Phelps, Iniesta, Dumoulin y otros deportistas de alto nivel que han tenido problemas de salud mental

Simone Biles no es la única. Muchos de los atletas más exitosos del mundo han pasado por periodos de ansiedad y depresión a causa de su actividad. 

Si bien la gimnasta estadounidense Simone Biles tuvo la valentía de retirarse de una final olímpica y de decir a los cuatro vientos que lo hacía para proteger su salud mental, no es la única deportista de alto nivel que ha sufrido problemas de salud mental como ansiedad o depresión. 

Puede leer: Simone Biles y Naomi Osaka: hasta las mejores sufren por su salud mental

Otros, tan reconocidos como Michael Phelps o Andrés Iniesta también han confesado, con el paso de los años, que en paralelo a sus éxitos vivieron episodios oscuros. Es más, algunos lo hicieron justo cuando sus carreras estaban en lo más alto. 

La presión de ser los mejores del mundo, la exigencia en los entrenamientos y hasta el hecho de haberlo logrado todo se convierten en cargas que muchos de ellos no alcanzan a soportar.

Estos son cinco casos similares:

Michael Phelps

Antes de Simon Biles, el atleta estadounidense número uno de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos era este nadador. Imbatible, ganó 23 medallas olímpicas de oro (más que ningún otro atleta en la historia), incluyendo 13 individuales (también más que cualquier otro) y 8 en la edición de Beijing 2008 (otro récord). 

Comenzó su carrera justamente en esa edición y se retiró luego de Río de Janeiro 2016. Desde entonces, comenzó a hablar de cómo sufrió por lo menos cuatro períodos de depresión durante su carrera deportiva.

El más grave de ellos fue en 2014, después de Londres 2012. “No quería nadar más, ni siquiera quería vivir más. Entonces pensé en el suicidio”

Puede leer: Los agridulces resultados de los colombianos en Tokio 2020 (Día 5)

El logró superar esa situación luego de hablar con su esposa y de tratar el tema con un especialista. Y sólo ahí pudo disfrutar de la competencia. De hecho, recuerda Río 2016 como el momento más feliz de su vida: “De 2008 a 2012 no hubo muchos momentos de placer; hubo sangre, lágrimas y sudor. En Río terminé de la forma que quería”.

Andrés Iniesta

El jugador del Barcelona y de la selección española ya lo había ganado casi todo en 2009: Una Eurocopa, dos Champions League, varias ligas de España e incluso un par de títulos europeos juveniles. De hecho venía de ganar el sextete con el Barcelona y de hacer un gol agónico en la semifinal contra Chelsea.

Y aunque faltaba el reto mayor, el mundial de fútbol, algo no se sentía bien. Pudo ser la muerte trágica de su amigo Dani Jarque o una seguidilla de lesiones que lo habían afectado, pero Iniesta se deprimió, dejó de sentir pasión por el fútbol y hasta por la vida.

“Poco a poco vas sintiendo que no eres tú, que no disfrutas de las cosas, que las personas que te rodean son como si fuesen de más. No tienes sentimientos, no tienes pasión”, recordó hace poco. 

El jugador pidió ayuda y fue tratado por varios especialistas. Y aunque no estaba al 100 por ciento, fue hasta el mundial de Sudáfrica. Allá algo del trabajo con sus preparadores y psicólogos hizo click: Iniesta terminó convertido en el héroe con un gol en los últimos minutos de la final. 

Tom Dumoulin

El ganador del Giro de Italia en 2017 pintaba como uno de los mejores ciclistas de la actualidad. Los expertos, los fanáticos y los rivales lo ponían siempre como favorito para las grandes vueltas, y muchos esperaban una seguidilla de títulos que moverían las bases del ciclismo mundial.

La presión, sin embargo, fue demasiada. En enero de este año publicó en sus redes sociales un comunicado en el que decía que “durante demasiado tiempo, siento una gran presión para rendir y noto que siempre quiero hacer lo mejor para el equipo, para todos los patrocinadores, los fans, etc. Pero en ese proceso me olvidé un poco de mí mismo”

Puede leer: “Tomamos la decisión correcta”: musulmanes se retiran para no luchar contra judoka de Israel

Esa sensación lo llevó a anunciar su retiro temporal del ciclismo en enero de este año. Afortunadamente su decisión no duró mucho. Ayer mismo ganó la medalla de plata en Tokio 2020 por la contrarreloj individual. 

Noah Lyles

El velocista estadounidense promete ser otra de las estrellas de Tokio 2020, una especie de sucesor de Usain Bolt. Sin embargo, su carrera no ha sido color de rosa. El año pasado un tuit suyo aceptando que toma medicamentos contra la depresión y que esa es “la mejor decisión de su vida” se volvió viral. 

Lo cierto es que Lyles sufre de depresión desde pequeño: hay pensamientos intrusivos, sombras, tristezas que se cuelan en su cabeza de vez en cuando. Sobre todo al tener que atender a la prensa y cumplir con sus compromisos comerciales, que se incrementaron cuando ganó varios títulos mundiales. 

Enfocarse en correr le ayudaba a mantener la depresión alejada, pero cuando se anunció el aplazamiento de los Olímpicos el año pasado, cayó en una especie de hoyo profundo. 

Finalmente pidió ayuda y recibir la medicación fue “como si alguien hubiera quitado el tapón de la botella y mis emociones por fin pudieran salir”

Naomi Osaka

Otro caso muy parecido es el de la tenista japonesa Naomi Osaka, ganadora de 4 títulos de Grand Slam y la escogida por su país para encender el pebetero olímpico. 

Osaka perdió su partido en los octavos de final del torneo olímpico contra la checa Marketa Vondrousova, luego de cometer varios errores no forzados. “Definitivamente, no he sabido afrontar la presión”, explicó ante los periodistas

Puede interesarle: Fecha y hora en la que compiten los 71 deportistas colombianos en Tokio 2020

Ya en junio pasado se había retirado del Roland Garros en Francia luego de que la multaran por no participar en las ruedas de prensa. Ella decía que le generaban ansiedad y problemas de salud mental.

“La verdad es que he sufrido largos episodios de depresión desde el US Open en 2018 y me ha costado mucho lidiar con eso”, dijo en un comunicado. 

Simone Biles

El caso más reciente: la gimnasta estadounidense, sobre la que estaban puestas todos los ojos en estos Juegos Olímpicos, tomó un paso al costado y se retiró de la final por equipos. “Simplemente no quería seguir. Tengo que concentrarme en mi salud mental y no poner en riesgo mi bienestar”.

Su decisión se debe a problemas de ansiedad (está medicada) y depresión, derivados de las presiones por su carrera y del episodio de abuso sexual que sufrió en el pasado. Aunque el culpable, Larry Nassar, el médico del equipo de gimnasia estadounidense que abusó de cientos de deportistas, está en la cárcel, el tema ha seguido afectando a Biles.

La gimnasta se retiró también de la final individual compuesta. Aún tiene la opción de ganar otras cuatro medallas, pero ha dicho que decidirá si participa dependiendo de cómo se sienta cada día. 

Fotos: AFP

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio