El falso dilema de la gasolina solo para ricos

En Colombia circulan 17,6 millones de vehículos, pero el 60 por ciento son motos, el medio de transporte más popular del país y que usa gasolina.

El gobierno más social en la historia de Colombia podría convertirse en el encargado de afectar el uso de uno de los medios de transporte más populares del país: las motos.

Y lo hará a través de la reciente propuesta de promover una ley que permita el desmonte de los subsidios que el Estado viene pagando para aliviar los altos precios de la gasolina que consumen los dueños de carros y motos.

“A los consumidores de gasolina les decimos que retomaremos la senda de crecimiento de precios, y que el objeto no será más que disminuir el déficit irresponsablemente acumulado. No tocaremos los derivados del ACPM”, anunció el mandatario de los colombianos.

Para convencer a los colombianos sobre la conveniencia de esa propuesta (quitar subsidios a la gasolina y por lo tanto subir el precio al consumidor) el presidente Gustavo Petro viene apelando a lo que sería un falso dilema y que expone en sus redes sociales.

“La otra cara de no subir la gasolina y aumentar el déficit del fondo es dejar aumentar el hambre y la pobreza en Colombia”, trinó el gobernante.

Tanto el presidente Petro, congresistas del Pacto Histórico, exministros de Hacienda y analistas coinciden al afirmar que mantener el subsidio a la gasolina es privilegiar a la clase alta del país, porque son los que tienen carro.

Hasta el presidente Álvaro Uribe Vélez se sumó a esos argumentos y durante su segundo mandato (2006-2010) intentó promover la misma idea, pero apelando al desarrollo en infraestructura que necesita el país y no para reducir el hambre y la pobreza.

“Cuando se subsidia la gasolina, ese subsidio no mejora el entorno social ni la distribución del ingreso”, expuso el entonces presidente Uribe tras argumentar que desmontar el subsidio a los precios de los combustibles contribuirá a aliviar “las angustias del presupuesto”.

Así las cosas, tanto Uribe como Petro, ahora coinciden en uno de los temas más polémicos del país: el precio de la gasolina.

Dicho en palabras más simples, ambos creen que la mejor manera de ayudarle a los más pobres es suprimir el subsidio a la gasolina, para que el Estado maneje esos dineros de manera directa y reinvertirlos en obras sociales. Como quien dice, sacar el dinero del bolsillo derecho, para meterlo en el bolsillo izquierdo.

Hay quienes creen que la propuesta del presidente Petro de desmontar los subsidios a la gasolina, sería tan lesiva como la insólita Reforma Tributaria que se intentó imponer en el gobierno de Iván Duque y en la que se proponía gravar con IVA (Impuesto al Valor Agregado) los productos de la canasta familiar.

Puede leer: Estalló crisis del Soat para motos en Colombia

El falso dilema de la gasolina

Infografía: cortesía Diario La República.

Para refutar el falso dilema de quienes consideran que el consumo de gasolina es un producto exclusivo de la clase alta, basta revisar algunas cifras.

Y en ese sentido, Fasecolda, la entidad que aglutina a las 35 aseguradoras que operan en el país, podría dar algunas luces.

Según Fasecolda, hoy en Colombia transitan 17.6 millones de vehículos automotores. De ese parque automotor, el 60 por ciento son motos. Eso quiere decir que hay 10.5 millones de motos y 7.1 millones de carros.

Si calculamos los dos pasajeros que se pueden montar en motos, eso permite concluir que al menos 21 millones de personas se movilizan en esos vehículos. Osea casi la mitad de la población colombiana.

La otra cifra llamativa es la de los carros. Según estadísticas de Fasecolda, en el país transitan 7.1 millones de vehículos automotores. A esa cifra habría que restarle los de transporte público y carga, para depurar los de uso particular.

De acuerdo con un informe elaborado por Kantar, una compañía experta en análisis de datos, para 2021 la población colombiana en estratos 4, 5 y 6 no superaba el 18 por ciento. Algo así como nueve millones de colombianos, osea hay más ricos que carros.

Mientras que los estratos 1 (21%), 2 (32%) y 3 (29%) completan el restante 82 por ciento. Esos tres niveles socioeconómicos suman 41 millones de colombianos.

La otra arista de esas cifras, es que no se puede concluir que todos los carros que transitan en Colombia, son propiedad de los ricos. El mercado del usado de baja gama es un sector que se mueve ampliamente en el país.

Así las cosas, asegurar que al subsidiar la gasolina se les estaría regalando dinero a los ricos es desconocer ciegamente el uso masivo de los vehículos automotores dentro de las clases más populares del país.

Le sugerimos: El precio de la gasolina y las volteretas del presidente Gustavo Petro

6 Comentarios

    1. Falto analizar cuanto combustible consumen este 60% de motos (10.6 millones ) ya que una moto no consume lo mismo que un vehiculo automotor. Tanquear una moto no es lo mismo que tanquear un automovil, en la moto esta tanqueada dura mas tiempo comparativamente con un automotor. Falto hacer el ejercicio completo para establecer finalmente cuanto mas o cuanto menos es el consumo de vehiculo automotor vs moto.

  1. No se dan cuenta que en Colobmia (un pais con logistica complicada por las montañas y altemente motorizada, además sin tren) al aumentar el precio de los combustibles sube absolutamente todo desde los productos alimenticios de la canasta familiar pasando por las materias primas que encarecen la cadena productiva y los productos terminados que usan la logistica de distribución. En conclusión todo subira de precio aun más.

Deja un comentario

Diario Criterio