El Deportivo Cali consiguió la décima estrella en Ibagué de la mano de Teo Gutiérrez y Rafael Dudamel

El Deportivo Cali remontó el partido que comenzó perdiendo y terminó ganando 2 a 1. No conseguía el título desde hace seis años.

Todo estaba dado para que el Tolima celebrara su cuarta estrella y el primer bicampeonato de su historia. Ibagué estaba engalanada para la ocasión, el Estadio Manuel Murillo Toro estaba a reventar y la hinchada emocionada cantó el Bunde tolimense con el alma. El equipo incluso respondió y al terminar el primer tiempo ya iba ganando 1 a 0.

Puede leer: Las razones de la inusual protesta de los futbolistas de Tolima y Cali en la final, contra la Dimayor

Pero el fútbol es así: le pasó a Brasil en pleno Mundial de 1950 (en el llamado Maracanazo) y, para no ir tan lejos, a Millonarios hace seis meses al enfrentar al mismo Tolima en El Campín, sin público por la pandemia.

El Deportivo Cali, dirigido por Rafael Dudamel y liderado en la cancha por Teófilo Gutiérrez (el mejor jugador del fútbol colombiano en la actualidad) remontó el partido en el segundo tiempo, ganó 2-1 y consiguió la ansiada estrella 10. Y claro, el Murillo Toro quedó en silencio, pero unos kilómetros más allá, en Cali, comenzó la fiesta y se adelantó la feria.

El resumen del partido

Tolima venía con una ventaja aparente: le había arañado el domingo pasado un empate 1 a 1 al Deportivo Cali en el primer juego, en el Estadio Palmaseca. Por eso, salió a jugar el primer tiempo en Ibagué con más ímpetu, energía y confianza.

El gol llegó rápido. A los 14 minutos, de la mano de Julián Quiñones, quien conectó un cabezazo tras un tiro de esquina.

El primer tiempo terminó en tablas. Y en la segunda parte, el Cali salió a empatar el partido. Claro que Tolima pudo adelantarse con dos jugadas en las que Daniel Cataño y Anderson Plata tuvieron posibilidades claras. Sobre todo el segundo, que al minuto 56 quedó prácticamente solo frente al arquero y la desperdició.

Le puede interesar: Arritmia cardiaca: la enfermedad que sacó al Kun Agüero de las canchas

El Cali, en cambio no perdonó. Al minuto 59 (tres minutos después de la opción de Plata) igualó las acciones con un gol de Jhon Vásquez, quien recibió por derecha y venció con un remate potente al arquero William Cuesta.

El empate envalentonó a la visita, que fue por más, se montó en el partido, tuvo varias llegadas y finalmente consiguió el triunfo en una jugada polémica.

Fue cuando el defensa tolimense Eduardo Caicedo cortó un cabezazo en el área con la mano. Algunos dirán que le pegó primero en el pecho por lo que fue un contacto no intencional, pero ni el juez ni el VAR dudaron. Penal a favor del Cali.

Puede interesarle: Así quedaron los cruces de octavos en la Champions League luego de un fiasco con el sorteo

Harold Preciado no desaprovechó y con un soberbio disparo puso el 2 a 1, además de que se afianzó como el goleador del torneo con 13 tantos.

Tolima no pudo hacer más y solo tuvo una aproximación, en el 88 luego de un tiro de esquina. Finalmente el árbitro pitó el final del partido y Cali se consagró campeón.

Teo y Dudamel guiaron al Deportivo Cali

El Deportivo Cali consiguió así su décima estrella en el fútbol colombiano, esta vez bajo la batuta de Dudamel, tras alzar el título en 2015.

El exseleccionador venezolano alcanzó a los 48 años su primer título como técnico después de haber conquistado como jugador la liga colombiana en 1998 con el mismo equipo.

Le puede interesar también: Unión Magdalena vs Llaneros y otros escándalos del fútbol colombiano

“¡Los amo! Estos son unos campeones, estos demostraron que tienen un carácter y una determinación para jugar al fútbol, hemos superado a un gran campeón, pero porque hemos actuado con grandeza”, dijo el venezolano entre lágrimas al canal Win Sports.

El internacional Teófilo Gutiérrez, de 36 años, fue la figura de la exitosa campaña del Cali. Anotó seis goles en el torneo y siempre puso el toque diferente en el once ‘azucarero’, al que se incorporó en agosto tras salir del Junior por lesiones.

“Lloré mucho estos meses cuando estaba lesionado. Nadie entendió mi lesión. Solo Dios sabía adónde me iba a llevar (…) Tengo todavía el espíritu competitivo, de amor por el fútbol”, dijo Teo al mismo canal.

Ahora ambos se preparan para un reto de marca mayor, y en el que el Cali ya fue subcampeón hace 22 años: la Copa Libertadores.

Foto: Raul ARBOLEDA / AFP

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio