En el centro no hay cama pa’ tanta gente

A falta de ocho meses para la primera vuelta, son muy pocos los presidenciables que se atreven a jugar por los extremos, por lo que varios han emprendido una batalla para quedarse con las banderas del centro. Aunque la pelea apenas empieza, promete bastante fuego amigo y un escenario ideal para la izquierda y la derecha.

Según una encuesta realizada por la consultora Raddar y la Corporación Bienestar, para 2020, un 53,3 por ciento por ciento de los habitantes de las principales ciudades del país (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla) se consideraba de centro. Se trata de una cifra alta, pues en 2018 este mismo dato apenas alcanzaba el 23,7 por ciento.

Lea también: Así va la dura carrera por la candidatura presidencial del Centro Democrático

Este estudio ayuda a entender de alguna manera el panorama político de las próximas elecciones: ciudadanos cansados de los extremos y políticos que deben reinventarse. Por esta razón, muchos quieren mostrarse como el más conciliador o menos barra brava de un partido o movimiento. Incluso, el mismo presidente Iván Duque ya lo intentó, cuando se definió a sí mismo como alguien de “extremo centro”.

Por la misma línea está uno de los exdiscípulos del mandatario, Miguel Ceballos, que renunció al cargo de comisionado de paz y se distanció del uribismo para lanzar su campaña. También está Gustavo Petro, que ha tenido que repetir varias veces que no es de izquierda, socialista o marxista.

Según Petro, los únicos de izquierda en su movimiento, el Pacto Histórico, son el Polo Democrático y la Unión Patriótica. En este punto cabe resaltar que el líder de Colombia Humana ha pactado alianzas con figuras de otras orillas políticas, como Roy Barreras, Armando Benedetti y algunos representantes de movimientos cristianos.

Los precandidatos Enrique Peñalosa y Federico Gutiérrez también han intentado moverse al centro desde la derecha. Por ejemplo, el exalcalde de Bogotá dijo que estaría dispuesto a entrar en una consulta con Alejandro Gaviria u otras figuras del liberalismo. Gutiérrez, por su parte, criticó a Gaviria por llamarlo de derecha y le dijo que no podía creerse “dueño del centro”.

Recomendado: La paridad política vuelve a poner en aprietos al presidente Duque

Sin embargo, quienes desde un principio se han matriculado en el centro son los que, en este momento, más se disputan el primer puesto de este sector. En esta lista aparecen nombres como el de Sergio Fajardo, Alejandro Gaviria, Juan Manuel Galán y buena parte de los integrantes de la Alianza Verde.

Para ellos, el principal problema parece ser, precisamente, la diversidad de opiniones, ideologías e historias que confluyen en lo que llaman centro. Por esto, más que aliados podrían terminar distanciados, tal y como les sucede actualmente a los verdes, que tienen tintes integrantes de centroizquierda y centroderecha, lo que hoy los tiene al borde de la escisión.

No se pierda: Los verdes siguen crudos en la elección de su candidato presidencial

El primer asalto de la pelea del centro

Las diferencias de los llamados candidatos de centro han empezado a destaparse en los últimos días. Este miércoles, Sergio Fajardo se movió, sorpresivamente, en contra de Alejandro Gaviria. Según Fajardo, la participación del exrector de los Andes en lo que sería la alianza de centro —Coalición de la Esperanza— está condicionada por su relación con el Partido Liberal.

El exalcalde de Medellín aseguró que en este momento ambos están recorriendo caminos diferentes. “Alejandro tiene el apoyo del Partido Liberal de César Gaviria, que está detrás de muchas de las cosas (…) Es el mismo partido que está con el alcalde Daniel Quintero en Medellín destruyendo una construcción de sociedad”, criticó Fajardo.

Sus palabras eran poco esperadas, sobre todo porque al interior de la Coalición de la Esperanza hay voces como la de Angélica Lozano y Juanita Goebertus, que siempre han querido ver a Gaviria en el equipo. Cabe resaltar que la posición de Fajardo lo acerca a otro miembro de la coalición, el senador Jorge Robledo, que tampoco ve con buenos ojos al exministro de Salud.

No puedo verme en el mismo proyecto político con Alejandro Gaviria porque, como lo he demostrado en detalle, su Ministerio de Salud fue de lo peor, como fletado por las EPS.  Son públicos mis artículos y videos con mis debates y acciones ante los jueces por sus inaceptables decisiones sobre SaludCoop, Cafesalud y Medimás. Y tampoco logro verme unido con César Gaviria”, dijo Robledo, en entrevista con Diario Criterio.

Puede leer: “No me veo aliado ni con Petro ni con Alejandro Gaviria”: Robledo

Por su parte, Alejandro Gaviria reconoció que trabajará con los partidos para lograr una “unificación del centro”. Sobre el Partido Liberal le dijo a este medio que quiere “ser un factor transformador de ese partido. Si quieren apoyarme, yo estaría dispuesto a aceptar algún tipo de apoyo, pero bajo una defensa clara programática de las ideas liberales”.

La pelea entre Fajardo y Gaviria, además de evidenciar las diferencias en el centro, también hace parte de una estrategia electoral. Ambos saben que tendrán que pelear los mismos votos y Fajardo, sobre todo, es consciente que Gaviria tendría cierta ventaja en la consulta si llega con los liberales.

Los verdaderos ganadores

La pelea del centro, al igual que el caos que vive la Alianza Verde, beneficia directamente a la izquierda y a la derecha. Sectores como el uribismo, los conservadores y el mismo Pacto Histórico pueden aprovechar esa coyuntura a su favor. De cada lado estarán atentos a cada voto de la centroizquierda o centroderecha que quede suelto.   

Una separación del centro implica, probablemente, que cada uno se hunda por su lado en la primera vuelta, y sirvan en bandeja de plata la victoria para el Pacto Histórico y el candidato de derecha. Por ahora, será necesario ver lo que logren otros candidatos autodenominados independientes, como Rodolfo Hernández, Miguel Ceballos y Juan Carlos Echeverry.

Lo único claro es que el centro tuvo una importante transformación con respecto a lo fue hace casi cuatro años. En esa oportunidad, ser de centro fue atacado por muchos candidatos que acuñaron el término de “tibios”. Para 2022, por lo menos en la primera vuelta, ser de centro, pero con posturas definidas, podría ser el mayor atractivo.

Recomendado: Escándalo MinTic: capturas, delaciones y rumores de este novelón costeño

0 Comentarios

Deja un comentario