‘El convite de los animales’, el libro de Jorge Velosa que homenajea a los campesinos y muestra cómo los afecta la violencia

El creador de Los carrangueros de Ráquira presenta una historia en la que condensa, en versos y coplas en boca de varios animales, su amor por el campo y los campesinos. También los problemas que los aquejan como la violencia y el cambio climático.

La idea de escribir este libro le surgió a Jorge Velosa a comienzos de la década del setenta. Era estudiante de la Universidad Nacional y para participar en un evento sociocultural, escribió una pequeña historia en copla, cuyo protagonista era un personaje llamado Juan Torbellino, un campesino que podía hablar con algunos animales del campo. 

Puede leer: Rescató a un niño embera con microcefalia, y cuatro años después le dedica un libro lleno de fantasía y mucha esperanza

Durante las cuatro décadas siguientes, y mientras con sus amigos alcanzaba la fama con Los carrangueros de Ráquira, la idea siguió dándole vueltas en la cabeza. Tanto que desarrolló historias a partir del mismo personaje. Lo hizo varias veces, pero cuando las terminaba, no quedaba tan convencido.

“No solo intenté, sino que lo hice unas 6 veces, pero terminada cada versión, la revisaba y maliciaba que estaba en el rastro de algo de valía al que algo le faltaba, y entonces nuevamente la ponía en remojo para que madurara un poco más, tanto en los puentes narrativos, como en las formas poetico-versónicas, y en los mensajes que cada animalito-país tenía por decir”, le explicó Velosa a Diario Criterio

Hasta que, finalmente, la séptima fue la vencida. El maestro Jorge Velosa terminó el año pasado la historia de Juan Torbellino y 105 animales del campo. La llamó El convite de los animales y es un canto de amor al campo, escrito en verso. Un homenaje a los campesinos y a la vida rural, que está atravesado por la violencia, el desplazamiento y el sufrimiento del medio ambiente. 

El campo en verso

Desde el inicio, el libro fue pensado en verso, porque como dice Velosa, “lo digo en copla, lo digo, y pudiera hacerlo en prosa, pero la copla es hermosa, y siempre viaja conmigo”.

O en palabras del propio Juan Torbellino, el protagonista: 

“Canto y canta se me vienen
por herencia y porque siento
hacer de mi pensamiento
parte de la mesma vida,
y ella, como es entendida,
lo coge y me lo degüelve,
en después que lo regüelve
con el otro’e los demás
pa que yo siga al compás
de lo que pasa y sucede
qu’es com’una canta puede
salir siempre ras con ras”.

Para armarlo, el maestro echó mano de sus vivencias en el campo y, sobre todo, de su infancia. Un tema que ha permeado toda su carrera. No en vano, él considera que el campo le ha enseñado todo y lo ha acogido siempre, “incluso para refugiarme en esta pandemia”. Por eso, le corresponde con su trabajo artístico. 

¡Y qué trabajo!: así como en sus canciones se respira el campo, lo mismo pasa en esta historia. Una que tardó cuarenta años en pulir y que está llena de color, de humor, de música, de alegría, pero también de todo lo malo que ha acompañado al campo colombiano durante las últimas décadas. 

Es un canto de amor al campo, escrito (o cantado) en verso. Un homenaje a los campesinos y a la vida rural, que está atravesado por la violencia, el desplazamiento y el sufrimiento del medio ambiente. 

Ese equilibrio hace del libro un universo complejo y completo, que coje de ambos tipos de historias (las positivas y alegres o las negativas y tristes). 

Velosa lo explica mucho mejor: “En veces lo uno, y en veces lo otro, pero mi crianza campesina y coplera me permitió finalmente personificar en cada animalito, esas vivencias de las que usted habla, esas jodidísimas vivencias, pero también otros momentos de amor, ternura, humor y alegría, como nos lo dicen la perdiz y el ratón, en un fragmento de sus parlamentos:

Que al árbol de la alegría
una hoja se le cayó,
pero que alguien escuchó,
que en el suelo ella decía,
por fortuna todavía,
tiene muchas como yo”.

Un encuentro provechoso

El libro, publicado por la editorial Monigote, será lanzado oficialmente este lunes 17 de mayo, a las 3 de la tarde, a través de Radio Nacional de Colombia. Sin embargo, la primera edición ya se agotó y la segunda, ya se puede conseguir en las principales librerías del país.

Le puede interesar: Libros para saber qué fue y qué dejó el 15 M, el descontento ciudadano que cumple 10 años

Para Mauricio Gaviria, el fundador y director de la editorial, la llegada de Jorge Velosa a su catálogo es el resultado de un largo proceso. Una especie de recompensa para el trabajo que vienen haciendo desde hace varios años, publicando libros sobre patrimonio oral, biodiversidad y costumbrismo. 

El enlace lo hicieron cuando publicaron La cucharita, historia de una canción, un libro en el que el periodista Germán Izquierdo cuenta la historia real del tema más famoso de los carrangueros. De ese proceso surgió una amistad con Velosa que se fue consolidando. Y al final, casi que fue natural que ellos publicaran el libro que Velosa venía preparando desde hace tantos años. 

Luego de revisarlo bien, y de decidir que el libro tenía que ser una historia para personas de todas las edades, optaron por acompañarlo con unas hermosas ilustraciones de la bogotana Soma Difusa. A ella la escogieron luego de un proceso en el que Gaviria y Velosa revisaron varias propuestas y catálogos. 

“Buscábamos una persona talentosa, pero al mismo tiempo alguien que pudiera interpretar bien lo que había en el libro. Y al final sentimos que ella lo hacía bien y que sus ilustraciones tenían mucha carne”, explica el editor.

 Con el detalle de que todo ese proceso, así como el armado final del libro, tuvieron que adelantarse en plena pandemia. Y casi todo a través del teléfono, porque Velosa no acostumbra a usar Zoom, y aún usa lo que muchos llaman ‘una flecha’.

Aún con todas esas dificultades, el resultado es maravilloso. 

La ‘oralitura’, la ‘musiliteratura’ y el saber campesino 

Muchos ya calificaban las canciones de los Carrangueros como literatura campesina. Un compendio de anécdotas y saberes rurales que terminaron convertidos en carranga. Siguiendo esa línea, este libro, lo que hace, es expandir mucho más ese universo literario.

“Se cree que literatura es solamente lo escrito, y ojalá por lo que llaman eruditos, pero eso se está revaluando y ya se habla de oralitura, como el reconocimiento literario al saber popular, es decir, al saber de Juan Torbellino. Si eso es así, como creo que lo es, los textos de mis canciones y poemas, especialmente las que ya son de tradición, son parte de esa literatura, oralitura o musiliteratura”, explica Velosa. 

Le puede interesar: Carlos ‘el Gordo’ Benjumea, adiós a una leyenda de la televisión colombiana

Un ejercicio que, como toda literatura, busca dejar registro de una forma de vida, de unas costumbres y de una serie de conocimientos empíricos. Algo que no deja de ser pertinente hoy, cuando el campo está metido en la mitad del paro nacional y de las manifestaciones sociales. Un tema que no escapa de la vista de Velosa. 

“Lo veo con preocupación, pero también con esperanza, y esa esperanza que a ratos se nos agazapa –o nos la esconden premeditadamente a punta de miedo–, esa esperanza nos la brinda nuestro pueblo-país, el de las urbes y el de los campos, en especial sus jóvenes libertarios, porque ya lo dijo Juan Torbellino, por boca de algunos animales cuando en cororonda guabinean:

Bonitas son tua las jlores,
bonitas siempre serán,
pero es mucho más bonita,
la jlor de la libertá.”

* El libro se puede conseguir en las principales librerías del país. Pero también se puede adquirir con la editorial Monigote (sin costo adicional por el envío) a través de Facebook, Instagram o al WhatsApp 3157415884.

Foto: Yesid Campos

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio