Daniel, ¿por qué?

Preguntad, preguntad, que de la respuesta provendrá la verdad. No lo ha dicho nadie que yo sepa. Maquiavelo dijo otra cosa, se refería a la calumnia, pero hasta donde mi conocimiento alcanza no se había acuñado una máxima para auspiciar el ejercicio de la interrogación como el buen proceder, en lugar de los juicios a priori o de las calumnias o interpretaciones arbitrarias.

Preguntar de buena fe es algo así como tocar a la puerta de la casa y esperar a que la abran y nos inviten a pasar. Son muchos los malos momentos que se evitarían si preguntáramos en cambio de condenar o sentenciar. Lo que vemos no es casi nunca lo que en realidad está pasando. Es cuando nos lanzamos a sentenciar al vuelo que corremos el peligroso riesgo de prejuzgar, difamar, condenar o calumniar.

Por lo expuesto, quiero preguntar:

Puede leer: ‘FucksNews’, el noticiero menos informado pero con más ‘testosterona’ de Colombia

Daniel Samper Ospina es, indiscutiblemente, un actor de la actividad política y periodística. Su valentía e integridad para denunciar a los corruptos, a los enemigos de la democracia y de la paz es ejemplar. Se suman el ingenio superlativo y el genial sentido del humor. Sí, genial, porque es labor compleja y de alta ingeniería mental ponerle humor a los hechos de Colombia o Polombia.

Desde su inesperado “salto mortal”, de la dirección de Soho a “un youtuber de 40”, abrió en los espacios de opinión un movimiento innovador y profundamente democrático que ha inspirado tanto a las audiencias como a otros, no de 40, a construir propuestas editoriales de opinión que dinamizan y pluralizan las voces activas en juego.

Su audacia de convertirse en influencer de 40, allí donde es tan fácil caer en el ridículo (ref. Cecilia Álvarez, exministra del gobierno Santos), no pudo salir mejor librada, es estupenda. El precio ha tenido que ser alto, es indudable, cuesta trabajo imaginar cómo se cuece en el seno de su familia el dilema de hablar de su tío Ernesto. Esa curva era difícil de tomar y Daniel lo ha hecho con tino, justicia y elegancia. Repito, no debe ser nada fácil. Por eso hoy, como lector y audiencia de sus columnas y video blog, levanto la mano para hacer una pregunta.

Puede leer: Quo Vadis, maestro Osuna

Daniel nos ha acostumbrado a su arrojo, perspicacia e integridad que se extienden hasta a exponer los pecados de su tío Ernesto, cuando el contexto lo hace indispensable. No hay hecho que se le escape al youtuber de 40, al punto que ante los eventos críticos de cada semana, la audiencia nos preparamos, de antemano, para encontrar los jueves cómo es que va a retratar, en su estilo, las noticias que los otros medios presentan con formalidad y dramatismo. ¿Qué irá a decir Daniel?

En Daniel Samper Ospina hay credibilidad y confianza, sus lectores contamos con ello, porque es precisamente ese celo por cuidar los valores del periodismo lo que nos hace asiduos admiradores.

Es visible, en sus contenidos, la rigurosidad tanto en investigación como en la búsqueda del equilibrio, por demás indispensable para no darles argumentos a los enemigos de la paz que viven al acecho de cualquier tropezón para depredarlo en los tribunales.

También es innegable su entereza al exponer, cuando se exige, el nombre de Ernesto Samper. (Ya lo había dicho, pero se requiere insistir). En Daniel Samper Ospina hay credibilidad y confianza, sus lectores contamos con ello, porque es precisamente ese celo por cuidar los valores del periodismo lo que nos hace asiduos admiradores. Sin la rigurosidad que imprime a sus contenidos, no hay duda, ya habría perdido el crédito y la fuerza que lo ubican como un factor real de opinión entre los muy jóvenes, jóvenes, no tan jóvenes y ya mayorcitos.

Es gracias a lo aplicado que es Daniel que navega con pericia por entre el tifón del odio y la calumnia con la que ya, varias veces, han intentado amordazarlo, y es en pro de esa virtud y fortaleza que es urgente exclamar una pregunta: Daniel, ¿por qué la omisión acerca del caso del avión retenido en Providencia al señor Miguel Jaramillo? ¿La incautación de 446 kilos de cocaína y 102 millones de pesos embarcados en el aeropuerto de Guaymaral no es un hecho de interés nacional, de por sí? ¿Que la coca haya sido embarcada justo en donde se asienta la base aérea de antinarcóticos de la policía no tiene la suficiente relevancia para ser comentada en Notidani? ¿Las posibles implicaciones de corrupción a elevadísmo nivel, dada la cantidad, el modo, las circunstancias y el lugar, no califican para hacer parte de su contenido siempre alerta a este tipo de hechos?

La captura del avión, si bien se hace ruidosa por los nombres de algunos de los implicados, es mucho más estridente por el lugar de donde salió, por la estrategia con la que camuflaron el delito (ayuda humanitaria), por la cantidad y, sobre todo, por encima de todo, y sin lugar a duda, porque la coca fue embarcada a escasos 500 metros de la base de narcóticos de la Policía Nacional. ¿Nada de esto calificó para, al menos, un comentario por parte del autor de Polombia?

Puede leer: Carta a Don Álvaro

Es innegable que el hecho se ha pregonado más por algunos de los nombres allí conectados que por el delito en sí mismo. Los nombres que por ahora están vinculados circunstancialmente deben ser tratados y presumidos como inocentes hasta que se confirme su honorabilidad, o lo contrario, y para ello se requiere una investigación que determine si hay o no conexión con el delito. Lo registrado hasta el momento no es prueba de nada, por lo tanto, con excepción de los pilotos, el resto es materia de investigación.

Entonces, Daniel, ¿por qué?

11 Comentarios

  1. Buena pregunta lanzada al ruedo como de dice en toros. Seguramente llegara la respuesta en forma de embestida. Lo cierto es que la ñeñepolitica o paraconarcopolitica hizo metastasis en el estado y la sociedad cllombiana. Mucha ” gente de bien” desde aboganster hasta ciudadanos aparentemente “empresarios de bien” armados y forrados en billetes verdes y de los nuestros andan ahora ocupando grandes cargos como funcionarios de entidades de poder de la nacion. Desde presidentico hasta narcizos fiscales y procuradoras “independientes” de brazo y abrazo con con los Pulgares, Chares, Gnecos y demas clanes mafiosos de la alta elite costeña, del valle y sin faltar el dr Coscorron jugador a tres bandas en la politica del camaleonismo puro y duro. Vivo retrato de colompia podrida y sus politicos y politicas rancias por la corrupcion fermentada. La colombia pestilente del uribismo

  2. It’s appropriate time to make a few plans for the longer term and it’s time to
    be happy. I have read this submit and if I could I wish
    to suggest you some interesting issues or advice.
    Maybe you can write subsequent articles regarding this article.
    I wish to read even more things approximately it!

Deja un comentario

Diario Criterio