El top en ventas de la literatura LGBT

Nicolás Morales Thomas se dio a la tarea de averiguar con las librerías cuáles son los libros colombianos con temática LGBT más vendidos.

Con la intención de ver cómo se comportan comercialmente las obras de autores y autoras colombianos claramente productores de libros que abordan sexualidades y géneros disidentes, le pregunté a cinco librerías por las ventas de libros de literatura con temática LGBT en Colombia. En el listado que surgió los libros no están organizados según su calidad, aunque el resultado me ha gustado por lo bueno, ni tampoco su trascendencia literaria, aunque aquí ya hay canon. Lo que quería saber era sus puras ventas, su recepción y su vigencia comercial.

Por eso mismo, hay autores que se venden poco hoy, pero que fueron importantes éxitos en el pasado: Gustavo Álvarez Gardeazabal (El divino) y, por supuesto, Alonso Sánchez Baute (Al diablo la maldita primavera). Este último, después de ser el best seller de todos los tiempos, hoy parece estar algo escaso. Me hubiera gustado ver libros distintos en el conteo, como Vagabunda Bogotá de Luis Carlos Barragán o Sé huir de Luis Sebastián Sanabria, dos libritos realmente interesantes, el segundo es una verdadera perla. También extrañe a Félix Ángel y su Te quiero mucho, poquito, nada. Y Jaime Manrique, que debe reeditar sus libros, pues escasean (Luna Latina en Manhattan, entre muchos otros).

Puede leer: Buitrago y la caída de la naranja, por Nicolás Morales Thomas

Pero ni modo. Claro, es una vergüenza el déficit de libros escritos por mujeres, pero este tema merece más atención de la que le puedo dar aquí, por lo que lo abordaremos en otra columna. En una nota más alegre, me sorprendió gratamente ver una oferta literaria mucho más nutrida, que va más allá de la novela y llega incluso hasta la poesía. Sin más preámbulos, va, pues, el top de ventas, algo extraño y nunca perfecto, como la vida misma: 

1. ‘Un beso de Dick’ de Fernando Molano Vargas

De este libro me gusta eso que dice Joe Broderick de que estamos ante una novela engañosamente sencilla, pero secretamente ingeniosa. Esta pieza poética se volvió un libro de culto actual, tan demandado que ocupa nuestro gran primer lugar en ventas, casi por unanimidad. 

2. ‘Un mundo huérfano‘ de Giuseppe Caputo

Una novela que desbarató y recompuso la escena literaria colombiana, nos hizo conocer una pluma de grandes quilates y, afortunadamente, ha sido muy bendecida por las ventas. Si Random House no hubiera editado esta novela rupturista, como la llama Horacio Castellanos, nuestros corazones se habrían marchitado por siempre. 

Claro, es una vergüenza el déficit de libros escritos por mujeres, pero este tema merece más atención de la que le puedo dar aquí, por lo que lo abordaremos en otra columna.

3. ‘Vista desde una acera‘ de Fernando Molano Vargas

Sobre la historia editorial de este éxito en ventas ya lo dijo todo Pedro Adrián Zuluaga en su bellísimo libro Todas las cosas y ninguna. Todos hubiéramos querido que Molano disfrutará de las regalías que deja esta novela —que puede considerarse hasta cierto pundo como una especie de tratado autobiográfico— algo inacabada para mí gusto, pero portentosa hasta el infinito. 

4. ‘La lesbiana, el oso y el ponqué’ de Andrea Salgado

Uno de mis personajes favoritos contemporáneos de la literatura colombiana es Lucas. En la única novela escrita por una mujer y con tintes futuristas esta obra es una pieza tremendamente afinada de sensibilidad y derroche de escritura. No me extraña entonces que sea una consentida de las grandes ventas.  

5. ‘Estrella madre’ de Giuseppe Caputo

No habrá en nuestra literatura un dialogo más puramente homosexual entre un hijo y una madre como el que se nos presenta Caputo en este libro. La que hubiera sido la primera novela de Caputo es de una potencia poética avasallante, no importa si sus ventas no fueron nucleares como lo anterior. 

Le puede interesar: El desafío de Mompotes, el nuevo director de ‘El Tiempo’, por Nicolás Morales Thomas

6. ‘La Virgen de los sicarios’ de Fernando Vallejo

Este canto alucinado donde la ira y la desesperación se vuelven ternura desamparada, resumen acuñado por una revista francesa, podría ser el gran best seller de nuestro listado. Desde hace años este libro se reedita y su vigencia —tal vez dediba, en parte, a la película que inspiró— lo hace flotar constantemente en muy buenas casillas, mucho más que esas otras novelas del comienzo de la carrera de Vallejo que me gustan más, pero decir eso es ya un cliché.   

7. ‘Como la flor. Voces de la poesía cuir colombiana contemporánea‘, compilado por Alejandra Algorta.

Recién salido del horno, aun no le echo muela a este libro, pero se ve apetitoso. Hoy es el éxito del mes y en él hay muchos poetas nuevos, y otros ya conocidos. Estábamos en mora de construir este poemario pues había muchos latinoamericanos. 

En el listado que surgió los libros no están organizados según su calidad ni tampoco su trascendencia literaria.

8. ‘El fuego secreto‘ de Fernando Vallejo

Yo creo que esta ha sido una de las novelas más vendidas del autor antioqueño en toda su historia. Sus andanzas por Bogotá fueron parte de nuestras primeras lecturas, esenciales imágenes que nos reconfortaban cuando había muy poco material a nuestra disposición. Este libro se ha convertido en un referente, incluso para las generaciones de hoy. 

9. ‘Amanecer en el Valle del Sinú‘ de Raúl Gómez Jattin

Esta edición del FCE, con prólogo de Monsiváis, mantiene un muy buen ritmo en ventas, algo sorpresivo, pues la poesía siempre sufre un poquito, comercialmente hablando. Bien lo decía Jattin: “La poesía es la única compañera, acostúmbrate a sus cuchillos”. Editorial Norma hace años también exprimió al poeta homosexual de Cereté con éxito. Es decir, es un valor seguro de la industria editorial. 

Puede leer: Junior Jein o la soledad de Buenaventura, por Iván Benavides

10. ‘Limbo‘ de John Better

Este autor barranquillero nos ofrece un entreacto de terror que el mismo Mario Bellatin nos pide oír por su potencia discordante. Better, desde mi punto de vista, logra recrear un cierto aire tropical, gótico y muy queer en el concepto más barroco del término. 

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio