Diego Maradona: entre homenajes, acusaciones de violación y polémicas a un año de su muerte

Mientras muchos se deshacen en conmemoraciones y en Argentina planean construirle un memorial, una mujer lo acusa de haberla violado cuando tenía 16 años.

Diego Armando Maradona encarnó siempre dos personas en una (algunos dirán que no solo dos, sino muchas más): el héroe, el líder que logró sacar a sus equipos (incluyendo a la selección argentina y a un entonces perdedor Nápoles) campeones y que jugaba fútbol como ningún otra persona en la historia, y el villano, el tramposo, el que se la pasaba metido en polémicas y siempre daba de qué hablar. 

Incluso el partido de fútbol más celebrado y recordado de su carrera, aquel enfrentamiento por cuartos de final ante Inglaterra en el mundial de México 86, condensa ambas visiones: la del tramposo y el villano que marcó un gol ilegal con la mano, pero hizo todo lo posible para que el árbitro no se diera cuenta y convalidara la jugada. Y la del héroe, el virtuoso, que marcó el mejor gol de la historia de los mundiales de fútbol: recibió el balón desde la mitad de la cancha y, totalmente solo, gambeteó a más de 10 jugadores rivales, incluyendo al arquero Peter Shilton, para mandar la pelota al fondo de la red.

Con su muerte, ocurrida hace exactamente un año, esas dos visiones se exacerbaron. En Argentina, en Nápoles y en varias partes del mundo los fanáticos del fútbol lo despidieron como a un Dios, como a un héroe al que había que rendirle homenajes y llorarlo como a un familiar más. Pero otros, no pudieron evitar alzar su voz para señalarlo como un drogadicto, un tipo violento con las mujeres, un tramposo y, en definitiva, un mal ejemplo para los niños al que ni siquiera (según ellos) había que dedicarle espacio en los medios de comunicación. 

Puede leer: Los imanes del fútbol, columna de Alejandro Pino 

Y aunque ha pasado un año desde entonces, esas dos visiones de Maradona, esas dos personalidades aparentemente antagónicas que convivían en una sola persona, siguen vivas en el mito que sobrevivió a su muerte. 

Entre homenajes y acusaciones

Justo por estos días pueden verse varios ejemplos. Por un lado, y para conmemorar el primer año de su fallecimiento, su familia anunció (en la cuenta oficial de Instagram de Maradona) que había hecho llegar a la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires un pedido para crear el “Memorial Maradona”, una especie de monumento de acceso gratuito para rendirle un homenaje a orillas del Río de La Plata. 

Una noticia que fue celebrada por miles de personas en las redes sociales, en donde sus amigos, sus compañeros, sus conocidos o simplemente sus fanáticos han subido fotos, videos, recuerdos y hasta canciones para recordarlo y conmemorarlo. 

Los noticieros, los canales de televisión, los periódicos, las emisoras y los portales web también se llenaron de noticias, de reportajes, de fotografías y de documentales o programas que recordaban sus triunfos, sus virtudes y su grandeza como jugador de fútbol, como un futbolista irrepetible. 

Pero solo hace unos días, esos mismos medios publicaban otra noticia, que enfatizaba en el lado perverso de Maradona: Mavys Álvarez, una mujer cubana, lo acusó en Argentina por haberla violado y por haber abusado sexualmente de ella cuando solo era una niña de 16 años. 

“Me violó con mi madre en la puerta”

Mavys dice que lo conoció en 2001 en Cuba, cuando Maradona estaba en la isla, en un tratamiento para desintoxicarse de las drogas y recuperarse de una “crisis hipertensiva y una arritmia ventricular” que casi le cuesta la vida. Allá, en medio de todas las comodidades otorgadas por el régimen de Fidel Castro, le llevaron a Mavys a la casa.

Mavys Álvarez, la mujer que acusa a Diego Maradona
Mavys Álvarez, la mujer que acusa a Diego Maradona de violarla cuando tenía 16 años, muestra una foto de ella a esa edad con Maradona y Fidel Castro. Foto: JUAN MABROMATA / AFP

Ella explica que fue con el beneplácito del gobierno cubano y que al inicio lo amaba, estaba deslumbrada: “me lo pintaba todo de color de rosas, pero pasaron dos meses y ahí empezó a cambiar todo. Yo lo quería, pero lo odiaba. Llegué a pensar en suicidarme”, dijo. 

