con buen quite de balón, Gustavo Cuéllar y Mateus Uribe, que además son técnicos y distribuyen bien el balón. Y llegan bien al área rival, especialmente Uribe. En el banco Wilmar Barrios es una gran opción, un incansable quitador de balones. Y si se necesita, ahí también podrían jugar Jefferson Lerma y Baldomero Perlaza.

Por los extremos es donde parece haber escasez. Juan Guillermo Cuadrado, el nuevo capo del equipo, amo y señor por la franja derecha, por donde Colombia cargó casi todo el juego contra Perú.

Luis Díaz, a su vez, por la izquierda. Un joven que juega a lo viejo: agilidad y regate como cualidades.  Yairo Moreno, otra opción, aunque aún por verificar  Y en medio de eventualidades, Jaminton Campaz, Lerma o Uribe serían útiles.

Iván René Valenciano mete el primer gol de Colombia contra Argentina, el 15 de agosto de 1993. Primera y última victoria del local en Barranquilla. El partido concluyó 2-1.

Rueda, a diferencia de Pékerman, no juega con un mediapunta definido ( o era James o era Juan Fernando Quintero) tal vez porque ninguno de los dos está, pero podría ubicar a Edwin Cardona o, como ocurrió por momentos en Lima, Muriel retrocede a ese lugar.

En el ataque, con la idea que Falcao cada vez está más lejos de volver, Zapata y Muriel meten miedo, la rompen en la liga italiana, la de las defensas más recias del mundo. Borré, titular del histórico del River de Marcelo Gallardo, aguarda una oportunidad, el suyo es un buen caso de fútbol asociado.

Hoy, contra Argentina, seguro será un equipo que no saldrá a atacar, esperará saber en qué nivel de inspiración está y en qué plan viene Lionel Messi y cómo lo secundarán.

La albiceleste es joven y tiene ímpetu. En Argentina dice que su selección siempre encuentra su ruta y devenir en Barranquilla, donde no pierde desde hace 28 años.

El equipo de Rueda parece “haber encontrado la alegría”, lo que Francisco Maturana definía como un estado mental en el que los jugadores se sentían cómodos expresando su talento.

Para Rueda este es el comienzo, para la mayoría hoy es su primera  evaluación.   

Alineación confirmada de Colombia

Alineación confirmada de Argentina

1 Comentarios