Fuego amigo: las peleas internas de partidos y coaliciones de cara a 2022

La Alianza Verde, el Pacto Histórico y hasta el Centro Democrático tienen varios conflictos por dirimir si quieren llegar unidos a las elecciones presidenciales del próximo año. Varios de sus integrantes parecen ir en una carrera de 100 metros planos y aún no están dispuestos a dar el relevo.

A tan solo diez meses para que se abran las urnas de la primera vuelta presidencial de 2022, el próximo 29 de mayo, las cuentas de varios partidos se empiezan a enredar por los intereses personales de algunos de sus candidatos. Tal como en el 2018, los conflictos más fuertes parecen estar en la centroizquierda; sin embargo, en esta ocasión, el uribismo no se escapa de ello.

Hasta el momento, el ramillete de precandidatos se cuenta por decenas, por lo que habrá que esperar a que se decante en los próximos meses por medio de alianzas y consultas interpartidistas. Este proceso no será fácil ya que, como ha quedado demostrado, promete revelar las fracturas al interior de cada movimiento.

Puede leer: La importancia de que JEP precise que falsos positivos son crímenes de lesa humanidad

Tensión en el Verde

La Alianza Verde se ha consolidado como uno de los partidos de oposición más fuertes en el gobierno de Iván Duque. Con nueve escaños en el Senado y nueve en la Cámara de Representantes, esperan aumentar su caudal político para 2022 y ganarle la partida al uribismo y el petrismo.

Con esta meta el partido decidió hacer parte de la Coalición de la Esperanza, compuesta por Sergio Fajardo, Humberto de la Calle, Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo y Jorge Robledo. A este grupo se deberá sumar, precisamente, el candidato de los verdes, quien saldrá de una lista de seis nombres.

Precandidatos a la Presidencia por la Alianza Verde

Los opcionados son los exgobernadores Camilo Romero y Carlos Amaya, así como los senadores Antonio Sanguino, Sandra Ortiz, Iván Marulanda y Jorge Londoño. El problema es que, aunque los precandidatos están listos, no hay un mecanismo definido para su elección, lo que genera varias diferencias.

La manzana de la discordia está en la figura de Camilo Romero, exgobernador de Nariño, quien defiende como instrumento de elección una encuesta abierta, algo que no están dispuestos a hacer sus compañeros, especialmente Carlos Amaya, Antonio Sanguino y la senadora Angélica Lozano que, aunque no hace parte de la lista, se perfila como la ficha clave de la elección.

Lozano y compañía promueven una consulta con las bases del partido y sus afiliados, en un intento por defender la decisión del petrismo. “No queremos colados, ni bodegas que odian al Verde, apoyan a Petro y se inscriben hoy al Verde para elegir candidato y luego se van”, dijo la senadora.

Camilo Romero y Gustavo Petro, la pelea desatada en el Partido Verde
Camilo Romero y Gustavo Petro en una manifestación en Bogotá

Muchos en la Alianza Verde apoyan esta última opción y miran con recelo la aparente cercanía de Romero y Gustavo Petro. El exgobernador parece estar solo en su cruzada, pues a excepción de Inti Asprilla, los demás integrantes del Verde huyen de una posible alianza con el Pacto Histórico.

Romero ha librado una fuerte pelea con Angélica Lozano y Carlos Amaya, a través de redes sociales y medios de comunicación. Asegura que el partido se la está jugando por Sergio Fajardo y critica que en la Coalición de la Esperanza no haya presencia de mujeres. “Cierta parte de la población tiene miedo a Petro y a otra parte no le ilusiona Sergio Fajardo, tenemos que buscar un camino (…) tarde o temprano vamos a tener que estar juntos”, dijo Romero.

Recomendado: “No me veo aliado ni con Petro ni con Alejandro Gaviria”: Robledo

El exgobernador de Boyacá Carlos Amaya, quien sería el más opcionado a ganar una consulta interna del Verde, dijo en La W: “Si se hace un mecanismo abierto con el petrismo, ellos van a tomar posición por Camilo, no porque lo quieran a él, sino porque quieren al Verde como una apéndice de la Colombia Humana”.

Por ahora, Romero ha demostrado su intención de seguir con los verdes, pero un desplante del partido lo pondría cerca de Gustavo Petro, algo que después de todo no parece tan descabellado. La suerte de la Alianza Verde se definiría en los dos próximos meses.

¿El que diga Uribe?

En el Centro Democrático tampoco parece haber un ambiente óptimo para tomar ventaja de las diferencias en el corazón de la centroizquierda. La sonada candidatura de Óscar Iván Zuluaga, aunque cae bien en buena parte del partido, deja varias preguntas en el aire, especialmente sobre la suerte de otros candidatos que ya venían sonando. 

María Fernanda Cabal, Paloma Valencia, Paola Holguín, María del Rosario Guerra, Rafael Nieto, Margarita Restrepo, Edward Rodríguez y Carlos Felipe Mejía son las otras fichas en el ajedrez del uribismo. Varios de ellos han lanzado su precandidatura solo como una estrategia para apalancar su reelección en el Senado, pero otros se muestran firmes en el camino a la Casa de Nariño.