El episodio más duro, explica, fue cuando él la violó, justo cuando su madre estaba al otro lado de la puerta, buscándola para ver cómo estaba. Diego no quiso que la recibiera y, por el contrario, le tapó la boca y abusó de ella. “Mi mamá no escucha, porque él me estaba tapando la boca. Para ella fue muy duro. Diego no le iba a abrir la habitación, podríamos estar días enteros encerrados en la habitación”, recordó. 

Le puede interesar: Karim Benzema condenado por chantajear a un compañero de la selección francesa

También habló de otros episodios violentos: una vez ella contestó el celular cuando él estaba dormido y lo despertó. Él, lleno de cólera, agarró el celular, lo tiró contra la pared, le pegó una bofetada y la empujó contra la cama.

Luego, dice, Maradona la hizo ir a Argentina, varios meses después, a su partido de despedida. La salida de Cuba, normalmente imposible para una niña como ella, fue facilitada por el régimen de Fidel Castro. Una vez en Buenos Aires, recuerda, la encerró durante casi dos meses en su vivienda y tuvo que someterse a una operación de aumento de pecho contra su voluntad. 

Al parecer, no es el único caso. La Fundación por la Paz y el Cambio Climático, de hecho, presentó en Argentina, una denuncia por presunta trata de personas contra el entorno de Maradona, del que hacen parte Carlos Ferro Viera, Omar Suárez, Gabriel Buono, Mario Isralit y Guillermo Coppola, su exmanagger. El caso de Mavys es el primero de muchos que pretenden presentar. 

Polémicas por su muerte y la herencia

Al mismo tiempo, y mientras las denuncias por abuso y violencia sexual en contra del futbolista aumentan, otras polémicas sigan vivas en Argentina a causa de su muerte. Por un lado, el juicio contra su personal médico por aparente negligencia que condujo a su muerte. Por el otro, la pelea entre sus herederos (cinco reconocidos, por ahora) y Matías Morla, su abogado, por la herencia y el manejo de la marca Maradona.

Sobre el juicio contra los médicos que lo atendieron hasta antes de su muerte, a su médico personal, Leopoldo Luque, y a su psiquiatra, Agustina Cosachov, los acusan de homicidio doloso. Hay dos mensajes de WhatsApp, intercambiados entre ellos, que los tienen en el punto de mira. En uno, el médico le pregunta “avísame si (los familiares de Maradona) están enojados con nosotros” y en otro dice en términos despectivos “se va a cagar muriendo el gordo”

Los médicos, mientras tanto, han contraatacado, acusando a los hijos y familiares de Maradona (especialmente a sus hijas Dalma y Gianinna) de proporcionarle marihuana, licor y emborracharlo. 

En cuanto a su herencia, la pelea más grande se da en torno a la marca Maradona, actualmente manejada por Morla, su abogado. Dalma y Giannina, de hecho, lo demandaron por fraude y solicitaron a un juez que se le prohíba que “ceda, venda, transfiera o disponga de cualquier modo de todas o de alguna de las marcas de las que ilícitamente se apoderó o apropió“.

Morla, por su parte, ha procedido a subastar la mayor parte de los bienes de Maradona, para no dejárselos a sus hijos. Al parecer , cumpliendo su deseo, pues antes de morir, el futbolista dijo: “Yo sé que ahora, cuando uno se va haciendo más viejo, se preocupan más por lo que dejas que por lo que estás haciendo. Lo único que les digo a todos es que no les voy a dejar nada”.

Le puede interesar: Colombia vs Argentina: seis enfrentamientos inolvidables por Copa América

“No hay propiedades en el acervo sucesorio de Diego Armando Maradona. Sí hay donaciones por anticipo de herencia y donaciones porque se le antojó a Diego, respecto de algunos bienes que en principio estarían dentro de la posibilidad de estar, que es un tercio del total patrimonio. No hay nadie que haya pasado por el entorno de Maradona, teniendo alguna cercanía íntima, y que no se haya llevado algún bien“, dijo el abogado tras su muerte.

El próximo 19 de diciembre, de hecho,se subastarán muchos de sus coches de lujo, camisetas históricas, balones y otros objetos. Para ese momento millones de personas estarán, seguramente, emocionados y ansiosos por comprar y hacerse a un objeto de su ídolo, de su Dios. Mientras que otros seguirán pidiendo que lo cancelen o que dejen de alabarlo por ser un violador y un drogadicto.

Lo más probable es que las dos personalidades de Maradona (el héroe y el villano) sigan coexistiendo por muchos años más.

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio