La historia del inmigrante marroquí que apabulló a un neonazi en una pelea de boxeo

En Europa hay indignación por un combate profesional en el que participó un neonazi lleno de tatuajes alegóricos a Hitler y su cohorte.

La derecha va directa al rostro de Broili, un golpe seco y tan fuerte que hace que doble sus rodillas sobre la lona, sus manos evitan que su cara se vaya contra el piso. No dura más de cinco segundos plegado. En medio del drama, propio del boxeo, se destaca su torso que, a lo lejos, se ve lleno de grabados como si fuera el mural de una civilización antigua.

La pelea sigue y los guantazos no paran de arreciar sobre su cara y su cuerpo. Entran y salen, dañan asalto tras asalto. Cuando concluye el suplicio, los jueces del combate no dudan y sentencian que el ganador unánime es su oponente, Hassan Nourdine, un italiano de origen marroquí.

El triunfo de Hassan Nourdine fue por decisión unánime.

Honestamente: no muchos querían que Broili ganara esta pelea, que definía el título del peso superpluma de Italia, una disputa que inesperadamente trascendió los límites del boxeo.

Puede leer: Javier Reyes, el peleador que alza sus puños contra la corrupción en Colombia

Michele Broili, de 28 años, es profesional de este deporte desde 2018. Y el pasado sábado, más que por su estilo o sus golpes, o su sufrida derrota, impresionó en Trieste (Italia) por los tatuajes que inundan su pecho y espalda. Todas evocaciones explícitas al nazismo.

Y muy cerca, el tatuaje de la calavera que representaban a las Totenkopfverbände, las unidades que administraban los campos de concentración dentro y fuera de Alemania, como Auschwitz.

Un hecho que reabrió en Italia el debate sobre la necesidad de una ley que prohíba cualquier tipo de manifestación o símbolo nazi, un tema que ya debatió el parlamento de ese país, pero que no llegó a ningún lado.

El mapa

La colección de tatuajes del boxeador derrotado, colmada de precisos detalles, incluye un castillo con las palabras Regreso a Camelot, en alusión al Rey Arturo, nombre de un encuentro de Veneto Fronte Skinheads, una asociación de extrema derecha, fundada en 1990, antisemita, racista y violenta.

En el pecho, otro ‘homenaje’ a los nazis: una bandera con las letras SS en caracteres rúnicos (usados por pueblos germánicos entre los siglos III y XVII), la abreviatura de Schutzstaffel, la organización paramilitar creada directamente por Adolf Hitler, la policía estatal nazi más despiadada.

Puede leer: James Rodríguez llega al fútbol de Catar: ¿declive o estrategia para volver a empezar?

Y muy cerca, el tatuaje de la calavera que representaban a las Totenkopfverbände, las unidades que administraban los campos de concentración dentro y fuera de Alemania, como Auschwitz.

Broili y parte de su colección de tatuajes.

En el mapa Broili, sobre hombro izquierdo, aparece el número 88, una referencia a la octava letra del alfabeto, la H: mención a la expresión Heil Hitler, el saludo utilizado por los nazis.

Pero no todo fue dibujos. Antes y durante el combate, se oyeron canciones nazis entonadas por sus seguidores, lo mismo que aparecieron saludos fascistas en los que participó el mismo boxeador.

De acuerdo a la ley de este país, personas que hacen estos ademanes pueden tener dos años de prisión y si de por medio hay algún tipo de propaganda, a la sentencia se le suman ocho meses más.

A medida que transcurría, los espectadores reaccionaban con indignación a lo que estaban viendo.

En medio del escándalo, las autoridades deportivas de Italia están lamentando cómo un boxeador con tatuajes, que incluían una bandera con la inscripción SS, es miembro de la Federación Italiana de Boxeo profesional (FPI).

El ganador

“Los escritos y las imágenes me parecieron obscenas. Pensé que había visto mal, no quería creerlo”, dijo Hassan Nourdine, un marroquí que con su familia emigró desde los 6 años a Asti, una ciudad del noroeste de Italia.

En este lugar es operario en una fábrica que produce motores de maquinaria industrial. En el boxeo comenzó a los 22 años y si bien es profesional, debe trabajar para mantener a los suyos, como a un hijo de un año de edad. En Italia nadie se gana la vida solo boxeando.

Broili en el ring.

Su primer encuentro con Broili fue durante la sesión de pesaje, un día antes del combate. El pugilista, de 34 años, ahora llamado héroe en su país, confesó a medios italianos que sintió vergüenza, y pensó que cualquiera que haya leído un libro de historia, o incluso media página, no podría evitar la molestia.

La pelea fue emitida por la página web de la Gazzetta Dello Sport, el periódico deportivo más grande de Italia. A medida que transcurría, los espectadores reaccionaban con indignación a lo que estaban viendo.

“Quien gane contra estas ideologías, contra esos tatuajes, debe estar orgulloso. Estás ganando dos batallas a la vez “, explicó.

Algunos consideraron que Nourdine, por motivos que saltaban a la vista, no debió pelear. Pero el boxeador pensó todo lo contrario: tuvo más motivos y por eso definió su triunfo como una “doble victoria” por su valor simbólico.

“Quien gane contra estas ideologías, contra esos tatuajes, debe estar orgulloso. Estás ganando dos batallas a la vez “, explicó El tiburón, como le apodan y como lo luce en su pantaloneta.

No es la primera vez, aunque ojalá sí la última, en la que surge una relación entre el boxeo y el nazismo

Puede leer: Extraditables FC: Anthony de Ávila y otros exfutbolistas untados de narcotráfico

El los años 30 apareció Max Schmeling, definido como “el boxeador ‘nazi’ que luchó contra el nazismo”. Tras derrotar a Joe Louis, que era negro, los nazis lo usaron para fines propagandísticos, pero su esposa y su manager eran judíos y los que tuvo que sacar de Alemania.

Sería el primer europeo campeón del mundo, que además del título, pasaría a la historia porque fue rechazado por los estadounidenses que le decían nazi, y por los alemanes que lo acusaban de defender a los judíos.

Otra historia es la de Tadeusz Pietrzykowski, el boxeador polaco enviado a Auschwitz, donde peleando entretenía a los nazis y así evitó ir a las cámaras de gas.

Tadeusz Pietrzykowski y Max Schmeling.

Derrotó varias veces a alemanes muchos más grandes que él y apenas un par de veces fue derrotado.


Las decisiones

Este jueves, sobre el caso Broili, la Oficina Nacional de Lucha contra la Discriminación Racial (UNAR), expresó su indignación por la realización de la pelea.

El tribunal consideró que los mensajes de los tatuajes se oponen “a los principios generales de igualdad, no violencia y no discriminación dentro del sistema deportivo”.

Uno de sus voceros dijo: “pedimos que se aclaren las razones por las que, ante una conducta tan grave, no se decidió detener de inmediato el combate, y por qué se demoró tanto en tomar medidas contra tal apología del nazismo”.

Puede leer: Un proceso de ocho años: la clave de la clasificación de Colombia a su primer mundial de voleibol femenino

Entre tanto, el tribunal de la Federación Italiana de Boxeo suspendió al pugilista, que ya había participado en combates menores, hasta el 19 de noviembre, donde se conocerá el resultado de una investigación del fiscal federal. 

El tribunal consideró que los mensajes de los tatuajes se oponen “a los principios generales de igualdad, no violencia y no discriminación dentro del sistema deportivo”.

Hassan Nourdine, entre tanta entrevista, siempre dejó algo claro: Michele Broili, antes y después de la pelea, se comportó como un caballero.

4 Comentarios

  1. No veo el problema en los tatuajes. Porque se empeñan en tapar la historia? Los gringos lanzaron bombas atómicas contra civiles en pro de la democracia. Inglaterra al mismo tiempo que Hitler, colonizaba bestialmente a la India. Francia hacía lo propio en África. Israel arrebata el territorio palestino. Deberemos ocultar en el futuro sus emblemas si las normas cambian? Creo es un error. No estoy en pro de nazis, pero si estoy en contra de ocultar infantilmente la historia y sus símbolos

  2. Jorge Alarcon Rojas

    Bro esa falacia de excusa de “por que tapan la historia?” ya hay que dejar de decirla por favor, es mejor decir, admito que me gustan estas cosas mala y no quiero que las quiten, que andar con esa excusa mal fundamentada. Haz visto que dejen de enseñar de la segunda guerra mundial? No, haz visto que dejen de hacer cientos de documentales al respecto? No, haz visto que dejen de hacer peliculas multimillonarias? No, asi que dejemonos de esa excusa infantil,nadie esta borrando la historia por no dejar que un skinhead idiota se enorgullezca de su ignorancia ,bro por favor y tampoco hay que usar la típica de “ay los gingos tambien tal y tal” síl a historia estuviera tan a favor de los gringos tu no sabrias eso, ademas que eso ya justifica a los Nazis? No, no cambia el precedente dedeshumanizacion que crearon, y ese tipo no estaba haciendo pompa de sus tatuajes ,para hacer una leccion de historia ni sus seguidores estaban ahí para un dia de campo , estaban para expresar ideologia de odio , y cualquier intransigencia que pudieran, por favor no usemos.a.la historia de.manera tan trivial. Glorificar algo no es una leccion de historia hay diferenciar y quien esta buscando borrar la historia eres tu , los Nazis fueron una basura en general, punto, y sí nos permitimos esa glorificacion cada vez hay mas niños sin criterio que lo aceptan, hay incluso neonazis que nisiquiera son caucasicos bro, se aceptan a sí mismos como inferiores, al impulsar esa aceptacion provocas que la gente piense que los Nazis no son ni fueron tan malos que el Nazismo esta bien y su cochina ideologia se esparse con mas facilidad, ESO es borrar la historia, bro. Olvidar que los Nazis fueron una mrda.

  3. Lastimosamente la historia fue así , pasó,no se puede borrar
    Pero que no utilce el deporte para expresar su apoyo Nazzi y para provocar con esos tatuajes y saludos fascistas al mundo que aborreció esos hechos
    Menos mal perdió

Deja un comentario