Lea también: Zuluaga va por el uribismo, ¿pero sin el ‘guiño’ de Uribe?

Zuluaga aspira a ser candidato único, sin mayores contratiempos, algo con lo que no estarían de acuerdo María Fernanda Cabal y Edward Rodríguez. Cabal está animada por el respaldo que habría recibido en algunas partes del país y Rodríguez ya hace campaña, como lo dejan ver sus redes sociales.

El reto de Óscar Iván Zuluaga es unir al uribismo, una meta compleja si se tiene en cuenta que, desde hace varios meses se habla de una ruptura con los sectores más radicales del partido y quienes apoyan la administración de Duque. Incluso, muchos estarían buscando un candidato que siga la línea del Gobierno, por lo que en el panorama aparecen nombres como el de Miguel Ceballos o los de los exalcaldes Enrique Peñalosa, Federico Gutiérrez y Alejandro Char.

Zuluaga cuenta con una bandera blanca que lo puso en la grilla de partida de candidatos, el archivo de la investigación contra su hijo por el caso del hacker. Sin embargo, aún no tiene la bendición de Álvaro Uribe, quien además de no querer revelar su favorito ha pedido al partido concentrarse en otros asuntos, como el de la reforma tributaria.

En el uribismo también hubo varios roces por la designación de Jennifer Arias como nueva presidenta de la Cámara de Representantes. Además de sus cuestionamientos por el escándalo de los narcopilotos, congresistas como Gabriel Santos cuestionaron la elección, preguntándose si existió algún acuerdo secreto. En el partido es un secreto a voces que Arias llega por orden directa de Uribe.

No se pierda: Cuestionan a Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara, por escándalo de los narcopilotos

Más allá de Petro

En el Pacto Histórico las cosas parecen claras en cuanto al candidato presidencial. Personajes como Alexander López, Aida Avella y Roy Barreras no tendrían problema con dar un paso al costado para apoyar plenamente a Gustavo Petro. Sin embargo, los conflictos se presentan por las listas al Congreso.

Mientras el movimiento de la Colombia Humana apuesta por una lista cerrada, el Polo Democrático se opone y pide que cada ciudadano pueda escoger al senador o representante que prefiera. El temor de los integrantes del Polo es quedar relegados en la lista por las figuras más cercanas a Petro.

En los estudios electorales está demostrado que desde el 2003, las listas abiertas ganan más curules. El voto hacia una persona es más que una lista, y de paso jalan más. Ni un voto se pierde, todo suma”, dice Juana Afanador, una de las aspirantes al Congreso por el Polo.

Si la lista va cerrada, también habrá una fuerte pelea por los primeros puestos, en la que saldrán protagonistas como Gustavo Bolívar, Clara López, Roy Barreras, María José Pizarro y Armando Benedetti.

Yo creo que hace rato se perdió el foco con lo de las listas y en últimas lo que se debería exigir no es una u otra forma, sino las garantías que en Pacto Histórico a todos han sido ofrecidas”, opina Cielo Rusinque, quien sería una de las precandidatas al legislativo desde Colombia Humana.

Recomendado: La pelea de Petro y Claudia está que arde: Uribe aprovecha y toma partido

Creo que las listas cerradas son viables si las propone un partido con procesos legítimos de democracia interna, en una coalición de fuerzas disímiles es un grave error, puede espantar a los votantes que no se identifiquen plenamente”, dice por su parte el concejal de Bogotá Carlos Carrillo, quien abrió la posibilidad de crear dos listas si no hay garantías.

Aunque este conflicto no ha escalado a un punto de no retorno, el petrismo corre el riesgo de llegar dividido a las parlamentarias, algo muy peligroso para un posible Gobierno de Gustavo Petro, que de entrada tiene muy difícil conseguir mayorías en el Congreso, más aún cuando enfrenta una batalla campal con el Verde y a Claudia López.

El que falta

En todas estas ecuaciones vale la pena agregar el nombre de Alejandro Gaviria, el rector de la Universidad de los Andes que, aunque no ha oficializado su candidatura, tiene bastante ‘rating’ en todas las orillas. En el petrismo, a pesar de que le han lanzado varias críticas, muchos lo quieren y algunos como Hollman Morris ya lo postulan como la fórmula vicepresidencial de Petro.

En la Alianza Verde, las congresistas Angélica Lozano y Juanita Goebertus llevan varias semanas tratando de convencer al exministro de Salud para que los acompañe en la Coalición de la Esperanza. Sin embargo, no queda claro qué pasará con la reticencia de Jorge Robledo a recibirlo.

Gaviria también ha recibido ofrecimientos del Partido Liberal y otros aseguran que prepara una campaña independiente. Lo único cierto, hasta el momento, es que su llegada al partidor de presidenciables puede modificar varias cosas en las elecciones.

Le puede interesar: “Tenemos una vacuna contra el coronavirus y nos la vamos a poner”: Patarroyo

9 Comentarios

Deja un comentario