Deterioro de la biodiversidad quita 3,3 años de vida a los colombianos anualmente

El Instituto Humboldt y más de 100 expertos de diferentes pueblos nativos presentaron un estudio sobre el grave deterioro de la biodiversidad nacional, sus principales retos y los efectos negativos sobre la salud humana.

Un estudio realizado por una centena de investigadores y expertos colombianos concluyó que la población del país pierde anualmente 3,3 años de vida saludable debido a factores ambientales como la contaminación del aire y el agua, que en solo 2010 causó 7.600 muertes prematuras.

La investigación denominada la primera Evaluación Nacional de Pérdida de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, fue presentada este 30 de junio por el Instituto Humboldt y 105 expertos temáticos y sabedores de comunidades indígenas, negras, afrodescendientes, palenqueros, raizales, campesinas y locales de todas las regiones.

También puede leer: ¿Todavía se puede salvar la Amazonía? Expertos responden

Según reportó el instituto, el documento reúne datos estratégicos sobre el estado y tendencias de la diversidad biológica ligada al bienestar de los colombianos, donde se evidencian trayectorias de cambio y futuros posibles del país, con una vigencia hasta 2050. Es decir, el estudio recoge información sobre el “grave deterioro de la biodiversidad nacional”, sus principales retos y los efectos negativos que tiene en la pérdida de la salud humana.

Cabe destacar que Colombia es el primer país en publicar su Evaluación Nacional de Biodiversidad tras un proceso que se inició a la par con Camerún, Vietnam, Etiopía, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Granada y Camboya. De igual manera, es pionera al incluir un capítulo exclusivo para resaltar el conocimiento y perspectivas de los pueblos indígenas, afrodescendientes y las comunidades locales, que fueron involucrados en el proceso por medio de talleres participativos.

Colombia es el primer país en publicar su Evaluación Nacional de Biodiversidad Por: Instituto Humboldt.

Algunos hallazgos

El estudio arrojó que numerosas especies de animales y plantas han desaparecido y otras están en estado crítico o son amenazadas por la degradación de los ecosistemas por actividades humanas legales e ilegales.

También se constató que son relativamente pocas las investigaciones disponibles sobre la evaluación del estado actual de la diversidad biológica en el país.

Los expertos encontraron que hay una disminución de la diversidad genética que afecta negativamente la habilidad de las especies para adaptarse a ambientes y ecosistemas; y que se cuenta con información genética sobre pocas de las especies presentes en Colombia.

“La brecha entre el conocimiento de especies y el conocimiento de su diversidad genética es amplia. Se tiene información genética de solo el 1 por ciento de especies de plantas; 4 por ciento de las especies de insectos; 8 por ciento de las especies de aves; 3 por ciento de las especies de peces; 12 por ciento de las especies de anfibios; 5 por ciento de las especies de reptiles y 5 por ciento de las especies de mamíferos. La ausencia de esta información impide evaluar la viabilidad de las poblaciones y limita el uso sostenible de los recursos genéticos”, dice el Instituto Humboldt en su comunicado.

Por otro lado, se evidenció que entre 2002 a 2017 Colombia pasó de 34 a 53 especies de peces de agua dulce con algún tipo de amenaza y de 28 a 56 de mar.

Además, se concluye que la pérdida y degradación de hábitats (terrestres, de agua dulce y marinos) son los principales motores directos de transformación y disminución de biodiversidad.

El estudio señala que los motores de mayor incidencia en la transformación de distintos ecosistemas del país están vinculados al cambio en el uso del suelo por expansión de la frontera agrícola y ganadera, consolidación de enclaves productivos como el cultivo de palma de aceite o el desarrollo petrolero (en el caso de los llanos orientales), proyectos de infraestructura (en especial vías) y la expansión urbana.

Deforestación: catalizadora de la pérdida de biodiversidad

La evaluación mostró que la deforestación es el principal motor asociado a la pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos en Colombia, como la regulación climática; y que la mayor tasa de deforestación actual se encuentra en la región de la Amazonia.

También puede leer: Ni la pandemia logró disminuir los niveles de contaminación por CO2

Actualmente, la ganadería extensiva representa el principal uso de las tierras deforestadas, tanto en los bosques húmedos de la Amazonia, como en las sabanas de la Orinoquia y en los páramos. Se estima que se usan más de 34 millones de hectáreas para la ganadería (con una vocación ganadera del suelo de solo 15 millones de hectáreas), cinco millones para actividades agrícolas y 568.000 para plantaciones forestales.

“Si la deforestación continúa en aumento, a 2030 Colombia podría perderse alrededor de 1,5 billones de pesos del producto interno bruto (PIB) y entre COP 1.034 y 1.670 millones en ahorros genuinos. Según estimaciones del BID, en 2014 se contaba con 58,8 millones de hectáreas de bosque, mientras que a 2030 la cifra podría reducirse a 48,8 millones”, explica el instituto.

Caracara norteño (Caracara cheriway). Es una ave de tierras ganaderas, carroñera, oportunista y a menudo recurre a la piratería. Por: Instituto Humboldt.

Los expertos afirman que la pérdida de biodiversidad tendría un efecto directo importante en la salud humana si los servicios de los ecosistemas no satisfacen las necesidades sociales.

También subrayan que Colombia tiene el mayor número de conflictos ambientales en el mundo, generados principalmente por minería (oro, petróleo, carbón) y la consecuente remoción de biomasa.

Por: Agencia Anadolu

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio